Brindis por Andrés, que viene una vez por mes!

No sé de dónde viene exactamente ese dicho pero nunca mejor dicho desde que existen las copas menstruales.

 

 

 

Las toallas femeninas tienen su origen en las vendas súper absorbentes para atender los heridos de la Primera Guerra Mundial. Pasada la guerra, las enfermeras se dieron cuenta de lo útiles que eran estas vendas para las mujeres. Estaban hechas de Pulpa de Celulosa, que resultó ser 5 veces más absorbente que el algodón común, esta celulosa fue desarrollada por la empresa Kimberly-Clark quien se encargó de comercializar las primeras toallas sanitarias desechables en 1920 bajo el nombre de “Kotex”. Kotex fue el primero en romper paradigmas y hacer publicidad sobre la menstruación, tema “tabú” si los había. Tal era así que una de las companias fabricantes de toallas femeninas solucionó esto implementando un procedimiento que permitía a las mujeres poner plata en una caja (así la mujer no tenía que hablar con el empleado) y tomar por sí mismas un paquete de toallas sanitarias del mostrador. Cuesta imaginarlo hoy en día, aunque siempre pedir toallitas femeninas o preservativos a un farmaceuta ruboriza hasta a la más desinhibida.

 

 

Hasta llegar a las toallitas femeninas de hoy se recorrió un largo camino que implicaba cinturones elásticos, tiradores y una serie de accesorios que parecen salidos de la edad media. Recién en los 70’ aparecieron modelos que poseían tiras adhesivas para ajustarse a la ropa interior.

 

Fuente: Museo de la Menstruación. Sí, existe.

 

Este "gran" desarrollo nos llevó a que hoy una mujer use en promedio unas 10 mil toallitas o tampones durante su vida fértil, generando basura que termina en rellenos sanitarios, basurales, incineradores y hasta en ríos o mares. Este residuo no tiene fácil tratamiento. Es por eso que la copa menstrual se presenta como alternativa ecológica y de menor impacto ambiental. Se desarrollaron por primera vez en los años 30' (en paralelo a los tampones) sin éxito. No estaba bien visto que las mujeres tocaran la zona de su vagina, el diseño en ese momento tampoco resultaba cómodo y no eran descartables, por lo tanto, se convertían en poco rentables para las companias productoras. La copa menstrual empezó a ganar popularidad recién durante la década de 1980, cuando algunas mujeres buscaban alternativas más ecológicas y económicas a los productos descartables.

 

¿Qué es la copa menstrual?

Mooncup: "Una copa en forma de campana de unos 5 cm de largo hecha de silicona. Se usa internamente como un tampón y forma un precinto con la pared vaginal, permitiendo que el flujo menstrual se recoja sin pérdidas ni malos olores."

 

 

Está hecha de silicona médica flexible, no tiene blanqueadores, ni desodorantes ni geles absorbentes. Viene en dos tamaños, uno para las mujeres de más de 30 años o que ya han sido madres, y otro para las demás. Se usa, se enjuaga con agua y se vuelve a utilizar en cada ciclo. Es milimetrada, se puede saber con certeza cuánto se menstrua. Tiene una vida útil de 10 años que la convierte en muy económica. Dolores Bulit la distribuidora oficial en nuestro país de la marca Mooncup, dice en su blog que el precio es comparable a medio par de botas, un muñeco de Star Wars, un tanque casi lleno de nafta súper o siete meses de toallitas y tampones, por ejemplo.

 

En la última campaña, "Love your vagina", de la marca de copas menstruales Mooncup a través de la web juntaron 14,000 apodos para vaginas y escribieron una canción para demostrarle amor.

 

La podés comprar en iTunes ¿?

 

Económica, ecológica, un excelente motivo para cambiar de hábitos y hacer que nuestro ciclo no perjudique el medio ambiente. Yo la uso y la recomiendo, ¿vos te animás?.

 

Links y videos recomendados:

¿Dudas? Acá respuestas a preguntas frecuentes.

Una buena nota de la TV Ecuatoriana.

Documental "The Moon Inside You" (2009) de la directora Diana Fabiánová es una mirada al tabú de la menstruación. 

Podemos hablar en serio de la menstruación y sin usar alegorias, Arjona!

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.