5 diferencias entre verdadero amor y obsesión

El grupo aventura diría “Nooo, no es amooor, lo que tu tiene se llama obsesión”, pero, ¿qué tipos de comportamiento son de un maldito obsesivo, y cuáles de un amoroso dulce de leche?

A veces son fáciles de diferenciar, pero en otras no y hay cada uno que se zarpa de “cariñoso”, así que acá estamos al pie del cañón para mostrarte donde está la raya que marca el límite.

 

1. RESPETAR LOS ESPACIOS

 

BÁSICO. Es muy común que muchas personas sientan celos. El problema es cuando esos celos afectan la relación. ¿De qué modo la afectan? La persona celosa suele invadir el espacio personal de su pareja: le revisa su teléfono, le impide juntarse con amigos, no le permite realizar actividades solo. Esas son características de un amor obsesivo.

 

2. RECONOCER A LA OTRA PERSONA COMO INDIVIDUO

 

¿Qué significa esto? Que el amor sano no se apropia de la otra persona: uno puede ser dueño de un objeto, nunca de una persona. Si ambas partes reconocen que el otro es un ser humano, y lo tratan como tal, nunca actuarán como si fueran sus dueños. Por lo mismo, la persona nunca impondrá sus deseos a su pareja: si aún no está lista para tener hijos, esperará a que ambos estén de acuerdo.

 

3. NO INFLUIR EN EL AUTOESTIMA

 

Esto, a primera vista, puede parecer confuso: por supuesto que cuando estamos en una relación sana nos sentimos bien. Pero lo que significa esto es que si para sentirse bien con uno mismo, con la imagen que tenemos de nosotros, necesitamos la validación del otro, no es una relación sana.

 

4. NO REALIZAR CHANTAJE EMOCIONAL

 

Todos conocemos historias de personas que amenazan a sus exparejas con hacerse daño si no vuelven a estar juntos, o incluso amenazan con dañar a un tercero. Esto es, claramente, un síntoma de obsesión. El amor sano es incapaz de amenazar y de maltratar a la otra parte.

 

5. ENFRENTAR LOS PROBLEMAS

 

En toda relación humana surgen problemas. Quienes mantienen una relación sana, se hacen cargo de los problemas y tratan de solucionarlos. En cambio, quienes tienen una relación obsesiva, fingen que los problemas no existen o los tapan con otros asuntos. ¿Por qué ocurre esto? Porque temen que el problema, si lo enfrentan, sea imposible de solucionar. Pero tapar un problema sólo trae más problemas, y se convierte en un círculo vicioso.

 

FUENTE: genial.guru

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.