La reportera que no pudo disimular el calor interno delante de la cámara

Para gustos están los colores decía mi vieja, y es por eso que esta reportera no pueda dejar de suspirar y mirar con ojos de cachorro abandonado a este hombre todo trabado, y de color naranja que al parecer acaba de ganar algún premio de fisicoculturismo (Si es que a alguien le importa el dato)

Pero lo que no tiene desperdicio es la cara de ella en el segundo 30, en el que no sólo suspira, sino que se muerde los labios, Y SU MANO CASI NO SOPORTA EL IMPULSO.

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.