Descarrilado - Capítulo 5

Capítulo Anterior - Descarrilado Cap.4

 

 

¡Le grité cornuda a la vecina!

 

-WHOAT!? Te estás juntando mucho conmigo?

 

Estaba sentado en un café muy paquete… con Mayra disfrazada de Mario.

 

Lito:- Le estaba preguntando a mi mamá, porque hacía mucho que no veía el auto de Fermín en la puerta de casa.

Mayra:- ¿Y eso qué?

Lito:- Si ella se mete en mi vida, yo me meto en la de ella

Mayra:- No le dijiste a quién se cogió su marido, ¿no? Lito:- No, con quién no … pero se lo grité por la ventana y salí a decirselo… por chusma.

Mayra:- Y eso no te hace más chusma a vos… ¿verdad?

Lito:- Creo que ya no pienso claramente… igual la vecina me chupa… entré a casa con mi mamá, y una cosa llevó a la otra…

Mayra:- Qué cosa a qué cosa

Lito:- Me fui de casa.

Mayra:- Me muero viva! que "Casi Ángel" te pusiste! Hace como 20 años no escuchaba: “me peleé con mi mamá, y me fui de casa”

Lito:- …. Mayra:-  A ver… Lali Esposito, ¿a dónde vas a ir?

 

Sólo la miré fijamente.

 

-Pero vivís en un tres ambientes… y tenés una habitación al pedo.

-Ay Lito! Sabés que no te quiero decir que no.

-Por favor… somos amiguitos desde el jardín, ¿te acordás? éramos los ositos en la salita.

-Basta!

-¿Te acordás que nadie te quería en la escuela? Y a mí sí, todos me querían! y yo me juntaba con vos igual… y te convidé a mis amigos en secundaria.

-Ay ok! quedate conmigo! pero tenemos que poner reglas.

-¿Cuáles?

-No se me ocurre ninguna nene! no voy a hacer un contrato como vos! las que vayan surgiendo… vos te olvidaste de fluir.

 

Mayra vive sin trabajar en un departamento heredado de su abuela. La mamá le paga todos los impuestos y gastos. Me acusa de infantil por vivir con mi mamá a mí.

 

Nota al pie: Me enteré que mi vecina era cornuda un día que llegué a casa a las dos de la mañana… entrando sigilosamente, pensando que mamá estaba durmiendo.

 

31 de diciembre

 

Ya en mi nueva habitación, me despierta Maira abriendo la puerta violentamente y prendiendo la luz.

 

-O Bajás o te quedás sin amiga!

-¿Qué?

-Qué son las 6.30 de la mañana, y está la loca desquiciada de Amalia tocando MI timbre.

 

Miré el celular y se me había apagado sin batería. Bajé.

 

-Maira está sacada. ¿Qué haces?

-Ayer te lo perdoné porque te mudaste! pero hoy tenemos que ir al gym! Dale!

-Para! ¿Hoy? ¿Hoy no es 31 de diciembre?

-¿Y?

-Debe estar cerrado!

-Pregunté ayer… cierran las las 14:00 hs.

-¿Hay gente, ademas de vos, capaz de ir a las 7 de la mañana al gimnasio un 31 de diciembre?

 

Había.

 

-¿Dónde vas a pasar año nuevo?

-En lo del suegro de mi hermana.

-Va en serio de lo de Fermín.

-Ya ni me acuerdo por qué peleamos, pero si es capaz de mantener esta distancia… no sé… estoy caminando mucho por la calle, pensando mucho… mucho al pedo.

 

No se como se me ocurrió que podía razonar con mi hermana.

 

Lito:- Acabo de prender el horno y hace mucho calor.

Rocío:- ¿Y?

Lito:- ¿Un pollo tengo que llevar?

Rocío:- Te lo pedí hace como cuatro días. ¿Por qué no lo hiciste noche? ¿Por qué esperaste al último momento?

Lito:- Porque era el único momento que podía venir a lo de mamá.

Rocío:- Vivís en lo de mamá.

Lito:- Noooo.

Rocío:- ¿Cómo que no?

Lito:- No es importante ahora. ¿No puedo hacer un arrollado, o una torre de fiambre?

Rocío:- Eso lo lleva otra persona. Dejá, no traigas nada…

Lito:- No, pará Rocío!

Rocío:- Pero siempre lo mismo, tengo que salir a comprar un pollo con este calor, con dos nenes chicos, para que no me hagan quedar como la mierda… deja voy yo.

Lito:- Pará Rocío! Ok, yo lo llevo.

 

Noche “vieja”

 

Nos fuimos a la mansión de la casa de los suegros de mi hermana. La música de fondo eran los gritos de un montón de nenes. El ruido de fondo de mi cabeza era la voz de mi mamá: “Siempre tengo que terminar pasando las fiestas con gente que no conozco”, “ El año que viene lo paso sola en casa”, “Está todo muy desorganizado”, “Tengo que estar cuidándome de todo lo que digo”.

 

Rocío:- ¿Cómo que no vivís más en la casa de mamá?

Lito:- Hola… Lito! ¿Cómo estás? Qué lindo que viniste… ¿me recibís el pollo que lo tengo en el brazo todavia? Gracias.

Mamá:- Después hablamos Rocío ¿no?

Rocío:- Pero te vas de tu casa y no me contás.

Mamá:- Lo podemos hablar después - Dijo agarrándole el brazo para que se calle.

Lito:- ¿Te da vergüenza? ahhh tampoco tengo trabajo.

 

Dije, vi a mis sobrinos, y me acerqué a hablarles. Cuatro y tres años tienen.

 

Lito:- Hola Máximo - Dije agarrando al mayor del hombro y poniéndome en cuclillas.

 

Máximo seguía con las manos en su juguete. Miré al más chiquito y le sonreí

 

Lito:- Hola Emilio.

 

Lloró, y mi hermana se acercó para alzarlo.

 

Rocío:- Es el tío Lisandro.

 

Entró el hermano de mi cuñado.

 

Maximo:- Tíooooooo - Y salió corriendo hacia él.

Lito:- Él no trae comida - dije mirando a Rocío.

Rocío:- No te reconocen los nenes.

Suegra de mi hermana:- ¿Qué es esto???? - Gritó.

Lito:- Yo traje unos petarditos para los nenes… y cañitas voladoras.

Rocío:- Tienen cuatro y tres años los nenes.

Suegra de mi hermana:- En esta casa no nos gustan estas cosas… y a mis perros no les hace bien.

 

Los metió debajo de la canilla y los tiró a la basura.

En la mesa eran aproximadamente cuarenta personas. Yo sólo hablaba con mi mamá.

 

Lito:- ¿Por qué todavía no estamos cenando? - Me acerqué a preguntarle a mi hermana - Son las 11.

Rocío:- Falta gente!

Lito:- ¿Falta gente?

Rocío:- Sí, y tienen la mayor parte de la comida.

 

El aire se cortaba con el mismo aire, todos muy alterados, menos el tío de los nenes… que jugaba con los nenes. Llegaron los que faltaron, eran dos con casi toda la comida, con total tranquilidad a las 23:40 hs. Ni bien atravesaron la puerta… mi hermana y la suegra salieron corriendo para acomodar todo. Nos sentamos a la mesa, había de todo, menos mi pollo.

 

feliz 2017

 

2017

 

Yo venía viendo el reloj desde las 23:50 hs. Todos comían hablando entre todos, menos conmigo, no me conocía nadie.

 

Lito:- Son las 00:00 hs.!!! - Dije bien fuerte.

 

Quedé colgado con el brindis.

Todos los nenes salieron corriendo a ver los fuegos artificiales, el resto seguía cenando como si fuese 2016.

Mi hermana se paró y yo la seguí. Se quedó mirando a los nenes que les gritaban a los fuegos. Salió el más copado.

 

Tío cool:- Esto les dejó Papá Noel a Maxi y Emi directo al tío que no pudo venir en navidad, hablé con él y me lo dio para ustedes.

 

Sacó unos regalos GIGANTES. La miré a mi hermana y se hacía la que no se daba cuenta que la miraba.

 

Rocío:- ¿Dejamos a los nenes con los juguetes y seguimos comiendo?

 

Nos sentamos a la mesa, menos el tío.

 

Lito:- ¿Brindamos?

 

Todos en silencio. El tío vuelve a pasar para el patio con una bolsa de pirotecnia. La suegra de mi hermana sólo dijo: “ay no”, y salió corriendo a encerrar al perro. Tiró bombas que hacían temblar las paredes; los nenes aplaudían y saltaban.

Nos paramos a juntar los platos, sólo Rocío y yo. Cuando llegué a la cocina… mi pollo estaba ahí: entero.

 

Rocío:- ¿Venís mañana?

Lito:- No creo.

Rocío:- ¿Por?

Lito:- No la estoy pasando bien… no conozco a nadie.

Rocío:- Si no venís como vas a conocer.

Lito:- Tal vez no me interesa conocer.

Rocío:- Así es como te manejás… no te interesa y no te fijás si al otro le interesa.

Lito:- ¿No me interesa por un año nuevo?

Rocío:- No! No por un año nuevo… por un año nuevo en el que venís y tus sobrinos no te conocen… y a ellos no debés verlos sólo en año nuevo... es todos los días; no te interesan ni te interesó los otros 364 días.

Lito:- No es tan así.

Rocío:- Estás sin trabajo y no sabía… no se donde vivís, no tenemos diálogo.

Lito:- El diálogo es de a dos.

Rocío:- Me cansé de tratar con vos… te invito a que vengas… te invito en año nuevo y me decís que no. ¿No te das cuenta que, no sólo año nuevo me rechazás?

Lito:- Estoy incómodo aca.

Rocío:- ¿Por la pirotecnia? Si vinieras más seguido sabrías que mi suegra en invasiva… pero si lo hacés igual, como lo hizo su hijo… está todo bien… ¿es rompepelotas?  sí, pero nos recibe y nos cuida como mamá nunca hizo… a mis hijos y a mí!. ¿Si es por este pollo que nadie toco?  es por que no te diste cuenta que esta casa es autoservicio! que no tenés que pedir permiso para abrir la heladera… que podrías haberte parado a buscarlo. ¿Y si es por tus sobrinos? Los nenes no entienden de lazos de sangre, están cómodos con quien conocen… y con quienes los cuidan, o juegan con ellos.

 

Revoleó el trapo que tenía en la mano y salió. Agarré dos copas de champagne y la seguí. Estaba sentada sola en un banco en la entrada de la casa.

 

Lito:- Feliz año nuevo!

 

Me agarró la copa que traía en la mano y brindamos en silencio.

 

Rocío:- Me cansé de pelear contra tu indiferencia.

Lito:-...

Rocío:- Tenemos vidas muy distintas, pero siempre acepté la tuya… vos nunca aceptaste la mía. Nunca tuviste un diálogo con mi marido estando de novios. Nunca venís a nuestra casa.

Lito:- Yo la acepto, es difícil compatibilizarlas.

Rocío:- ¿Porque Fermín no me soportaba?

Lito:-...

Rocío:- Ya se que soy una conchuda! pero soy tu hermana Lito!

Lito:-...

Rocío:- Papá es la nada misma. Mamá es muy ella misma. ¿Vos no te diste cuenta que nosotros estábamos solos en la vida?

Lito:- Sí, me acuerdo de cosas… que vos eras la que se levantaba a prepararme el desayuno para la escuela. Que vos ibas a los actos cuando mamá trabajaba… que vos me hacías las carpetas de fin de año desde los tres años. Me acuerdo de un día que llovía mucho… me hiciste upa, me tapaste la cabeza con la campera y me llevaste caminando a la escuela.

Rocío:- ¿Entonces?

Lito:-...

Rocío:- Te creés que no me duele que no tengas esa conexión con mis hijos! y vos tenés 30 Lisandro! Cuando hacía estas cosas a tus tres años… yo tenía siete! sietes años.

Lito:-...

Rocío:- Tal vez te crié mal.

Lito:- Tal vez. Tal vez en realidad todavía te necesito yo a vos. Está cambiando todo, y tal vez la palabra que necesitaba era la tuya.

Rocío:- Podés buscarla todavía… ¿sabés lo que me duele que te pasen estas cosas y no saberlas? Creciste y me ahuyentaste… sabés la cantidad de cosas que eh querido decirte

Lito:- ¿Por ejemplo?

Rocío:- Cogé con forro por ejemplo.

Lito: Sos mi hermana Ro.

Rocío:- Justamente! ¿Quién mejor que la persona que más te quiere cuidar te lo diga? Ya se que cogés… te creés que soy estúpida! Y tengo miedo… llamale prejuicio, ignorancia… pero prefiero no saber de tu vida, porque como no me la contás… prefiero no pensar para no saber.

Lito:- ¿Vos querés que te cuente?

Rocío:- Sí! Me daría tranquilidad.

Lito:- Me cuido! me cuido mucho.

Rocío:- No tenés que tener vergüenza de hablar conmigo. Soy medio conchuda… pero abrí la mente para quererte… y la voy a expandir lo que sea necesario para quererte y cuidarte.

 

La abracé llorando.

 

Rocío:- Sólo a cambio de que quieras y cuides a mi hijos.

 

Nos reincorporamos y nos secamos los ojos.

 

Rocío:- ¿Dónde vivís?

Lito:- Con Maira.

 

Se empezó a reír hasta llegar a tentarse

 

Rocío:- Mirá lo que se me expande la mente con vos, que voy a dejar que te lleves a mis hijos a tu casa si querés.

Lito:- ¿Puedo venir mañana?

Rocío:- Obvio.

 

Nos paramos y volvimos a la mesa

Comentarios
 
Enviado por Aldana - 14.02.2017 - 18:26 hs
Me encanto!
 
 
Enviado por esteban - 14.02.2017 - 13:25 hs
lo amo jajajajajj
 
 
Enviado por Cecilia - 13.02.2017 - 23:22 hs
amé este capítulo <3
 
 
 
Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.