El Forro y la Boluda - Cap. 36 - Oh! La la!! El amor, la ilusión… Y la realidad

Anterior: Fuegos Artificiales! (O Bengalas de Socorro…?)

Todos los Capítulos del Forro y la Boluda, acá!

 

 

- ¿Qué significa el corazón con una flechita, Ma? -le preguntó Pili, de 5 años, a su mamá, una de mis mejores amigas, quien, enternecida por la inocente pregunta, lo compartió en el chat grupal.

Irónicamente, la pregunta de una nena de 5 años me hizo reflexionar a cerca de algo que jamás antes me había detenido a pensar, y es que, un corazón flechado inevitablemente, es un corazón ROTO…

Y así fue como se dieron las cosas con Andrés… Después de ese maravilloso primer encuentro carnal, nuestra necesidad del otro se multiplicó por miles. Hablábamos a cada rato, nos encontrábamos cada vez que yo podía huir un rato de mi vida, incluso hubo una vez que él manejó 57 km sólo para pasar a darme un beso… Y así fue cómo, por cada palabra, cada gesto, cada caricia suya, una flechita atravesó mi corazón.

Fueron meses de una intensidad que yo ya había olvidado, de tinte casi adolescente, de una conexión tan fuerte que hasta creí sentir cuando él me pensaba.

Pero yo todavía tenía asuntos que resolver, y toda esa situación simplemente me estaba obnubilando… O tal vez, una vez más, simplemente me asusté de mis propios sentimientos, y opté por huir… Nunca lo sabré! La cosa es que, un buen día, sentí la necesidad de tomar distancia de todo aquello, enfocarme en qué mierda iba a hacer respecto a Juanpi, y cómo iba a encarar las cosas. En palabras de mi profe de matemáticas: necesitaba DESPEJAR LA X.

- Me creés si te digo que me levanté pensando en vos? - le escribí en cuanto lo ví conectado.

- Claro que sí. Yo también, por eso estoy acá…

- Jajajajaja! No sos un social media addict?- ironicé, sabiendo que su último post era de casi cuatro meses atrás.

- No  -contestó él con su habitual escasez de palabras- quiero verte -agregó.

- Yo también quiero verte, pero me estoy empezando a freakear un toque… -escribí yo casi sin pensar lo que estaba poniendo, pero sintiendo que necesitaba parar esa gran bola de sentimientos que estaba creciendo en mí, antes de que se convierta en una avalancha.

- Bueno, yo no te quiero complicar, así que si no te escribo más, no es porque no tenga ganas de verte -escribió él, y luego se desconectó.

- Quedate tranquilo que vos no me complicas… Yo me complico solita… Y lo hago muy bien… Pero quiero volver a verte cuando estemos en igualdad de condiciones… -y tras esas últimas palabras, un gran nudo invadió mi pecho. Mi cerebro me decía que era lo mejor, pero mi corazón estaba lanzando misiles de todo tipo, calibre y color, manifestándose totalmente en contra.

Durante las semanas siguientes tomé varias decisiones importantes, de esas a las que yo llamo BISAGRA, porque son las que abren o cierran puertas, marcando un cambio de rumbo.

Para empezar me corté el pelo. Una noche, probablemente después de algunas copas de más, me encerré en el baño y salí de ahí con un flamante flequillo. No sé porqué, pero todos los grandes de cambios de mi vida siempre estuvieron acompañados de un cambio de look (en este punto, tengo la obligación moral de advertir, que las tijeras, el pelo, y el vino, NO son buenos amigos…). Un par de semanas más tarde, me separé.

Y como ya estábamos en igualdad de condiciones, un viernes a la noche, después de varias semanas sin saber de él, y tras unas cuántas copas de más, le mande un mensaje:

Estás en tu casa?

Nope 

Ah… Qué lástima… Estaba por acá cerca y… Tenía ganas de jugar n.n –contesté desconociendo mis propias palabras, pero estaba tan en pedo que no me importó, y agregué- volvés?

Mmm… Estoy complicado hoy

Vos SOS complicado, pero me encanta, te puedo ayudar de alguna manera? Se me ocurren un par de opciones para bajar los niveles de stress y disminuir las complicaciones…- continué yo en un ataque de impulsividad suicida.

Esperé unos segundos, y ante su no respuesta, lo llamé. Por supuesto no atendió, así que en mi frustración le escribí:- Me aburro!!! Qué pasa? Se te engangrenaron los dedos??

- Complicado= amiga -me contestó, y se me vino el mundo abajo. Estaba con otra mina! Y no es que yo creyera que él me iba a esperar por el resto de los siglos, pero… Todo había sido tan perfecto hasta unas semanas atrás…

– Sorry, no sabía… OK, no molesto más. Hablamos otro día, beso! -le contesté con un nudo en la garganta… 

Tras eso solté el teléfono instintivamente, y ante mi cambio de humor, mis amigas agarraron el teléfono y continuaron una conversación que probablemente fue sólo el principio de la más enfermiza de mis historias de (des)amor.

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.