¿Qué dicen tus labios? Cuando tu boca habla de vos sin decir nada

Los labios no sólo sirven para pintártelos o para partirle la boca a algún mortal. No y no. Los labios son distintos a cualquier otra parte de nuestro cuerpo: a diferencia del resto de nuestra piel, la de los labios es mucho más delgada, tiene sólo de 3 a 5 capas, mientras que el resto cuenta con aproximadamente 16. Es por eso que los labios son más rosados que el resto del cuerpo, además de ser una de las pocas partes que no sudan, lo que causa su resequedad constante.

La experta en leer los gestos del rostro. y autora del libro The wisdom of your face, Jean Haner, asegura que cada característica de nuestro rostro dice mucho de nuestra personalidad, y juntas, representan quiénes somos. Según Haner, la forma de los labios podría indicar un sinfín de rasgos que nos caracterizan, un argumento que sustenta a partir de estudios basados en la medicina china. ¿Qué personalidad tenemos según la forma de nuestros labios? Algo de esto... 

El labio superior más grande que el inferior

Si el labio superior es más grande que el inferior, se trata de alguien a quien le gustan las relaciones con más drama. Esta características también define a una persona dadivosa que se preocupa por las otras personas tanto como por ella, sobre todo en sus relaciones amorosas.

Labio inferior más grande

Es alguien a quien le gusta estar sumamente consentido, lleno de detalles y regalos. Busca placer por todos lados y quiere disfrutar la vida.

Labios grandes

Esta forma de los labios se relaciona a un fuerte deseo de ser madre y un gran espíritu de cuidado y protección hacia los otros. Representan a alguien que pone a los demás primero y encuentra mucha satisfacción haciéndolo. Además, es una persona que desea tener un gran círculo de amigos y buena relación con los demás. Le dan mucho valor a las relaciones.

Labios delgados

Son solitarios y se sienten bien con eso. No necesitan a alguien para estar felices, en realidad, son bastante reservados y no les gusta entablar muchas relaciones, aunque cuando las tienen son bastante buenos para conservarlas.

Labios con un arco de cupido muy marcado y picudo

El arco de cupido se refiere a la curvatura que tenemos en el labio superior. Esta forma de los labios habla de una persona que es un gran comunicador, con mente ágil y bastante creativo. Su agilidad mental también puede hacerlos propensos a reaccionar súbitamente ante cualquier comentario y muchas veces no piensan lo que dicen antes de hablar.

Labios con un arco de cupido redondeado

Normalmente se trata de una persona extremadamente amable, que generalmente es compasiva y toma parte de su tiempo para ayuda a las personas y estar con ellas. Son sumamente considerados hacia los demás.

Sin un arco de cupido definido

Es señal de una persona con falta de límites emocionales claros. Suelen dar demasiado a su pareja y no cuidarse en lo más mínimo. Son personas responsables pero muchas veces, toman el problema de los demás e intentan resolverlo, aunque no les corresponda.

Los labios que son más gruesos en el centro

Son una característica de personas activas y líderes naturales. A quienes siempre les gusta tener la atención de los demás y aman tener la compañía de otras personas. Puede ser dramático en sus relaciones y ser autoindulgente. La delgadez en las esquinas nos habla de alguien que ama la diversión y se emociona fácilmente con los detalles.

Boca pequeña y labios gruesos

Las personas con esta clase de labios suelen ser egoístas al principio de sus relaciones, pero una vez que se sienten comprometidos, prestan más atención a lo que su pareja necesita.

Sin labio superior y un labio inferior de tamaño normal

Le dan mucha importancia al trabajo y los logros, por lo que las relaciones amorosas pasan a segundo plano. Tienen muchas dificultades en el amor, porque no se relajan. Para ellos, el objetivo principal de la vida es ser alguien. Según Haner, el 60% de los hombres tiene una boca como esta.

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.