La mamá y su nene, los dos gorditos que se volvieron bombas sexies

Angela McManus de 48 años y su hijo Bradley de 20 subieron de peso y su cara se puso redonda debido a su pasión por los platillos precocidos que venden en los supermercados. Pero cuando Angela se dio cuenta de que experimentaba problemas de respiración y se cansaba muy rápido, concluyó que había llegado la hora de cambiar su vida, y su hijo la apoyó plenamente.

Así es como se veían estos amantes de las golosinas antes.

A Angela y Bradley les encantaba la comida precocida y no les preocupaba mucho lo que comían.

Pero en cuanto Angela empezó a experimentar problemas de respiración por falta de aire, decidió cambiar su vida, y Bradley la apoyó.

En primer lugar, renunciaron a la comida chatarra y se inscribieron en un gimnasio para ejercitarse bajo la supervisión de un entrenador personal.

Después de cambiar los alimentos precocidos por vegetales y carnes más saludables, y, claro, después de entrenar juiciosamente, Bradley y Angela se volvieron irreconocibles.

Angela bajó considerablemente de peso y tonificó su cuerpo.

Además, según dice, se volvió mucho más activa.

Bradley no solo bajó de peso sino que ahora también tiene un abdomen marcado.

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.