¡Hay gente para todo! Ella adopta bebés que van a morir

bebes

La naturaleza no es infalible, y menos desde que el ser humano se ha dedicado de manera indiscriminada a atentar contra ella, y esto quiere decir que a veces sucede lo que jamás querríamos que sucediera: que algunos bebés lleguen al mundo enfermos, con malformaciones o problemas serios que hacen que tengan los días contados.

Por suerte para ellos, por suerte para todos, hay personas con una bondad infinita (quizás deberíamos llamarles ángeles) como Cori Salchert, una mujer y madre que adopta a los bebés que nadie quiere porque están enfermos o tienen alguna complicación que les hace considerarse en situación terminal.

Tal y como nos explican en la prensa, Cori es una mujer que trabajó como enfermera experta en duelo perinatal, madre de ocho hijos, que comparte su vida con su marido Mark, residiendo en un hogar al que ambos denominan "la casa de la esperanza". Así la llaman desde que en el año 2012 decidieran empezar a adoptar a los bebés con diagnósticos terribles, de esos que dicen que no podrán vivir mucho tiempo, y de los que ya nadie se hace cargo emocional.

Son niños que vienen de familias a las que les resulta difícil aceptar la condición de sus hijos, y de algunas que no son capaces de soportar la idea de presenciar el final de sus vidas. El primero de los bebés que adoptaron fue Emmalynn, que vivió 50 días junto a ellos hasta que un día falleció en los brazos de su madre adoptiva. Desde entonces, tanto la pareja como sus hijos decidieron dedicarse a cuidar de estos bebés, para ayudarles en sus últimos días.

Ya lo vivió como hermana

Salchert tuvo una hermana pequeña, Amie, que de bebé contrajo una meningitis que le afectó seriamente a nivel cerebral produciéndole una acusada discapacidad. Por este motivo, Amie estuvo viviendo unos años en una residencia de niños con necesidades especiales hasta que un día, a los once años, pudo salir por la puerta. Ese día, sola, llegó a una zona con agua en un campo de golf y allí murió ahogada. Cori no pudo soportar la idea de lo sola que se debió sentir intentando entender por qué no podía respirar y por qué nadie le ayudaba.

Ya con su título de enfermera empezó a trabajar con todo tipo de pacientes, siendo sus preferidos los que estaban cerca de decir adiós a la vida y los que estaban en el otro lado, diciendo hola por primera vez: los recién nacidos. En la planta de maternidad descubrió el extraño sentimiento de llegar para ver cómo tu vida iba a cambiar para bien y marcharse con los brazos vacíos por una muerte al final del embarazo o después de nacer, y** sintió la necesidad de hacer algo por esas familias, de ayudarles**. Allí donde muchos profesionales prefieren no estar por el dolor, ella vio la oportunidad de ayudar.

Así acabó trabajando en la Hope After Loss Organization, una organización diseñada para ofrecer ayuda y tratar de aportar esperanza a las familias cuyos bebés habían fallecido, momento en el que tuvo problemas serios de salud: una enfermedad autoinmune empezó a dañar sus órganos digestivos y requirió de varias cirugías y de mucho tiempo en la cama. Preguntándose cómo iba Dios a redimir aquel dolor, recibió una llamada preguntándole si podría hacerse cargo de una bebé de dos semanas que no viviría mucho tiempo.

Y dijo que sí.

Fuente: bebesymas.

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.