¡DEJALO IR de una vez! Una experta te enseña a SOLTAR un AMOR enfermizo

patricia

Patricia Bogado es coach en emociones y, además, es un Sol. Despierta sensaciones. Da confianza. Con lo difícil que es que alguien te provoque confianza al primer café en estos días atrevidos. Patricia es de las que brillan ni bien la mirás y conectás con su sonrisa franca. Es de las que saben hacerte sentir bien. Salida del Paraguay, con domicilio formal en Mar del Plata y corazón en Buenos Aires, ella cuenta su propia historia de apegos y desapegos mundanos, de haber aprendido con cuerpo, alma y vida a exiliarse de todo y de todos y ahora enseña.

¿Qué enseña, Patricia? Enseña a SOLTAR. A soltar a todo y a todos, pero fundamentalmente, a nuestras relaciones conflictivas. Soltar, dejar ir, hacer el duelo, entender que el Fulano se fue y no está más. Incluso, hasta nos dice qué hacer con las redes sociales cuando nos separamos y caemos en desgracia. O sea, vamos de nuevo: nos enseña a SOLTAR. Esa palabrita que está de moda. Esa palabrita que muchos nombran y pocos aplican con justicia sensata. Aquí, habla una experta:

 

¿Por qué nos cuesta tanto aprender a SOLTAR o DEJAR IR a nuestras parejas?

Nos cuesta aceptar cuando algo termina o se va de nuestra vida. Se nos hace muy difícil cerrar capítulos, sumado a que somos expertos en excusas para no hacerlo. Muchas veces quedamos anclados en algo porque creemos que necesitamos “eso”, o a “ese”, o a “esa” para vivir. Vemos tantas relaciones muertas que prefieren seguir unidas aunque sea a través del conflicto tolerando maltratos, abusos, mentiras, traiciones, sólo porque creen no tener otra opción. Se resisten a aceptar una realidad que no puede ser cambiada, encerrándose en la negación, la hostilidad o la idealización del ser amado.

 

¿La gente no suelta por amor insoportable o por miedo a la soledad?

Están los que no sueltan lo tóxico por miedo o necesidad; están aquellos que se apegan a la soledad porque necesitan aferrarse al recuerdo de eso que ya no está. En este caso la soledad funciona como el enlace que mantiene a la persona unida con su pasado, creyendo que así continúa la relación que ya no existe en la realidad. Y es por esta soledad que muchas personas retrasan su recuperación y atascan su vida, al extender su dolor al hombre o mujer que una vez fue su fuente de seguridad y confort emocional. Usan a la soledad para no seguir adelante, sea con la esperanza de que vuelva la pareja, o algo mucho peor, satanizando a los ex y quedándose anclados cual víctimas de circunstancias. Tengamos en cuenta que detrás del “todos/as son iguales” se esconde un corazón roto.

 

¿Cómo podemos entender más del proceso del duelo?

Hay personas que dan vueltas y vueltas en la misma anécdota y volviendo a sentir la misma emoción de aquel momento en que vivió esa situación: “es que me dejaron, se fue con otra/o…”, “es que di todo y más, y al final me abandonó…”, “nunca más volveré a sentir lo mismo…”, “ojalá se dé cuenta que como yo nadie lo amó…”. Es importante quedarse aquí un tiempo, lo que necesita el alma para alejar la mente del corazón pero cuando nos quedamos más tiempo de lo debido, girando con la misma anécdota, lo que logramos es quedar apegados al lado oscuro de esa historia.

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.