ESNAOLA Super Sport Model
Por
Esnaola

Muchas veces la inspiración y yo, tenemos grandes desencuentros. Ella llega varias veces tarde a la cita y otras tantas yo la espero en la mesa de un bar desde hace horas sin verla aparecer. Cuando consigo ponerme a conversar con ella, me dice “Estaba a dos mesas del lugar vestida muy llamativamente” dejándome pensando el porque confundimos las coordenadas, dejándonos a la deriva o quizás yéndose con otro.

super sport  

 

El escribir e intentar hablar no sólo de música, lifestyle o de la vida misma, es un ejercicio para mi que lo describiría como tratar de desnudar mi alma y llevarlo a la punta de mis dedos, donde escribo lo que este Disc Jockey anfitrión (o animador) intenta mostrar (a quién le interese) que hay detrás del personaje y la persona. Son varias las ideas que circulan por mi cabeza para compartirlas con todos Uds., pero mi exigencia, a veces hace que ninguna de ellas me parezca digna para ser publicada, entonces van apilándose archivos de ideas, que quedan en un limbo de “To be continued” del cuál pocas veces son rescatados.

Hoy mientras viajaba en tren, mirando el ya conocido paisaje, pensaba en un remolino de cosas, buenas, malas (tiene que haber siempre un balance en la vida) que me están sucediendo últimamente. Sobre las buenas, puedo mencionar, diferentes propuestas que recibo en el día a día, la exposición dada gracias a los medios en los cuáles estoy colaborando, que tomo como pasos pequeños en largas escaleras, en las que aspiro llegar más allá del primer descanso, también debo destacar, el reconocimiento que recibo de la gente (algunos notables y público en general) donde el cariño y el respeto con el cuál soy tratado me sorprende gratamente, sintiendo que todos los años que vengo batallando y trabajando al respecto, no han sido en vano.

Del lado negativo debo mencionar a los nuevos amigos de cartón, a la envidia sin razón y a la desaparición de algunos amigos que gracias a Dios, me he dado cuenta a tiempo que no lo eran. Uds. pensarán ¿cómo hago para musicalizar un relato o en que me baso para llenarlo con sonidos o encontrarle la vuelta para que combinen elegantemente con las palabras? Bien les cuento que en muchos casos la música me trae palabras, imágenes, asi como las oraciones y visiones inmediatamente me trasladan a lugares en los que escucho melodías.

Hablaba anoche con una amiga que me decía que mi tono de voz sonaba melancólico. Le dije que quizás sea a que que estaba cansado, que era tarde y que la combinación de todo eso generaba esa sonido en mi.

Me quedé todo el día pensando en esas palabras y llegué a la conclusión de que quizás tenía razón y que mi sonoridad vocal se debía a la falta de ese abrazo o ese beso que tanto deseamos y que suele no aparecer cuando uno lo necesita. Vino a mi memoria una historia ocurrida hace más de 15 años, la que volví a revivir y hasta sentí el olor y ruido que reinaba en el momento. Había terminado de musicalizar en un antro que ya no existe, donde era característico encontrar todo tipo de fauna humana. Decorado con pesadas cortinas rojas de terciopelo, el lugar constaba de dos plantas, habiéndome tocado en esa oportunidad hacerlo abajo, donde la música era estruendosa y casi no podías ver delante de tus ojos. Sí, ese era yo intentando musicalizar al ritmo de un House violento para personas que debían estar bailando hasta las 04.00 am aproximadamente, para luego dejarle la posta a otro colega. En los rincones, custodiadas por dos musculosos patovicas, habían dos Go Go Dancers, que se movían acorde a lo que su cabeza le dictara, más que atentas a los sonidos que surgían de los gigantescos parlantes de combate que había en el lugar. Yéndome del lugar luego de mi misión cumplida, me quedé unos segundos mirando a una de ellas, la que gentilmente movía sus pestañas directo a mis ojos.  Pensé que era parte del show y una simple pose característica, pero ella bajó y se acercó a mi. Su custodio se interpuso entre nosotros. Ella gesticuló con una mano como diciendo “el es inofensivo y yo quiero acercarme”. Siguió mirandome, extendió su mano y yo se la besé gentilmente. Una escena de otra época en un lugar equivocado, la que fue coronada con un trozo de papel con un número telefónico, al cuál nunca pensé en llamar. La comunicación se hizo efectiva y comenzamos a dialogar, mostrándome con simples palabras, su verdadero yo.

Detrás de ese cuerpo todo moldeado por las manos de la tentación, cubierto por sensuales tatuajes, había una dama frágil, amable, de voz inocente y delicada, la que aspiraba a otras cosas en su vida, pero encontraba en ese oficio una forma de expresarse y ganar dinero para sus reales proyectos. Se generó una relación de “compañeros” en la cuál, debo admitir, se me hacía difícil mantener distancia ante su voraz físico, pero si tenía cercanía en su sensual interior. En una época no nos vimos más, hasta que un día, yo quebrado en llanto, por engaños y desilusiones amorosas, suena el teléfono. Era ella, quién se mostró preocupada y ocupada por mi situación. Entre sollozos y oraciones incompletas que yo emitía, ella se ofreció a venir a mi casa para contenerme y extenderme su mano, como aquella vez. Honestamente no deseaba ver a nadie en ese momento, pero pensé que el diálogo con una mujer me iba a ser más satisfactorio que con otro hombre, que suelen decir en esos momentos “Las minas son todas iguales” “No les des bola” “Salimos hoy a la noche con dos locas y te olvidás”, palabras que para una persona como yo, no eran de ninguna utilidad.

Pasadas las 22.00 hs., apareció en mi domicilio diciendo que su nombre era “La Dra. Amor y que venía a curarme de todos mis males. Me dio una tímida risa, dada la actuación que ella estaba representando, pero luego noté que su personaje se fundía con su persona real y conmigo, ingresando ambos en un remolino de pasión que pocas veces he vivido. Las caricias, las manos y la respiración, parecían cubrir las heridas y hacer que comenzaran a cicatrizar suavemente y lentamente, para permitirme en poco tiempo volver a mi combate diario en este campo de batalla del que busca simplemente Amor. Luego de esa memorable noche, nunca más la volvería a ver. En un tímido mensaje, ella me dijo que tenía que pasar de esa manera y en ese momento, que no buscara explicaciones que la vida no me podía dar. Con el tiempo supe que trabajaba en un Stripper´s Bar en Los Angeles, California, que quiso ser policía y que tuvo una hija en circunstancias complicadas.

Hace unos meses gracias a mi participación en el programa Noches Mías recibí un twitter, que decía “Me pone feliz verte en TV, siempre te recuerdo. La Dra. Amor Una sonrisa leve, un recuerdo que volvió a aflorar de un tiempo pasado, que tiene mucho en común con el que vivo en estos momentos, sirvió como combustible de buenos momentos, esos que ayudan a seguir adelante y marchar hacia la victoria, que pocas veces se muestra dispuesta a abrazarnos.  

ESNAOLA! además de musicalizar en vivo, publica periódicamente en su sitio web y en las redes sociales como facebook y Twitter. Para escuchar más de su música y para contactarlo se puede entrar a su tarjeta virtual.

ESNAOLA! participa en los eventos más selectos y con glamour de BA y en Noches Mías por C5N los lunes de 00.00 a 05.00 junto a Roberto Funes Ugarte, así como es figura principal en el RadioShow. Discorama que se emite por RadioLEDonline los viernes 22 hs.  

Link del set

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.