Música y obsesión (o cómo llegar a ser el mejor sin morir en el intento)

 Pocas de las películas que vi en este último tiempo, me han generado tanta tensión como "Whiplash: Música y obsesión". Es un film que tiene un ritmo fantástico, no decae en ningún momento y que logró atraparme de principio a fin. Quizá me gustó muchísimo porque me la paso escuchando jazz, o quizá simplemente es una muy buena película y por eso la disfruté tanto.  

Whiplash

 

Andrew Neiman (Miles Teller) es un ambicioso baterista de jazz, enfocado en lograr llegar a la cima dentro de la elite del conservatorio de música. Acosado por la fallida carrera como escritor de su padre, Andrew se dedica día y noche a convertirse en uno de los mejores. Terence Fletcher (J.K. Simmons), un instructor conocido tanto por sus talentos como profesor como por sus aterradores métodos, lidera al mejor conjunto de jazz de la escuela. Fletcher descubre a Andrew y lo incorpora como aspirante baterista a su banda, cambiando la vida del joven para siempre. La pasión de Andrew por lograr la perfección se convierte en una obsesión, y su despiadado maestro continua presionándolo hasta el límite de sus habilidades y de su cordura.

Originalmente, "Whiplash", fue un cortometraje de unos 18 minutos, que se estrenó en el Festival de Sundance 2013. La idea del joven y talentoso director Damien Chazelle era presentarla allí para atraer futuros inversores que financiaran el largometraje. Y lo logró. (Hasta hace un par de semanas se podía ver online en Youtube, pero lo bajaron.

Cuando esté nuevamente online, compartiré el link en mi cuenta de Twitter) Terence Fletcher es un tipo duro, intimidante y sumamente obsesivo y exigente, que además, utiliza un método de enseñanza que roza lo polítcamente incorrecto.

Probablemente por eso, se torna casi imposible generar empatía con él a lo largo del film. Definitivamente es una de las mejores interpretaciones de J.K. Simmons, quien realiza un trabajo magistral, lleno de matices, y claramente tiene más que merecido su Oscar como Mejor Actor de reparto. Miles Teller quien, al igual que su personaje, toca la batería (aunque hubo playback en la película), también realiza un muy buen trabajo, el cual lo ayuda a seguir despegándose de roles como los que tuvo en "Proyecto X", "21, la gran fiesta" y "Las novias de mis amigos". Creo que su carrera actoral tiene un muy buen futuro, y está muy bien que se permita aceptar papeles como este, y así demostrar todo su potencial sin quedar encasillado en un único rol. Si bien existen cientos de películas sobre músicos (ya escribiré algún post al respecto), lo que destaco de "Whiplash" es que es la primera película que veo que retrata la vida de un baterista y además, lo hace de una forma genial. The New York Times publicó una serie de videos de menos de cinco minutos, en donde distintos directores comentan cómo fue filmar alguna de las escenas de sus películas. En este caso, Damien Chazelle, comenta cómo fue filmar la escena que da comienzo a su segunda película:

 

Así que ya sabés, si querés estar entre los mejores, según Chazelle, literalmente te va a costar sangre. ¿Estás dispuesto a llegar tan lejos? Romina Bond | Founder and Editor-in-Chief at HOY CINE |Web |f

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.