El Bondi, ese mundo de 40 asientos, y emociones encontradas

Para experimentar diversas emociones podés ver una película, leer un libro, salir con una potencial pareja, ir a un parque de diversiones o ser voluntario en una guardia en Morón.

Pero ni todas estas experiencias juntas podrían igualarse a la de viajar en un transporte público, en nuestro amado y respetado COLECTIVO; alias: BONDI.

En este reducido espacio, por una módica suma, y en poco tiempo, podés experimentar las siguientes emociones a saber:

Furia: Por esa señora con su bebé que se sienta al lado tuyo para proporcionarte una sinfonía de llantos, patadones y gritos, cortesía de su de su hermoso infante. bebes en colectivo

Amor: Por esa chica perfecta que se acaba de subir al colectivo a la cual podés visualizar conviviendo con vos en una granja en San Juan amamantando un ternerito mientras ríen dichosos de la vida. Tal fantasía se esfuma al escuchar “80 por favor” cuanto sale el boleto Intriga: Por esa persona que se paro adelante de la puerta y amaga con apretar el botón, pero NO LO HACE, ni tampoco deja espacio para que lo aprietes vos.

Culpa: Por ese asiento que TANTO te costo conseguir y ahora se encuentra en peligro por esa señora la cual tiene más años que todo el colectivo junto y tose parada a tu lado.

Terror: Al despertarte y darte cuenta que no sabés, no en que barrio, sino en que provincia estás.

Paz: Cuando encontrás el colectivo VACÍO, para vos, en silencio, y vos con un libro en la mochila, auriculares, y sin apuro. ceder el asiento ¿Que otros sentimientos te despierta el bondi?

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.