El Amor en Tiempos Platónicos - (Cap.70) - El Casamiento de Mamá

El índice de todos los capítulos desde acá.

 

eaetp 70

 

Entramos, rara situación para conocer al papá de Rafael, pero así se había dado. Traté de quedarme afuera, pero Graciela me pidió que entre. El padre preguntó que era lo que tenía, pero Rafael le pidió que descanse. Se empezó a escuchar un silbido cada vez más fuerte… golpean la puerta tres veces despacito y se escucha: “Permiso”. Mamá asomando la cabeza

Mamá:- Traje comida
Graciela:- Bety! Que bueno que está por acá…

Salieron las dos. El padre de Rafael pidió dormir y salimos. Todas las bolsas que había traído mi mamá pasaron a las manos de la mamá de Rafael. Me paré al lado de mamá y me abrazaba

Mamá:- Yo se que el momento no es el adecuado, pero es el único que tengo. Me caso este domingo y me encantaría que ustedes dos puedan estar, aunque sea un ratito, yo postergaría todo… pero David en teoría se va a Francia
David:- Me voy a Francia…
Graciela:- Nos encantaría estar, nos va a venir bien a todos
Mamá:- ¿En serio? Qué alegría!!!… bueno perdón por alegrarme ahora

Graciela se rió y le agarró el brazo

Graciela:- Nosotros ya estamos viejos, nos queda preocuparnos por que nuestros hijos sean felices a toda costa, sin importar las cagadas que hemos hecho en el pasado, ¿no?

Rafael me miró con los ojos bien abiertos y las cejas levantadas

Mamá:- Claro! Qué viva el amor!

Inhalé y la pellizqué a mi mamá sin que Graciela se de cuenta y ella me devolvió con un golpe

Graciela:- Hay que apoyar a la gente que se ama
Mamá:- Qué no importe el genero!
David:- Ay mamá mamita! Si hay que apoyar el amor, el amor que vos y tu futuro marido tanto se tienen! ¿Vamos a casa?

Dije agarrándola por la espalda y dándola vuelta

David:- A la noche voy para tu casa Gra!

Dije yéndome. Mi mamá empezó a caminar rápido, como ofendida, no la seguí. Frené donde estaba Naty…

Naty:- ¿Qué pasó?
David:- Todo mal, el tipo no está bien. Es un señor grande, pero bueno… esperanzas hay, tendrá que esperar a recuperarse y esperar quimio
Naty:- ¿Vos, cómo estas? ¿Cuándo te vas?... ¿te vas?
David:- No se cuando
Naty:- Estás muy muy cerca de Rafael, y no me olvido lo que escuché en tu despedida
David:- Ahora tiro todo eso para atrás, me ama… pero la familia sigue estando, y él no va a vivir su vida normal mientras esto pase y no quiero eso para mi
Naty:- ¿Te vas a ir?
David:- Hablé con Andrea y él me espera en Francia, la cosa es que los padres están en Punta del Este, paseando, y capaz que me voy a conocerlos ahí y me voy con ellos a Francia
Naty:- ¿Cuándo?
David:- No se, no quiero pensar… estoy muy agobiado ahora

Ven que estoy hablando con Naty y German, Fede y Barbie se acercan con Cafés

German:- Tenemos para Rafa también
David:- Debe estar en la habitación con el papá. Escuchen, este domingo los quiero a todos sin planes… le avisan a Leandro con Romi y Vale…
Fede:- ¿Romina?
David:- ¿Por qué? ¿Qué pasó?
Fede:- No se si va a querer ir, creo que hoy Leandro le va a decir que necesita su espacio
David:- ¿Le va a cortar?
Fede:- No, que no vivan juntos por ahora… pero andá a saber si la mina no lo manda a la mierda, tiene su carácter la piba
David:- No me voy a enroscar con eso ahora. Es el casamiento de mi mamá este domingo al mediodía… no se cómo es la onda porque organiza todo Vale, pero vayan al salón cerca de las doce

Veo que Rafael se acerca acelerado, me agarra, agarra el café que tiene German en la mano extendida y me separa del grupo

Rafael:- ¿Voy al casamiento de tu mamá?
David:- Por supuesto
Rafael:- ¿Viste lo que fue esa charla? ¿Pensás que mi mamá sabe algo?
David:- Por supuesto

El domingo llegó. Sin pena ni gloria en los días que hubo en el medio. Yo seguía hecho un ente. Mi mamá no quería gran entrada al casamiento, pero Roberto no había visto como estaba. Tenía un vestido blanco pero que no parecía de novia, con mangas de encaje blanco y una falda tubo. Estaba en el vestuario que siempre se le asigna a las novias, entré y me emocioné

Mamá:- ¿No me estoy equivocando?
David:- Roberto y vos se aman, que más necesitás saber
Mamá:- Del vestido hablo. ¿No es mucho? Soy una señora grande ya
David:- Estás hermosa mamá
Mamá:- Bueno, ¿me acompañas vos?

Vale armó un altar pequeño en el parque para el cura que les dio la bendición, no les dio lugar a que se digan votos, sólo que prometan “amarse… cuidarse y respetarse hasta que la muerte los separe”. Intercambiaron anillos y les empezamos a tirar arroz. Vale se me acerca

Vale:- ¿Quién trajo el arroz?
David:- Yo
Vale:- ¿Y como lo saco yo del pasto?
David:- Ay Vale no importa
Vale:- Me los vas a juntar vos, grano por grano
David:- ¿Sabes qué? Te estás pareciendo a mi… no te banco

Vi que Rafael estaba sonriendo, solo, porque Graciela estaba dándole un beso a mi mamá y me acerqué

David:- ¿Sabés qué es irónico?
Rafael:- Qué en este jardín, donde tanto amor hay ahora y que siempre se arman los altares acá, por lo tanto suele haber tanto amor tantas veces al mes… es el mismo jardín donde vos y yo estuvimos juntos por primera vez
Vale:- ¿Acá fue?

No me di cuenta que me siguió y la tenía atrás

David:- Rajá de acá

Rafael se rió

David:- Irónico que de tanto amor entre nosotros, nunca podamos hacer lo mismo que tanta gente hace en este jardín
Rafael:- Pero ellos no pueden hacer lo que nosotros hicimos

Mi mamá se empieza a acercar hacia nosotros

Mamá:- Voy a hacer la tradición del ramo ahora mismo

Dividió el ramo en dos partes, nos lo apretó fuerte contra el pecho, soltó las flores y se fue

Rafael:- Parece que nos casamos
David:- Yo sí

Vale no había preparado muchas mesas, sino que una sola en forma de “u”. Me senté junto a ella y empezamos a secretear

Vale:- ¿Y amigo? ¿Te casás?
David:- Sí, no se cuando vuelve Andrea
Vale:- ¿Pero vos vas?
David:- Sí, pero no se si a Francia. La idea es conocer a los papás antes del casamiento y ellos están en Brasil. Capaz que me voy a estar unos días con ellos en Camboriu y cuando Andrea se viene para acá también los padres
Vale:- ¿Y vas a estar solo con tus suegros? Qué raro eso… incómodo
David:- Muy, principalmente porque no soy el as del francés, con Andrea nos manejamos un 90% en español

Los pocos invitados que había, hacían el ruido de la cantidad de invitados de la fiesta con más gente que hayamos tenido. Una banda empezó a tocar música bien bailable y todos bailaban en el patio, casi todos descalzos y casi todos bastante entrados en copas. Los más ruidosos eran los amigos de Marisa, la hija de Roberto

Bárbara:- Nuestros muchachos se están portando bastante bien

Nos quedamos mirando como todos bailaban. Respiraba al lado mío bastante fuerte

David:- ¿Estás nerviosa?
Barbie:- ¿Por?
David:- Vas a hacer algo para recuperar a German definitivamente, ¿no?
Barbie:- Sí
David:- Yo voy a hacer algo, pero ya es definitivo y final… no hay marcha atrás
Barbie:- Sin marcha atrás
David:- Quedate acá

Le fui a decir algo a Rafael y se fue a esperar la señal junto a los de la banda después de haber hablado con cada uno mientras tocaban. Me paré junto a Barbie. Empecé a gritar a los que bailaban

David:- Vale! Vale!

Vale empieza a venir

David:- Pará! Vení con Naty!

Vale la llama a Naty y empiezan a venir las dos. Leandro ve que Valeria se acerca y la sigue. Barbie tenía mucha cara de nerviosa, casi al borde del llanto. Las chicas nos preguntaban que pasaba, “esperá” decía yo, “callate un poquito y quedate parada” decía Bárbara.
Federico que estaba con German saltando entre la gente y bailando, empieza a buscar para todos lados, encuentra a Natalia y se acerca a nosotros

Fede:- ¿Por qué están todos acá y no están bailando?
Naty:- Pará un poquito amor!

Dice empezando a entender la situación. Todos estábamos callados mirando a Germán, que se encontró solo. Empezó también a caminar hacia nosotros, esa era la señal. Rafael se acerca al micrófono, los músicos paran ese tema y empiezan uno nuevo. “Si tu no estás aquí”… pero no lo cantaba el cantante de la banda, lo empezó a cantar Rafael. Germán que ya estaba con nosotros se empieza a reír.

Germán:- Esto huele a David. Bueno, me están obligando a que todos vean esta escena, pero quiero que sepas, Bárbara, que hagan esto o no, mi idea siempre fue la siguiente. Yo venía a este lugar sabiendo que te iba a pedir que seas mi mujer de nuevo

Natalia se tapó la boca y Fede abrió los ojos y nos miró a todos

Germán:- Y no te miento

Sacó una caja de anillo del bolsillo interno del saco y Bárbara le puso la mano encima

Bárbara:- Pará, no quiero que nos casemos…

Abrí la boca y no podía creer lo que estaba escuchando

Bárbara:- No se cómo será el tema de dos personas divorciadas casándose, me parece complicado… dejame vivir con vos, te dejo volver a mi vida y con eso creo que los dos podemos vivir…

Todos reímos y cuando se acercaron para besarse todos nos dispersamos para dejarlos solos. Fede y Naty se pusieron a bailar lento como el resto de las parejas, que no sabían por qué sonaba esa canción y yo me quedé con Leandro y Valeria

David:- ¿Tu novia Lean? ¿Por qué no vino?
Leandro:- No está todo muy bien…
Vale:- ¿Por qué elegiste esa canción?

La miré como retándola por cambiarme drásticamente el tema, pero con sus gestos me rogaba que no vuelva al tema del noviazgo de Leandro

David:- Esa canción la tenían Bárbara y Germán cuando estaban casados, de despertador en el celular, y los dos… así uno no se despierte, la ponían a la misma hora
Vale:- Que cursi
Lean:- A mí me parece romántico
Vale:- Si supieras de romanticismo no estarías como estás con tu….

Ellos siguieron discutiendo pero yo dejé de escuchar. Veía como Graciela se emocionaba con la canción de su hijo y me acerqué a hablarle

Graciela:- Ni sabía que mi hijo cantaba así

Dijo con lágrimas en los ojos, me mantuve en silencio

Graciela:- Él quería ser cantante de rock, un alocado o algo así. El padre no lo dejó tomar clases de guitarra, canto o batería. Todos los días salía de la escuela y se iba a la casa de mi fallecido suegro que tocaba la flauta. Fue lo máximo que se pudo acercar a la música y se aferró a eso… y flautista salió nomás.
David:- No le digas lo que te digo, pero toca la guitarra y la toca genial… y cantar, bueno… lo acabas de ver
Graciela:- No conozco a mi hijo

Me agarró de la mano

David:- Nunca es tarde, un error sería no escucharlo ahora, por más que sea un adulto
Graciela:- Voy hasta el baño

Ella se fue y Rafael, que había terminado de cantar se me acercó

Rafael:- ¿Qué te dijo?
David:- Se emocionó, me contó que sos flautista porque tu abuelo te enseñaba
Rafael:- Mi abuelo era pobre y un soñador. Yo creo que por eso mi papá no me dejaba acercarme a la música, no le debe haber podido dar un buen pasar a su familia
David:- Tu papá te pudo dar cosas a nivel de plata, pero muy bien no te la hizo pasar… perdón que te lo diga, no te quiero ofender
Rafael:- No, está bien
David:- Mucha revolución emocional estamos teniendo últimamente, todos… no sólo vos por lo de tu papá, los chicos también… creo que todos están tratando de organizarse, a Lean y Val les cuesta un poco, pero lo de Germán y Bárbara salió….
Rafael:- ¿Y vos? ¿Y tu futuro marido?

Dijo riéndose

David:- Acá estamos, con ganas de contratarte para que cantes en nuestra boda

Se le borró la sonrisa de golpe

Rafael:- ¿Te pensás que sos gracioso?
David:- No, como estás con ganas de boludearme me pareció…

Me miró con mucha cara de enojado, justo volvió Graciela y lo abrazó

Graciela:- Hermoso hijo, cantas hermoso
Rafael:- ¿Te gustó? Puedo hacer otra si querés…
Graciela:- Sí, me encantaría
Rafael:- Buenísimo, vemos si la dedicamos también

Subió al escenario de nuevo y agarró el micrófono, y nos mirábamos con mirada desafiante, comenzó la música

Sé que piensas marcharte ya lo sé
y no te detendre, haz lo que tu quieras
sin embargo recuerda que yo estaré
aquí en el mismo lugar

Y si sólo tienes ganas de hablar
con gusto escucharé
y si él supo darte más amor,
supo llenarte más que yo
claro que se perder….

Y así cantó toda la canción “Seré buen perdedor” y todos mis amigos me miraban a mí. Mi mirada pasó de desafiante a triste, pero no dejaba de verlo. Él miraba al vacío.

Si querés ver el capítulo 71, aquí

 

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.