El Amor en Tiempos Platónicos - (Cap.67) - El Perdón

El índice de todos los capítulos desde acá.

 

eaetp67

 

Estaba sentado en el cordón de la vereda y sólo a Ariel, el niño, se me ocurrió llamar, en 15 minutos estaba sentado junto a mí

 

-¿Qué pasó?

-El flautista

-¿Cuál?

-Con el que me voy a casar… bah, creo

-¿Qué pasó?

 

Me agarraba de la boca y lloraba sin poder hablar. Ariel se quedó callado hasta que a mi me saliera alguna palabra

-No peleamos, feísimo

-¿Por qué?

-Boludeces encima. Cosas de mi carácter que ya no puedo controlar. Le mandé mensajes pidiéndole perdón. Me contestó que me perdonaba, pero no me escribió para verme, y tampoco me contestó cuando le dije de verlo. No sé donde esta parando, ni a casa a buscar sus cosas fue

-Pero ¿por qué se pelearon?

-No nos habíamos hablado por dos días. Y lo empecé a llamar compulsivamente y no me atendía. Cuestión que después de dos horas, puse para llamar con el identificador de llamadas oculto, me atendió una mujer y corté. Me saqué, porque vos viste todas las cosas horribles que me vienen pasando a mí. Me pide casamiento de un día para el otro y yo le digo que sí, pensé que se había arrepentido, y yo con mi carácter de mierda que tengo le mandé un mensaje mandándolo al carajo

-¿Y qué pasó?

-Había perdido el celular, la mujer que me atendió no quería atender mi llamado, pero si al desconocido porque pensó que era él, ya habían arreglado para encontrarse y que ella se lo devuelva

-¿Y la pelea?

-Le mandé un mensaje de mierda diciéndole de todo. Se ofendió y me dijo que no quiere eso para su vida, que lo deje pensar

-Bueno, tampoco es para tanto

-No se Ari, mirá las cosas que me pasan, tengo que ser yo el del problema. Después le expliqué todo lo que me venía pasando, él me dice que él es él y que nunca me dio razones para que me enoje así. Pero que entienda, que yo también soy yo y que no se cuando él puede dejar de ser él. ¿Me explico?

-No

-No importa. Algo mal tengo que estar haciendo yo, con los chicos con los que estuve a nivel sexual y los que quedaron sólo en una flirteada o un beso, pero siempre con todos terminé como el orto, porque me cruzan por la calle y me mandan a la mierda. El loco debo ser yo

-Puede ser

-Que amigo sos…

-Tampoco te voy a dar la razón como a los locos. A mi me parece que te hacés demasiado problema, que ponés demasiada energía en esto y cuando te defraudan lo sentís más. Te has enojado con flacos que ni sos novio ni nada

-Sí, es verdad. Que histérico…

 

Lo miré y me estaba mirando, reímos

 

-No puedo creer que me esté aconsejando un pendejo seis años menor que yo

-Hacé de cuenta que tenés 17 … esos diez años con Gonzalo no cuentan

-¿Me llevás a un lado?

-"Porsupu"

 

En el auto, le indiqué la dirección. Era la del instituto de francés a donde iba antes de lo ocurrido con Alejandro

 

-¿Qué vas a hacer?

-Tengo que disculparme con un par de personas

 

Cuando llegamos

 

-Te espero acá…

-No, anda tranquilo. Después veo como me voy, además no se cuanto voy a tardar

-Bueno, te espero. Si no estoy es porque me pudrí

 

Estaba por entrar al instituto cuando veo a través de la puerta de vidrio que estaba adentro y lo llamo con ademán con la mano

 

-¿Qué haces acá?

-Vine a pedirte perdón

-Ya esta David. ¿Perdón por qué? además ya estoy con alguien, estoy re bien

-No es perdón para volver con vos. Es perdón por que me porté muy mal con vos. Primero que nada te devuelvo la plata que me prestaste

 

Se rió

 

-Te pido perdón por no llamarte cuando te dije que lo iba a hacer. Y perdón por decirte las veces que me llamabas que si me interesaba tener algo con vos cuando no era así

-Sí, estuviste flojo

-La verdad es que te podría haber ido con la verdad y no lo hice. Sos un chabon genial, siempre te portaste super bien conmigo y yo no con vos

-No digamos nada más

 

Sonrío, nos abrazamos y me fui. Ariel todavía estaba en el auto y viendo toda la escena

 

-Se lo tomó bien

-Sí

 

Respiré hondo

 

-¿Quién sigue?

-Mariano

-Y donde lo vas a ubicar. La única dirección es la de la facultad

-¿Vamos?

 

Llegamos a la puerta de la facultad y estaba por meterme a ver los horarios en alguna cartelera cuando veo que sale con un grupo de chicos. Me ve, se separa del grupo y se acerca

 

-¿Qué haces acá?

-Vine a pedir perdón

 

Se mordió el labio inferior y miró para arriba

 

-No te voy a pedir que me la hagas más fácil, sólo que me escuches. Porque vos también estuviste mal pero soy yo el que necesita que me perdones

-Yo no quiero saber mas nada con vos

-Yo tampoco, pero necesito que no nos odiemos por lo menos

-Te escucho

-Perdón, por haberte agregado una presión donde no debería haberlo hecho. Por agregarte una responsabilidad para conmigo que no tenías. Y por haberte mandado ese mensaje tan feo. No me parece que te hagas la víctima, ni que seas peor que nadie. Generé una expectativa en mi hacia vos, que cuando te vi en ese boliche me lastimé, pero yo solo… no tenías la culpa

 

Me miraba sorprendido y con una sonrisa

 

-Obvio que te perdono. Me lastimó mucho todo lo que pasó y tenía mucha bronca

 

Se calló unos segundos y sonreía

 

-¿Todo bien entonces?

-Obvio, llámame cuando quieras. Amigos, tomamos unos mates

-Creo que me voy a Francia en unas semanas, así que a la vuelta te escribo

-Dale, copado. Me voy porque se me van los chicos, pasala lindo

 

Sorprendido entré al auto y Ariel me miraba sorprendido también

 

-Nadie te odiaba genuinamente

-Eso me deja tranquilo

-¿A donde vamos ahora?

-Tengo que sacarme este peso de encima, creo que es el peor. La peor de mis cagadas

-¿Dónde?

-Diego

 

Fui directamente a la casa. Me quedé 30 minutos sentado en el auto en la puerta. Ariel me apuraba y yo no salía pero cuando Diego salió de la casa salí del auto sin pensar y lo corrí

 

-¿Qué querés?

-Pedirte perdón

-¿Cómo te da la cara?

-Yo te perdoné una vez y volví con vos. Yo no quiero que vuelvas conmigo, sólo quiero perdón

-15 años, 15 años estuve con Sergio. Quería no saber nada mas con él, vos eras mi pareja y lo metiste en tu vida a mis espaldas

-Fui un egoísta, lo se. Pero tenía que serlo en eso momento Diego. No sos el único que paso momentos de mierda por algún ex, sólo necesitaba focalizarme en mí, ser un poco egoísta y progresar en mi negocio

-Felicitaciones entonces

-Pero no para lastimarte

-Lo hiciste igual

-Lo sé y perdoname. Lamentablemente no te puedo decir que me arrepiento también porque sería mentirte, sólo puedo decirte que no quería hacerte daño. Y que me perdones

-Yo te quería mucho y podía hacer una vida con vos, tenía ilusiones de eso. No, no te perdono

 

Sin decir más se dio vuelta y se subió a su auto y se fue. Me metí al auto de Ariel y una vez arriba me acarició el hombro…

 

-Bueno, uno tenía que fallar Dave

-Justo al que más lastimé

-No todos somos perfectos, alguno que te odie tenés que tener. Si te sirve de algo, yo no tengo, a mis todos me aman

-Estúpido

 

Le pegué en el brazo y arrancó el auto

 

-Ahora voy a lo de Maxi

-¿Y ese?

-No, nunca estuve con él. Lo vi dos veces y me quería coger siempre y ni mi nombre se acordaba, pero una vez se quedó en pelotas adelante mío y lo vomité

 

Carcajadas

 

-Decime por favor que estás jodiendo

-Ojala sea chiste. Estaba borracho

 

Llegué a la casa de él. Toqué el portero y bajó. A diferencia de los demás me abrió con una sonrisa

 

-¿Qué haces acá?

-Vine a pedir perdón

-¿Querés subir?

-Me está esperando un amigo en auto

-¿Y qué te agarro?

-Necesitaba pedirte perdón

-Ay Dave pero ya fue, no tenés que pedir perdón por nada. Me vomitaste un poco, pero ya está

 

No empezamos a reír

 

-Pero además nunca te llamé después ni aparecí

-Olvídate, sino teníamos esa relación de llamarnos o vernos. Ya está

 

Lo abracé y me subí de nuevo al auto de Ariel

 

-Me gustaría ser un poco mas como él

-¿Dónde vamos?

-A lo de Sebastián podríamos ir. Esta cerca de acá

-Y Sebastián es…

-El primero con el que me acosté después de cortar con Gonzalo

 

Llegamos a la casa antes que termine de contar la historia. Toqué timbre y bajó

 

-¿David? ¿Qué haces acá?

-Vine a pedirte perdón

-¿Vos a mi?

-¿Me encontraste cogiendo con tu amigo y me venís a pedir perdón?

-No me hagas arrepentirme antes de empezar a hablar. Me calenté mucho con vos, esa noche venía a decirte toda la verdad y me encontré con eso. Cuando estuve con vos hacía nada que había cortado con mi ex de nueve años, y eras la persona que me tocó estar después de eso. Lo cierto es que nunca te dije la verdad, ni te pedí el espacio que necesitaba y no fui sincero con vos. Por eso te pido perdón

-Bueno, te pido perdón entonces yo también, no sólo por acostarme con tu amigo sino por haberlo hecho por despecho. Por no preguntarte por que me hacías eso y directamente actuar como un psicótico

-Te perdono si me perdonás

 

Sonreímos, nos abrazamos y me fui al auto de nuevo

 

-Sigo mal por lo de Diego

-¿Ves lo que hacés?. Hacés foco en uno sólo, le pediste perdón a cuatro que todo bien y te quedas mal por ese uno sólo. Sos un boludo bárbaro

-Tenés razón. A este lo voy a llamar, no se donde ubicarlo

 

Le mandé un mensaje a Vale y ella me pasó el número porque yo lo había eliminado. Lo llamé desde adentro del auto con Ariel al lado mirándome

 

-Hola

-¿Hola Emanuel?

-Sí, ¿Quién habla?

-David, el amigo de Valeria

 

Se quedó callado

 

-¿Estás ahí?

-Sí, pero sorprendido por tu llamado

-Te quería pedir perdón por lo que pasó esa noche en el boliche. La verdad que estaba pasando un momento de mierda y no te merecías que te grite

-Sí, igual después con el tiempo me di cuenta que me zarpé y que fui muy rápido

-Bueno, pero era lo que sentiste en el momento, claramente vos también estabas muy confundido por tu necesidad del momento, pero te cagué a gritos y desubiqué. ¿Me perdonás?

-Obvio

-Un beso

 

Cortamos

 

-Listo

-¿Qué onda con este?

-Me dijo te amo en la primera cita

 

Se empezó a reír a carcajadas

 

-Bueno, pobre chico, le salió como pudo

-No, me río de que decís cita

-Idiota. Me queda uno más que es telefónico, porque está en Córdoba

 

Le mandé un mensaje a Nati porque no tenía su numero telefónico. Me lo pasa y llamo

 

-Hola David

-¿Cómo sabés que soy yo?

-Te tengo agendado todavía

-Borrame Alejo

-¿Para qué me llamas?

-Para disculparme con vos. Nunca aposté realmente a lo nuestro. Dejé que nos enganchemos muchísimo cuando en realidad notaba que no deberíamos habernos enganchado y me tapó la bola de nieve

-¿No me quisiste?

-Te amé. Pero no estaba listo para la relación que tuvimos. Y empecé a estar con vos por como me tratabas no por un interés genuino, después empecé a enamorarme de vos y sin embargo no aposté a lo nuestro. Perdón por no haberte dicho que sí a irme a Córdoba con vos de una. Pero sé que es lo mejor, somos diferentes, yo no puedo vivir en una mentira

-Ya sabe mi familia que soy gay

-¿Y?

-A mis viejos no los vi más

 

Se me cayó una lágrima recordando el cuaderno de papá

 

-Perdón, perdón por haberte insistido en que lo hagas

-No, pero tenías razón. No puedo vivir sin ser quien soy, ahora entiendo lo que me decías. Si no me aceptan por quien soy, no es algo que yo pueda cambiar

-Me alegra, tenés que estar orgulloso de quien sos

-Te perdono si vos también me perdonás la única cagada que me mandé

 

Me reí

 

-Es verdad, te mandaste una sola

-Sos un intolerante

 

Me reí

 

-Pero la tuya fue más grosa

-Chau Dave, sé feliz

-Vos también

 

Colgué y lo miré a Ariel con una sonrisa

 

-Nadie te pregunta cómo estás

-Callate y manejá

-¿A dónde vamos?

-A lo de mi segunda pareja, Elián. Este va a ser pesado

 

Llegué, toqué el timbre y bajó

 

-¿Qué haces acá David?

-Necesito pedirte perdón

-¿Perdón por qué?

-Por haber sido tu novio. Venía de mi relación larga y creo que me metí con vos por no estar solo. Siempre estuve al lado tuyo pero no a tu lado. Era cómodo, era fácil. Te dije que te amaba y nunca lo hice en verdad. Te hice llorar y te hice sentir una mierda cuando me dijiste que no estabas enamorado de más de mi y no me daba cuenta que el mal lo estaba haciendo yo dejando que nos involucremos cada vez más. Te hice llorar cuando me dijiste que no me amabas, cuando yo tampoco lo hacía y presioné una relación que no debería haber sido

-¿Qué me estas diciendo David? ¿Qué te estás arrepintiendo de haberme dejado ser parte de tu vida?

-No, no te confundas. Pasamos buenos momentos, pero estuvimos juntos porque nos conocimos y quizás siendo amigos todavía seriamos parte uno de la vida del otro. No me arrepiento de haberte conocido, pero estemos de acuerdo por lo menos en que no era ni el momento ni el lugar

-Es verdad, yo sentía que no te amaba y seguía con vos. Tal vez ese no era el momento

 

Me agarró del cuello y me quiso besar. Corrí la cabeza

 

-No era esto Elián lo que quería. Te vengo a ofrecer una disculpa

-Perdón

-No, todo bien. Sólo venía a disculparme, porque de la forma que fuera fuimos importante el uno para el otro

 

Sonrió

 

-Es verdad, importante sí. Esta bien, por lo menos ahora fuimos sincero el uno con el otro. ¿Vos bien?

-Sí, me caso

-Ahh por eso se te da por estar bien con todos. ¿Qué onda con eso?

-Sí, puede ser que haya sido por eso. Pero antes de casarme ya estoy peleado con mi futuro marido y me di cuenta que quizás el del problema soy yo

-Conmigo por lo menos no. Los dos estuvimos mal

-Estuvimos como pudimos. En ese momento se dio así. Son cosas que hay que vivir para aprender y superarse. ¿Vos bien?

-Sí, normal como siempre. Contame con quien te casas

-Aahh, es flautista, Andrea se llama, es francés

-Opa

-Sí, si se desenoja conmigo me voy a Francia en una semana por un tiempo y volvemos a casarnos acá

-Bueno bien, ay colgué que tengo amigos en casa

-Uy andá!

-Me alegro que estés bien, en serio

-Yo también

 

Nos abrazamos y me fui al auto

 

-¿A dónde vamos ahora?

-¿A dónde quieras?

-¿Quién queda?

-Nadie

 

Me miraba

 

-¿Qué?

-¿No pensás ir a lo de Gonzalo?

-Noooo

-Es tu ex más importante

-Es a la única persona en el mundo a la que no le debo una disculpa. Ya terminé, con un saldo buenísimo. Uno que no me puede ver y uno que no puedo ver, mi alma puede vivir con eso

 

Me llevó a casa

 

-Con vos me debo disculpar Ari

-¿Conmigo?

-Sí, por haberte hecho vivir un día tan melodramático

 

Nos reímos

 

-Te perdono

 

Dijo con risa burlona y nos abrazamos

 

-Gracias por todo pendejo

-Cuando necesites. Cuando hables con Andrea avísame

-Si hablo

 

Bajé del auto y entré a casa. Sentado en la cocina estaba Andrea, lo miré y me quedé callado

 

-Si me jugás que nunca mas vas a haceg una cosa así conmigo te pegdono

-¿Qué cosa?

-Enojagte así y hablagme de esa manega

-Perdón

 

Lo abracé llorando y me respondió el abrazo

 

-Jet adore hermoso

-Jet adore hegmoso

 

Fuimos a casa de mamá a cenar con ella y Roberto

 

-Tengo que decig algo. Y lo voy a decig con ustedes dos acá paga que David no me mate

-Ya empecé a enojarme

-Cambie mi pasaje paga pasado mañana

-¿Por?

-Pogque mis padgres se van de viaje el día que llego, paga poder veglos

-Bueno, todo bien. No me enojo, pero yo voy en el que ya tengo programado. No los voy a conocer

-Sólo se van dos semanas

-Bueno, no te voy a matar. Por ahora zafás

 

Pasaron dos días y Andrea se fue. Pasaron seis días y con las valijas armadas pasé en un taxi por la oficina de Federico a saludar. Un abrazadero con Nati y Fede y ya tenía los ojos hinchados de pasar por la casa de Leandro, de Valeria, de Bárbara y de German que estaba sin la novia. Saliendo lo veo a Rafael parado en la puerta, me miraba y empezó a llorar

 

-No me hagas esto Rafael

-¿Por qué no te despedís de mi?

-¿Para qué?

-Para frenarte

-Siempre esperás a estar por perderme para querer ganarme

-No te vayas

-Ya es tarde Rafa. Me voy. Me caso. Ya es tarde

-No, no es tarde. Estas acá, y no estas casado

-¿Y qué? Me quedo y no me caso, ¿vos que haces ahí? ¿Volvés a esconder la cabeza?

-¿Qué necesitas? ¿Qué lo diga?

 

Gritando

 

-TE AMO DAVID

 

Ahí me largué a llorar yo. Fede y Nati salieron de la oficina

 

-Lo amo chicos. Soy gay, ya nos acostamos una vez y quiero hacerlo por el resto de mi vida

-Basta Rafael

-Ya esta. Hice lo que querías. ¿No te alcanza?

 

Le empezó a sonar el celular y no atendía

 

-No. No me alcanza. Ahora son ellos, ¿y tu familia? Es la que siempre te anuló. Yo no puedo vivir como vos escondiéndome de todos

-A mi familia no puedo decírselo, tampoco puedo dejarlos. Dame una oportunidad de tratar ver como hacemos

-Las oportunidades fueron muchas. Puedo ser feliz ahora, esta vez puedo y no lo puedo arriesgar eso

 

El teléfono nunca había parado de sonar. Lo miró, y atendió. Empecé a caminar, Nati y Fede me frenaron

 

Nati:- Dale una oportunidad

Fede:- Escúchalo por lo menos

David:- Me parece que escuché suficiente. Se me va el avión

Rafael en el teléfono:- NO

 

Los tres giramos la cabeza viéndolo. Bajó el teléfono, nos miró como ido y con una mano agarrándose la cabeza

 

Rafa:- Mi viejo, tuvo convulsiones y lo llevaron a terapia intensiva, esta inconsciente

 

Si querés ver el capítulo 68, aquí

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.