El Amor en Tiempos Platónicos - (Cap.68) - La familia de mi ¿novio?

El índice de todos los capítulos desde acá.

 

la familia de mi novio

Estaba ahí parado, inamovible

Rafael:- Acompañame, por favor… no me puedo ir solo
Fede:- Dale Rafa… te llevo
Rafael:- Acompañame…

Me miraba a mí. Federico lo agarró del brazo y se lo llevó. Yo estaba ahí parado, inamovible y sin reacción. Una hora después fui para la clínica

Rafael:- No me dejaste solo
David:- Tenía que dejar la valija en casa

"Vení Rafa" Se escucha, sale un chico muy parecido a Rafael de la habitación y lo llama. Él entra

Fede:- Ya que estás acá con él, me voy. Está Naty sola en casa con la bebé
David:- Andá tranquilo

Me quedé sentado en la sala de espera viendo como me llegaban llamadas con el celular en vibrador desde Francia, calculo que para saber si ya estaba arriba del avión. No atendía… mi cerebro sólo decía: “¿Qué le digo a Andrea?” .
Llamé a Valeria

Vale:- ¿Podés hablar desde el avión?
David:- ¿Cuál avión?
Vale:- ¿Estás acá todavía?
David:- El avión debe estar saliendo y yo acá en una clínica
Vale:- ¿Qué te pasó?
David:- No te asustes por mí. El papá de Rafael
Vale:- ¿Te llamó a vos?
David:- Yo estaba con él, cayó cuando estaba despidiendo a Fede y Naty

Sale una señora y se para junto a mí

David:- Te llamo después Vale

Corté

Señora:- Debés ser Federico, gracias por traer a Rafael
David:- Fede recién se fue, soy David, vine a acompañarlo
Señora:- Lo van a llevar a terapia intensiva, ahora nos vamos a casa. Tenemos que volver mañana de 10 a 10.30 no más y después a la tarde, pero media hora también tenemos
David:- Va a estar todo bien. ¿Quiere que los acompañe a su casa? Se cocinar, de algo puedo servir!
Señora:- Me gustaría, también por que Rafael no esté solo, el hermano ahora se va a trabajar y yo quiero dormir un poco. Podemos pedirla la comida
David:- Será un placer hacerles comida casera
Señora:- Graciela soy, nunca te dije mi nombre…
David:- Mucho gusto

Graciela me sonrió y sus hijos salieron

Graciela:- Andá a trabajar vos Miguel
Miguel:- ¿Segura?
Graciela:- Sí, acá no hay nada por hacer, yo quiero dormir

Dijo mientras Miguel me miraba

David:- David mucho gusto, amigo de Rafael

Extendió la mano con una sonrisa triste

Miguel:- Miguel, hermano de Rafael

Miguel se fue directamente a trabajar y yo con Graciela y Rafael a la casa de ellos. Charlaron entre ellos de lo que podría haber pasado y no pasado, causas y consecuencias del estado del padre de la familia mientras yo cocinaba.

Graciela:- Que rico olor!!

Dijo eso mientras se paraba, agarró una cuchara y probó la salsa

Graciela:- Este chico ya está para casarse
David:- Sí, estaría
Graciela:- Contame, ¿estás de novio?
David:- Comprometido, en teoría, solo en teoría… me caso
Graciela:- Ah que bien!... ¿cómo se llama la afortunada?
David:- Andrea, pero no es afortunada
Graciela:- ¿Cómo no va a ser afortunada con un novio como vos?
David:- Sí sí, como partido soy bárbaro. Pero no es afortunada, es afortunado

Se le bajó la sonrisa, Rafael quedó atónito

Graciela:- ¿Pero se llama Andrea?
David:- Es de Francia, está él allá. Cuando vuelve nos casamos
Graciela:- Ah

Se quedó con cara seria. A medida que probaba más comida, le iba volviendo la sonrisa. Se retiró para descansar y me abrazó muy fuerte antes de hacerlo.

Rafael:- ¿Cómo le vas a decir eso? Sabés como son!
David:- Sí, se como son. Pero yo no soy vos. Ya luché contra estos prejuicios, ya viví solo y asustado gracias a estos prejuicios, lo superé y no lo voy a vivir
Rafael:- Está bien
David:- Está bien pero no entendés eso cuando me pedís que me quede con vos, volviéndolo a vivir de nuevo
Rafael:- Tenés toda la razón
David:- Tengo toda la razón pero ya no me subí al avión y no se que decirle a Andrea
Rafael:- ¿Puedo decirte ok sin que traiga un “pero” atrás?
David:- Sí
Rafael:- ok
David:- Ok pero ¿te hago un café?

Reímos

Rafael:- Me vendría muy bien un café

Hice el café y nos fuimos al sillón a mirar una película y desperté a su lado a la mañana, tapado con una manta

David:- Gracias por taparme
Rafael:- No fui yo
Miguel:- Buen día! Fui yo

Dijo con una bandeja en la mano que tenía un desayuno gigante. Fue muy amable pero hablaba con tono y gestos de persona enojada

David:- Gracias
Miguel:- De nada. Coman que tienen un día largo por delante

Siguió comiendo enojado y se fue sin decir a donde. Caminé con Rafael hasta el hospital y luego seguía a la casa de mamá

David:- ¿Cómo es la onda de tu hermano?
Rafael:- Sin onda! esta así por que no puede ver a sus hijas
David:- No jodas! ¿Por?
Rafael:- La exmujer es una hija de puta. Pone a las nenas en el medio del divorcio

Siguió todo el camino contándome con lujos de detalles la situación

David:- Vamos ahora
Rafael:- ¿A donde?
David:- A la casa, a hablar con ella
Rafael:- ¿Estás loco?
David:- Llévame caminando

Trataba de frenarme, pero más ganas me daban de ir. Trataba de frenarme, pero me iba diciendo como llegar

Rafael:- Es ahí

Me acerqué a tocar timbre y él se quedo detrás mío. “Rafa” dijo una chica asomada por la ventana como contenta de verlo. La que salió por la puerta era otra, con cara de resignada: “Hola Rafa

Rafael:- Hola Sil
Sil:- Hola

Se quedaron callados

David:- Mirá, se que no me corresponde y lo hago de metido. Rafael no se si quiere hablar, soy un amigo de la familia yo… David mucho gusto

Se acercó a saludarme con un beso

David:- Pasa que el papá de Miguel y Rafa esta mal, esta en terapia intensiva… entiendo las diferencias que puedan llegar a tener vos y Miguel, pero el necesita de las nenas ahora y ellas deben necesitar de su abuelo
Sil:- No, no quiero que estén con el padre. No así
David:- Perdoname que me meta en algo tan íntimo, estoy al tanto de cómo es la situación… yo entiendo que él se está viendo con otra mujer…
Sil:- Y que se las presentó a las nenas como una amiga…
David:- Tenes razón, estuvo mal en cagarte y encima presentárselo a las nenas. Pero tenés que diferenciar la relación que vos tenes con él de la relación que puede llegar a tener él con las nenas

Se quedó callada

David:- También agradezco que no me estés mandando a la mierda por meterme así en tu vida. Pero pensá en las nenas, para serte sincero el abuelo es poco probable que sobreviva…

Rafael se agarró la cara

David:- Pensá en lo que le estás haciendo a las nenas no dejándolo ver. Pensá en que en un futuro se van a acordar que vos no dejaste ver al papá, no que el papá las abandonó.

Ella seguía callada

David:- Dejalo a Rafael llevar a sus sobrinas a ver a su abuelo por última vez, no ahora, está en terapia intensiva… pero cuando lo pasen al cuarto quizás. La abuela también necesita verlas, ella no te hizo ningún mal

Camino dos pasos para atrás, sostuvo la puerta abierta y gritó para adentro: “Chicas, pónganse la campera, van a ir con el tío a ver a la abuela”. Él largo una risa y se empezó a agarra de los pelos sonriendo. Lo miré

Rafael:- Te amo
David:- Yo también te amo

Dije con el llanto atragantado. Las nenas salieron corriendo y lo abrazaron mucho. Eran mellizas de siete años

Sil:- A las cinco de la tarde acá
Rafael:- Gracias

Ella cerró la puerta sin decir nada. Fuimos por la vereda jugando a la mancha, empezamos a caminar dos cuadras antes de llegar al hospital y Rafael les explicó la situación. En la puerta de la clínica estaban Miguel y Graciela, ella llorando en los hombros de él, que mantenía su seriedad. Nos ven a nosotros a media cuadra, la abuela grita y corre hacia las nenas, él no reaccionaba del asombro. Abrazadera de por medio y Miguel se arrodilla en el piso para que ella se le tiren encima, llegamos nosotros dos al grupo

Graciela:- ¿Cómo hiciste hijo?
Rafael:- Fue David, habló con Silvana

Ella me abrazó fuerte y él sin soltar a las nenas ni parándose me miraba y decía “Gracias” sin parar. Rafael y Graciela entraron a la clínica, Miguel se fue con las nenas no pregunté a dónde.
Y el momento de verdad esperaba, el llamado

Andrea:- Salut
David:- Hola
Andrea:- ¿Dónde estás?
David:- En Argentina
Andrea:- ¿Pog qué?

David decí la verdad, decí la verdad, decí la verdad

David:- Tuve una descompensación en el aeropuerto, estuve en la clínica toda la noche, me desmayé
Andrea:- Tu magdre esta teguiblemente prgecupada. ¿No le avisaste?
David:- Tuve un desmayo, fue todo confuso… ahora estoy por salir, te llamo luego

Me cortó sin saludarme. Lloré todo el camino a casa. Entré por el mercado saludando a Mecha bajito

Mecha:- Hola Dani! ¿Cómo te trata el día? ¿No fuiste al call center a trabajar hoy?
David:- No Mer, renuncié hace tres años
Mecha:- ¿Qué? Hablá más alto!
David:- Que tengo franco hoy!

Entré a casa de mamá con pocas ganas de explicar

David:- Hola má

Ella estaba de espalda

Mamá:- Hola hijito, ¿te pongo plato para almorzar?
David:- ¿No me vas a preguntar por qué estoy acá?
Mamá:- Ahora no debés tener muchas ganas de hablar, contame el “por qué” y comemos
David:- El papá de Rafael esta internado
Mamá:- ¿Qué le paso al hombre?
David:- Convulsiones, todavía no saben por qué

Francia ni se nombro, pero el tema de las convulsiones con lujo de detalles. Fui a saludar a Moro que desesperó cuando me vio y me acosté a dormir la siesta. Me despertó Bárbara sentada en mi cama

Barbie:- Creo que era predecible, todos esperábamos que te fueras, pero por alguna razón nadie se sorprendió de saber que estabas acá
David:- ¿Querés que te cuente?
Barbie:- Sí
David:- De la novia de German hablo
Barbie:- Ya se…
David:- No la quiere. Él no lo sabe, pero está con ella para olvidarte a vos
Barbie:- No seas ridículo
David:- Siempre hice mejores lecturas de ustedes que ustedes mismos

Se quedó callada

David:- Créeme, él espera que ella sea como vos
Barbie:- ¿Cómo sabés?
David:- Intuición

Se mordía el labio inferior

Barbie:- No te creo
David:- Me lo dijo
Barbie:- ¿Cómo que te lo dijo?
David:- Antes de verla yo, en el ascensor… “No será Barbie pero…” y se quedó callado
Barbie:-¿Te ibas a ir a Francia y no me lo ibas a decir?
David:- Mil veces saqué el tema, hoy me dijiste que sí. No te puedo obligar a querer escuchar…

DAAAAVIIIIDDDD” Se escucha desde la cocina y después se asoma mi mamá por la puerta de la habitación

David:- ¿Para qué gritás si terminás viniendo?
Mamá:- Roberto y yo tenemos reservas en un restaurante. Me quedaría a sostener tu crisis pero es reserva en un restaurante de hotel y después tenemos una habitación de cinco estrellas para pasar la noche. Para festejar el compromiso
David:- Ahorrate detalles por favor
Mamá:- Chau!
Barbie:- ¿Compromiso?
David:- Sí, se comprometieron hace unos días y hasta cuando compran pan dicen que es para festejar el compromiso. No me quiero quedar solo, ¿te quedás a dormir?
Barbie:- Sí

Bajamos a buscar algo de comer al mercado antes que Mecha apague todas las luces

Mecha:- ¿Ese que está estacionando el auto en la puerta no es tu amigo Rafael?
David:- ¿Cómo?
Mecha:- Tu amigo Dari!
David:- Sí, te escuche… me asombra que te acuerdes porque hace mucho que no lo ves
Mecha:- Pero tengo mucha memoria con los nombres

Estábamos por largar la carcajada cuando Rafael entró. Bárbara se acercó y le dio un beso

Rafael:- ¿Te vas?
Barbie:- Sí, tengo que recuperar a mi exmarido y voy en busca de ello. Deseame suerte…
Rafael:- Suerte

Caminó hacia mí

Rafael:- ¿Subimos?
David:- Hola
Rafael:- ¿Subimos?
David:- Sí

Se escucha que Mecha tose

Mecha:- Voy a cerrar ya Darío, nos vemos mañana. Hola ¿Rafael no?
Rafael:- Hola, disculpe señora, entré distraído

Subimos y mitad de la escalera me agarra del brazo

Rafael:- Pará! Hablemos acá antes de entrar y que nos vea tu mamá
David:- Estoy solo
Rafael:- ¿Por qué me dijiste que me amabas?
David:- Porque te amo, pensé que esto estaba establecido
Rafael:- Y estabas a punto de irte a Francia y dejarme
David:- Eso también estaba establecido
Rafael:- Yo a la gente que amo no la abandono
David:- Yo a la gente que amo la beso

Me besó y con el mismo beso me llevo hasta mi habitación

 

Si querés ver el capítulo 69, aquí

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.