Cómo es un día de filmación

Ayer el despertador sonó a las 6am, mañana también y hoy está sonando. Tenemos un día para filmar toda la secuencia final de la película en un pueblo cercano a Villa Mercedes, La Toma, que es el pueblo que le da el título al film ya que es la capital del Marmol Ónix.

Ya llegaron todos los actores, usamos el hotel donde paran como bunker aprovechando que la directora de arte conoce a los dueños, nos ceden un dormitorio para maquillaje y vestuario, así arrancamos siempre el día. Luego nos subimos a una combi que nos va a llevar a la locación, hoy tenemos una hora de viaje para llegar al pueblo que más canteras y talleres de mármol Ónix tiene en la provincia.  

claqueta  

Cada vez que llegamos a una nueva locación todo el equipo busca la mejor foto para instagram, hay una especie de competencia no dicha, están todos retratando de una forma espectacular la provincia de San Luis en sus cuentas.

Un viejo castillo es la locación principal del día, allí los protagonistas de la historia tienen 4 escenas. Trabajo bastante con improvisación y les permito a los actores modificar los diálogos para que queden a su gusto, los conozco a ellos y se lo inteligentes que son por lo que me gustan mucho sus aportes. Una de las situaciones por la que más tomas tenemos que hacer de cada escena es el sonido, el castillo está al lado de la ruta, los autos pasan lento o son muy ruidosos y no podemos tomarlo correctamente, hasta que aparece el silencio.

  filmacion

 

Subimos de nuevo todos los equipos a la combi, hay que ir a otra locación. Ahora los chicos tienen que pintar una pared con aerosoles, la Municipalidad de La Toma nos autoriza a que pintemos una pared de un club, hay chicos jugando al fútbol, todos se acercan a ver la filmación y cuando la escena esta terminada les regalamos los aerosoles, prometen no usarlos en la pared, pero a los cinco minutos las paredes del club tienen sus nombres.  

grafiti

 

Volvemos a Villa Mercedes, cocino para el equipo, lo estoy haciendo casi todas las noche y es bastante terapéutico, por unos minutos la preocupación no son ni planos, ni líneas de diálogos, sino que el arroz no quede pegoteado y que las albóndigas queden sabrosas. No hay nada mejor que el modo rodaje.  

Si querés leer, la primera parte:   Antes de decir acción!

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.