El Amor en Tiempos Platónicos - (Cap.66) - Al Closet

El índice de todos los capítulos desde acá.

 

eaetp66

 

Antonella:- Anda muy bien, Mariano…

David:- ¿Quién es Mariano?

Antonella:- ¿Cómo quién es Mariano? El animador de las fiestas infantiles

 

Yo estaba mirando mi computadora embobado en mi salón de eventos y Antonella vino de la nada a charlar

Antonella:- David!

David:- ¿Qué?

Antonella:- Mirame

 

La miré

 

David:- ¿Qué?

Antonella:- ¿Vos te acordás por qué dejaste a Diego?

David:- ¿Diego? ¿Diego? ¿De qué antigüedad me estás hablando?

Antonella:- Dejaste a Diego por tener un salón de fiestas infantiles soñado. Lo tenés! Ni conocés al pibe que trabaja ahí todos los días

David:- Estoy ocupado Antonella, decime a que viniste…

Antonella:- Tengo el presentimiento que Ariel es gay

David:- Esa no me la veía venir

Antonella:- ¿Vos qué pensás?

David:- Lo conocimos mientras organizaba su casamiento con una mujer, con la que se peleó y se fue con otra mujer… estimo que es heterosexual

Antonella:- Y tengo el presentimiento que Mariano también es gay… eso me da miedo. Ariel es muy atento, me quiere mucho… va mucho a mi trabajo

David:- No estás acostumbrada a que un hombre te trate como la gente

Antonella:- ¿Podés venir un día a hacerte el que controlas el negocio y mirás como actúa uno con el otro?

David:- Ok

 

Estaba yendo para casa y novedades de otro Ariel estaban llegando. El niño, que me invitó a una cita pero se convirtió en amigo, estaba desesperando. Un mensaje de texto me llega: “¿Podemos vernos? necesito ayuda”. Inflé los cachetes y exhalé, “sí” fue mi respuesta y él me llamó

 

David:- ¿Qué pasa? ¿Por qué lloras?

Ariel:- Necesito un consejo… mi vieja se enteró que soy gay y tengo miedo que se lo diga a mi papá

David:- ¿Dónde estás?

 

Me dijo la dirección y casualmente estaba cerca del salón de eventos infantiles

 

David:- En la esquina del salón que tenés a una cuadra derecho para el lado de la plaza hay un café, sentate ahí y voy

Ariel:- No tengo plata

David:- Llego en 20 minutos y pago yo

 

No pude evitar acordarme de mi mismo cuando corté con Gonzalo. Vivía llorando sin plata por la calle. Llegué en los 20 minutos prometidos

 

David:- No puedo creer que lo hayas encontrado después de la referencia tan rara que te di

Ariel:- Sabe que soy gay mamá

David:- Pensaba que sabía, pero no importa. ¿Cómo se enteró?

Ariel:- Encontró una revista que tengo guardada

David:- Muy adolescente lo tuyo. Y muy vintage… ¿una revista?

Ariel:- ¿Es importante eso ahora?

David:- Ari… ¿qué querés qué te diga? ¿Que es inevitable? Mirá yo me fui… bah me fueron de mi casa por esto, no me morí. Sí, es una vida complicada y solitaria, lo que me dejó de opción convertirme en una persona fuerte… sufrí varios desamores, lo que me convirtió en una persona fría. Nada me mato todavía… y en lo que te puedo decir de mi experiencia, prefiero ser echado, no querido y hasta mal visto… a cambiar quién yo soy por que a otro no le guste

 

Él solo lloraba más

 

David:- Sos una persona copada y no estás haciendo nada malo

Ariel:- ¿Y si me echa?

David:- No creo que te haga eso… espero

Ariel:- ¿Y si me echa?

David:- Te vas! Hacés tu vida, no se que querés que te diga

Ariel:- Yo no soy fuerte como vos y no tengo a donde ir

David:- Mira, yo no creo que tus viejos hagan nada. ¿Querés quedarte tranquilo? Te quedás con mi departamento cuando yo me vaya a Francia y te doy trabajo en los salones de eventos. Andá a hablar con tu familia y si pasa lo que vos tenés miedo, vas a tener respaldo

 

Empezó a respirar mas tranquilo y dejar de llorar de a poco

 

Ariel:- Gracias, ¿qué tengo que hacer?

David:- Primero hablá con tu familia

Ariel:- ¿No puedo estar un rato con vos? Me mostrás los salones, así me tranquilizo y después voy

David:- Dale, casualmente el salón que te señale por teléfono es uno

 

Fuimos hasta ahí y estaba Antonella con su Ariel y Mariano. Ella se acercó mientras los dos varones hablaban y susurró

 

Antonella:- Fijate ahora si son gays

David:- No se Antonella! No tengo radar yo

 

Ariel los estaba observando con el seño fruncido

 

Ariel:- El de jean es heterosexual, el de pantalón deportivo es gay

 

Anto y yo lo miramos sorprendidos

 

Antonella:- Ves! Mariano es gay! ¿Por qué mi novio estaría todos los días tan interesado en hablar tanto con un gay?

David:- Mostrale el salón a él y contale tu trabajo que me vibra el celular. Y no jodas más con este tema!

 

Me aparté y atendí

 

David:- Hola Má

Mamá:- Hola hijin! Vení a casita

David:- Estoy con un millón de cosas

Mamá:- Yo millón y medio. Y muchas novedades. Te reportás en casa en 30 minutos

David:- Pero vieja vos estás loca que voy a salir corriendo con la edad que tengo cuando me llamás sin explicarme por qué …. Maaa! Vieja!!! Mami!!... me cortó

 

Tuve que salir corriendo cuando ella me llamó sin explicarme por qué

 

Ariel:- Me voy David, esta chica está más nerviosa que yo, te cuento cuando sepa algo

David:- Dale, anda a tu casa y me llamás

 

La fui a saludar a Anto que no paraba de mirar como el otro Ariel hablaba con Mariano

 

David:- Me voy a casa

Anto:- Bueno, yo me quedo acá con tu amigo

David:- Se fue mi amigo

Anto:- Ah joya, besito

 

Supe que no me estaba escuchando, igual me fui. Como siempre que entraba a casa por el mercado, Mecha me gritaba delante de todos los clientes: “Darío, hermoso de la tía!”. Llegué a la casa y estaba mamá con la casa toda revuelta como de reacomodar muebles sentada en la mesa tomando mates con Roberto

 

David:- ¿Qué paso acá?

Mamá:- Te contamos cuando lleguen las chicas

David:- ¿Qué chicas vienen?

Rober:- Mi hija y su mujer

David:- Ah

Mamá:- ¿Andrea?

 

Me acordé que estaba de novio

 

David:- ¿Andrea? No, no sé

Mamá:- ¿Cómo "no sé"?

David:- No, me levanté hoy a la mañana y ya había salido

Mamá:- ¿Y no hablaste en todo el día con él?

David:- No, podría mandarle un mensaje

 

Le escribí un mensaje de texto, nada. Le escribí a una página de internet, nada y es bastante buchona porque informa que ya lo leyó… y seguía sin nada. No me preocupé demasiado. Llegaron Marisa y Yanina

 

Mamá:- Bueno, ahora que los tenemos acá reunidos les queríamos contar que nos vamos a vivir juntos. Acá, en mi casa

 

Todos nos quedamos con media sonrisa y mirándonos sin entender

 

Yanina:- Perdón Roberto, pero ¿usted ya no vivía acá?

 

Ahí se miraron entre ellos dos, nos miraron a nosotros y nos hicieron un no con la cabeza

 

David:- Yo también pensaba eso

Marisa:- Y yo papá! ¿Dónde vivís entonces?

Roberto:- En mi casa, pero la voy a poner en alquiler

David:- Bueno, bien… pero no me parece un anuncio increíble igual, perdón que les pinche el globo

 

Dije mientras mamá sacaba de la espalda la mano con una cajita de anillos. A Marisa se le llenaron los ojos de lágrimas

 

David:- En cambio… esa noticia…

 

Nos paramos todos para abrazarlos. Decidimos cenar, las dos chicas acompañaron a Roberto en el taxi a comprar comida; mamá y yo entramos a su habitación a sacar muebles porque iban a pintar

 

Mamá:- ¿No estoy haciendo una locura?

David:- No má, para nada

 

Me llega un mensaje de Ariel: “Esta todo bien, papá ya sabe, esta todo bien. Mañana voy al salón de hoy y te cuento, ¿vas a estar?”

RTA: “Por la mañana, nos vemos”

 

Mamá:- ¿Por qué te reís?

David:- Nada, nada

 

Dije mientras empecé a revisar su ropero

 

Mamá:- ¿Andrea?

David:- No sé, nunca contestó. ¿Mamá?! ¿Tenés toda la ropa de papá todavía en el closet?

Mamá:- Sí, nunca la pude sacar

David:- Yo la saco

Mamá:- No, dejala ahí

David:- No mamá, la voy a sacar

Mamá:- Sacala toda y embolsala sin que yo la vea, regalala toda

 

Salió de la habitación y comencé a sacar todo, con olor a encierro. Entré la ropa cayó un cuaderno de tapa dura, tapa forrada de cuero, de muchas páginas, como un álbum. La primer hoja solo decía “David”. Fui corriendo las páginas, estaba el primer mechón de pelo, estudios médicos, fotos, hojas mías de cuaderno, cartas a papá, notas, unos pedacitos de telas, aparentemente de sábanas, invitaciones de cumpleaños, boletines de la escuela, fotos de mi adolescencia. Toda la secuencia parecía cortarse a la edad de 16 años, excepto por una página, una última página escrita a mano. Después de 9 años de estar distanciados, volví a la vida de mamá y papá cuando a él le dio cáncer, falleció sin que ninguno de los dos saque el tema de nuestra distancia:-

 

“Hijo, no se como hacer para pedirte que me perdones. Después de mucho tiempo separados te conozco de nuevo, me hubiese gustado hoy sentirme responsable por el gran hombre que sos hoy. Pero lo hiciste solo. Estoy muy orgulloso de vos, me gustaría que las palabras me salgan y que me escuches decirlo”

 

Sólo eso decía esa hoja, sólo una hoja en diez años, pero hoy yo era quién era también gracias a los 16 años que sí estaban registrados. Salí llorando con el cuaderno en la mano

 

Mamá:- ¿Qué es eso?

David:- ¿Qué no sabés que es?

 

Pregunté asombrado

 

Mamá:- No, nunca lo vi

 

Lo empezó a revisar e instantáneamente las lágrimas empezaron a caer. Llegó hasta la última página y se detuvo, hizo el mismo recorrido del cuaderno que yo

 

Mamá:- Pensé que había muerto todavía enojado con vos

 

Dejó el cuaderno, entró a la habitación y me ayudó a sacar las cosas de papá. Cenamos sin que nadie se entere lo que pasó y me fui a casa.

Llegué y Andrea estaba dormido, me desperté y ya no estaba más.

Me fui para el salón como le había prometido a Ariel. Estaba Bárbara parada esperándome

 

Barbie:- Me voy a ir a vivir con German!

David:- ¿¿Cómo??

Barbie:- Sí, lo decidí... quiero que mi vida sea como antes de que llegue la chiruza esa. ¿Notaste que Germán nunca rehízo su vida? Debe estar esperando por mí

David:- Y si te dijo que vuelvas con él, sí

Barbie:- No, pero el no sabe todavía que vuelvo a su casa. Por eso estoy acá, me tenés que ayudar a planear algo

David:- Yo tengo un plan! Es algo maquiavélico, requiere cerebro y tender muchas trampas. ¿Estás dispuesta?

Barbie:- Sí! sí! cualquier cosa

David:- Hablá con él y decile lo que sentís

 

Seguí caminando para la cocina del salón y ella se dio vuelta y me siguió

 

Barbie:- No me burles, quiero que esta vez funcione y no se como hacer, vos nos conocés, me tenés que ayudar

David:- ¿Sabés qué no probaron ustedes dos? ser honestos el uno con el otro, sentarse y decirse la verdad en la cara. Siéntense y quiebren las barreras como adultos de una vez. Creo que todos deberíamos compórtanos como nenes grandes de una vez

 

Abrí la puerta de la cocina del salón y estaba Ariel, el niño, sentado en una mesada y Mariano parado al lado dándole un beso. Cerré la puerta sin hacer ruido, agarré del brazo a Barbie y la retiré cerca de la puerta de salida

 

David:- ¿Te acordás de Mariano? ¿Con el que pensaste que te habías acostado, que trabajaba acá?

Barbie:- Sí

David:- Bueno es gay y esta besándose con un pibe, Ariel ahí adentro

 

Empecé a reír sin notar que había entrado Antonella. Pegó un grito ensordecedor, me gritó “hijo de puta”, revoleó un montón de bolsas que tenía en las manos y se dio vuelta. Abrió la puerta de salida y estaba su Ariel, venía con tanto envión que cuando se lo choco cayó al suelo. En ese instante salieron de la cocina Ariel niño y Mariano

 

David:- Anto, te presento a Ariel, es el chico que estuvo ayer acá con vos. Va a trabajar acá mientras yo esté en Francia. Se llama como tu novio

 

Se puso todo colorada, estaba con lágrimas en los ojos, Ariel la levantó del piso y caminaron hacia adentro

 

Anto:. Perdón

David:- Debería echarte

 

La abracé y nos reímos. Me fui con Barbie a tomar un café.

 

Barbie:- Lo voy a hacer, hoy mismo…

 

Me llega un mensaje e inmediatamente se lo muestro a Barbie, era de Germán: “Estoy hace unos meses con una mina, no se lo quería decir a nadie pero quiero que la conozcas antes de que te vayas a Francia”

 

David:- Hacelo igual Barbie, hablá con él… cualquier mina no sos vos para él

Barbie:- No

 

Agarró su campera del respaldar de la silla, la cartera de la mesa y se fue sin decir nada por miedo a quebrar en llanto. Yo me quedé sentado en el café, le empecé a mandar mensajes a Andrea, 15 minutos sentado ahí y nada. Me pedí otro café. Lo empecé a llamar y nada, un llamado tras otro, sin segundo de por medio. Puse en el celular para que no salga mi nombre en el identificador, llamo y atiende una mujer, corto.

Mensaje: “No se si lo entenderás en castellano, pero andate a la mierda pedazo de hijo de puta”

 

Si querés ver el capítulo 67, aquí

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.