¿Por qué pintamos Mandalas?

De pronto todo se acelera. Hay nuevas informaciones que aparecen, otras, que quedaron postergadas vuelven a tener luz. Todos vamos encontrando actividades, lecturas, objetos que nos hacen sentir mejor. Tenemos deseos distintos. Hay algo que sentimos que debe cambiar.

Nuestro entorno se empieza a modificar. Las amistades, las personas a las que le entregamos nuestra confianza son diferentes. Sentimos conexiones distintas. Y esta búsqueda permanente de encontrarle sentido a nuestro paso por aquí, agranda su llama…  

mandala mini

 

Aparecen impulsos irrefrenables de hacer algo que “nos llene”. A veces empieza como la búsqueda de un hobby. Otras, el impulso se orienta a hacer algo por el otro. Muchos retomamos alguna actividad que nos quedo pendiente. Y por ¿qué no? Aún estamos a tiempo de hacerlo todo.

De esta forma, miro a mi alrededor y veo la cantidad de personas que comenzaron a pintar Mandalas. Es en estos momentos cuando me pregunto: ¿sabemos lo que hacemos mientras lo estamos haciendo?

Quizás no sea necesario comprender desde la mente. Pintamos Mandalas y sentimos que nos da placer, que nos relaja, que nos pone en contacto con otra cosa y eso es suficiente

¿Pero si este bienestar, si esta acción creadora genera muchas cosas interesantes…? Creo que puede ser una oportunidad para ir más profundo y buscar más allá.

Según Jung, los Mandalas representan la totalidad de la mente. Lo que está en la luz y lo que está en la sombra.. y no por estar en la sombra es oscuro. Está en la sombra lo que no podemos ver.

Pintar un mandala es también reconectar con todas las partes fragmentadas de uno mismo. Es un acto creador y equilibrante. Es una acción en el mundo de la materia que nos ayuda a hacer introspección, y a vincularnos con algo más significativo de nosotros mismos. A través de pintar un Mandala podemos conectar con nuestro Ser… y a partir de esta conexión hay respuestas que nos nacen.

Mientras pintamos Mandalas también recobramos nuestra intuición y nuevas formas de pensar pueden crearse.

Mandala significa Círculo en sánscrito. Y el Círculo, para todas las culturas humanas ( y las otras también ) es un símbolo sagrado de Totalidad.

Si nos detenemos a observar el diseño de lo que nos rodea, podremos ver en infinitas construcciones sagradas de todas las religiones murales, ventanas, pisos y monumentos que contienen un Mandala o que están hechos a partir de él. Sí. Cada color tiene un significado. Cada geometría también. De hecho El hombre y sus símbolos” de Carl G Jung es un gran libro para leer.

Los Mandalas de Laberinto están relacionados con las búsquedas de nuestro propio centro. Los cuadrados implican estabilidad, los triángulos se asocian con el Inconsciente y con la transformación.

Cada forma se esta vinculada con un elemento. Cada elemento con un don.

Los naranjas referencian a energía, los violetas, transformación. El verde es sanación.

Podemos investigar más y a partir de ahí sorprendernos con la elección de qué mandala elegimos para pintar en qué momento.

Después de todo, las respuestas están siempre ahí… y aquí.

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.