Cuidado! Las palabras que usamos repercuten en nosotros de formas impensadas.

Todo tiene vibración. Todo emite un mensaje y una frecuencia. Es importante empezar a tenerlo bien presente porque cuanto más conozcamos o recordemos, la vida empezará a tomar otro color. Podemos ir modificando hábitos y formas de manera consciente y así alivianar el camino en estás búsquedas permanentes de sentido.  

imposible  

Esta vez  quisiera dedicarle unos párrafos a las palabras. Será sólo abrir una puerta con un poco de información y que cada uno haga su experiencia, si es que ya no la hizo!!

Odio los lunes!  Este subte de mierda que siempre viene lleno. Soy una estúpida! Al final, todo me sale mal…. Tengo miedo de quedarme sin trabajo.  Voy a ser pobre toda la vida!

¿Cuántas frases como estas nos decimos o escuchamos decir al día? ¿Cuántas más podríamos agregar?

Bien. Cada palabra tiene una vibración. Lo que emitimos nos afecta y se manifiesta de forma material en el mundo que percibimos y en el mundo que aún no vemos pero que sabemos de su existencia.

Hace poco, leía un artículo que decía “La palabra cáncer nos enferma”. En esta nota contaban que hay muchos médicos en el mundo, que comenzaron una campaña para que la palabra CÁNCER  se deje de usar, ya que remite a sufrimiento y muerte. Consideran que es fundamental, resignificar a la enfermedad, llamándola de otra forma, porque su nombre afecta increíblemente en la recuperación de quienes lo padecen.

ODIO. MIEDO. CÁNCER. INÚTIL. DEPRESIÓN. Estas palabras vibran muy mal. Nos deforman y nos enferman. Profundizan nuestros estados negativos.

AMOR. COMPASIÓN. SOLIDARIDAD. AGRADECIMIENTO vibran de forma muy hermosa y tienen el mismo poder de modificarnos para bien.

¿Suena a autoayuda barata? Pues no lo es. ¿Si cambiamos la forma de hablar, las cosas que atraemos y la forma en la que nos vemos se va a modificar? Quizás si.

Masaru Emoto es un japonés que logró comprobarlo a través de años de experimentación con el agua. ¿Cómo lo hizo?  El descubrió que las moléculas de agua cambiaban la forma de acuerdo a los mensajes, a las imágenes, a la música y decenas de otros estímulos a los que estuvieran expuestos.

Por ejemplo, cuando el agua se exponía a palabras como “Gracias”  las moléculas se convertían en maravillosos formas. El agua expuesta a frases como “Qué inútil soy” se deformaba y cambiaba su color. Y si los pensamientos y todas sus manifestaciones afectan así al agua, y nosotros estamos compuestos al menos en un 60% de agua… ¿cómo nos modifican las vibraciones de lo que emitimos y recibimos? ¿No sucede que una persona nos dice algo bello y ya nos sentimos mejor? ¿No es algo normal que cuando estamos contentos, nos vemos más lindos y sentimos que más cosas son posibles? También nos pasa todo lo contrario.

No puedo abarcar toda la obra de Masaru Emoto en estos párrafos pero recomiendo con mucho énfasis  “La ciencia de lo Invisible” y  “Los mensajes (ocultos) del Agua”.  

masaru emoto  

Es fácil, es interesante de múltiples formas y tiene mucho camino recorrido del cuál aprender.

Pero más allá de quién lo diga y cuántos estudios y comprobaciones científicas se hagan, lo que todos deberíamos hacer con cada información que nos resuena, es experimentarla y comprobarlo por nosotros mismos. ¿Hay verdad en esto?  Yo abro mi corazón y mi mente y lo experimento. Saco mis propias conclusiones. Y como sé que así es, lo comparto.

Ojalá a muchos de nosotros nos suceda igual y que empecemos a escucharnos. Que recordemos que lo que estamos emitiendo, crea algo. En estos actos y tomas de conciencia, uno comienza a modificarse.  

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.