El Peligroso Efecto Día de la Madre

Ayer fui a un centro médico a hacerme unos estudios. El lugar estaba lleno de embarazadas haciéndose ecografías y mamás con bebés recién nacidos… que me resultaron encantadores. Esos pequeños extraterrestres con ojos de viejito me dieron ternura, me dieron ganas de tenerlos a upa, me descubría sonriéndoles… ¡¿ NOOO, CARLA,EH?!  ¡PELIGROSÍSIMO! ¡Basta, chiquita, que ya cerraste la fábrica! Me "la cocí" y juré que nunca más… Aunque no sé qué es peor, si esa ternura en mí o las ganas de tener otro bebé a upa… en todo caso, estoy segura que "ESO" es parte del PELIGROSO EFECTO DÍA DE LA MADRE.  

 

bruno y carla

Quizás sea porque salió mi libro y todas las embarazadas y madres que me cruzo se me acercan a hablar del tema, porque me hicieron tantas notas y entrevistas estas últimas semanas donde hablé de mis hijos y me sacaron tantas fotos con ellos poniendo cara de “mami buenita”… ¡¿Qué se yo?! de repente siento una sensación rara y les juro que estoy segura que no es un deseo genuino de maternidad irrevocable de esos que te llevan a hipnotizar, emborrachar o “hacerle un trabajo” a tu marido, que te juró que no te hacía un pibe más ni en pedo. Ahora no, ya tengo mis dos varones y no quiero la nenita ni en dope. Esto es otra cosa.  

Es rarísimo, ayer en ese centro médico me sentía como Eddy Murphy en la película "Dr. Dolittle", en la que encarna a un veterinario que entiende todo lo que dicen los animales. Yo misma no me reconocía. Cuando los bebitos que estaban en brazos de sus madres lloraban, como que me venía una voz desde adentro que me decía lo que le pasaba a cada uno, una certeza que creo que no tuve ni con los míos propios: “Ese tiene hambre”; ó “Le duele la pancita” ; ó “¡Qué noni tiene esa nena!”... ¡PORE DIOS! Le llegué a dar consejos a un par de primerizas y le pedí a otra que me preste a su criatura para enseñarle un par de maniobras para sacarle los peditos al cuchurrumín. ¡MADRE DEL CIELO!, ¡¿EN QUÉ ME HE CONVERTIDO?!  

Será quizás que cuando los hijos crecen una añora el tiempo cuando eran chiquitos (sí ese que no veías la hora que se termine porque era agotador y parecía eterno). Encima, en las últimas semanas pasaron un par de cosas fuertes en casa. Una fue que, por fin y de una vez por todas, saqué de casa la cama-cuna funcional que formó parte de mi casa (la que usaron Benjamín y Bruno) más de nueve años! ¡Ay, cuando vi que se la llevaban en un flete!...¡Dios mio, ¿en qué habré estado pensando cuando lo decidí?! Y lo decidí solita encima, sin siquiera llegar a usarla para Bruno como cama. La fleté, le compré una nueva, acolchado nuevo, todo nuevo… Pero, ¡¿Y lo viejo qué?! La cuestión es que me agarró una angustia de locos.  

 

benja ya es grande

Encima, Benja, el mayor, ayer me pedía que le regale una tablet o un iPad, a lo que le respondí que espere un poquito, que ya faltaba poco para Navidad…

MAMI: Ya llega Navidad y te la regalamos con papi…PAPÁ NOEL.

BENJA (con cara de “¡¿Qué?!, ¿Estás loca?”): No existe Papá Noel, mamá. Son los padres.

MAMI: (haciendo gestos de “cállate que no te escuche Bruno”): Bueno, se lo pedimos a los Reyes Magos.

BENJA: (poniendo cara de “qué hambre”): ¡Sí, claro, qué ganas tengo de ver a Baltazar! ¡No existen mamá!… y cuando se me caen los dientes me deja la plata papá, yo lo vi una vez.

…con respecto a esto último quiero decir que es mentira…¡la que le deja la plata es mamá! No importa, a lo que voy es que están grandes, y yo ya me amigué con los años de crianza, ya no los recuerdo como algo tan grave… y sí, lo confieso, extraño el tiempo en que eran bebés y podía estar echada con ellos. Quizás no supe disfrutar de esa calma lo suficiente.  

 

bruno ya es grande

En fin, quizás este reblandecimiento se deba a la cercanía del horrendo día de la madre, que será una pedorrada pero es lo que hay. Asi que propongo que aprovechemos este día choto para honrar cada segundo de la crianza de nuestros hijos (por más bestias que sean) y agradecer la posibilidad de tenerlos, de acompañarlos y de disfrutar cada una de sus sonrisas y sus conquistas.

PD: Como mamá y como mujer aprovecho y saludo a todas las mujeres que están buscando quedar embarazadas, a aquellas que lo intentan desde hace mucho, o se realizaron miles de tratamientos, y aún no lo logran, a las que perdieron su embarazo pero van por más, y a mis congéneres que elijen no tener hijos y que Día de la Madre se alegran de no tener que recibir a toda la familia en su casa. A todas ustedes, SALÚ.

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.