Congelar un sueño - La Maternidad Diferida

Muchas veces escribí sobre el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, eso que nos vuelve sujetas de derecho y nos habilita a elegir. Pues hoy no pienso ser menos, vuelvo al ruedo y voy al toro con una nueva tendencia que ya llegó para quedarse: LA MATERNIDAD DIFERIDA. Así como están quienes no quieren dar la teta, las que elijen no ser madres o prefieren una cesárea, están también las mujeres que elijen, con pleno derecho, congelar sus óvulos. Después de todo (y primero que nada) ¡son suyos! ¡¿Qué tanto?!  

carli

Ya sea por enfermedad, porque se sienten amenazadas por el reloj biológico, porque aún no "encuentran padre" para su hijo, pareja estable, quieren consolidarse profesionalmente ANTES y no perderse nada DESPUÉS, o simplemente por las dudas, el congelamiento de óvulos es el nuevo BOOM entre las mujeres de más de 30.

Después del Congelamiento de Walt Disney, cualquier sueño entre la medicina y la ciencia ficción quedó corto. La esperanza de despertar y ser curado, de dormir y borrar la memoria de lo traumático y la posibilidad concreta de clonar seres vivos ya no parecen opciones ridículas ni son imposible. Ya casi nada pareciera serlo, lo único que ha dejado de ser IMPOSIBLE es la mismísma palabra IMPOSIBLE.  

Lo primero que hay que aclarar es que la vitrificación de óvulos no necesariamente está emparentada con la fertilización asistida y de lo que hablo, específicamente, es de cuando NO lo está. De cuando el proyecto es posponer para proyectar. Lo que hace esta técnica es "guardar" óvulos para cuando llegue el momento deseado.

  congelar  

Para despejar posibles confusiones hablé con Jimena Petrella, coordinadora del Maternity Bank, el primer y único banco de óvulos para maternidad diferida que ya lleva hechas más de 500 vitrificaciones en nuestro país. "El 90% de las mujeres que consultan son mayores de 35 años  y si bien hasta hace un tiempo las consultas eran de mujeres de clase media, casi todas cercanas a los 40, desde que trascendieron los casos de actrices famosas de Hollywood la edad ha bajado notablemente", decía Jimena.  

Lógicamente las estadísticas formales no existen porque la mayoría oculta tanto que ha consultado, que lo desea o que lo ha hecho porque. Resulta que, como en cualquier otra situación en que la mujer ejerce su derecho a elegir lo que quiere, si esto se sale de la convención establecida históricamente por el patriarcado como "lo correcto", solemos ser "juzgadas" por los demás: Mujeres y hombres.  

Sin embargo, somos tan caretas que cuando Jeniffer Aniston, Sarah Jessica Parker o Janet Jackson cuentan su historia o salen en fotos en la revista Hola! mostrando a sus hijos, fruto de óvulos congelados o alquiler de vientres, el comentario que suena suele ser : “¡Qué divino!”; ó “¡Qué genia!”. ¿Qué onda? ¿El "STATUS HOLLYWOOD" concede más derechos? ¡No seamos pacatas ni pisemos el palito! Que después, en ese mismo Hollywood, tienen curso casos aberrantes como el de la actriz Eva Longoria, de la serie Desperate Housewives, quien por “contrato” se vio obligada a postergar su sueño de tener un hijo.  ¿Qué pasa: si lo deciden los otros es terrible, y si lo decidimos nosotras es peor? Les juro que no entiendo…  

jeniffer janet sarah  

La planificación de la maternidad hoy ya es un hecho, congelemos o no óvulos. Las mujeres actuales podemos decidir cuándo, cómo y con quién queremos tener un hijo.

La misma Jimena Petrella de Maternity Bank decidió congelar sus óvulos a los 33 años. Y hoy, a los 37 sigue esperando que aparezca el hombre de su vida, pero sin que el TIC-TAC del reloj biológico le repique en la cabeza como una bomba por detonar. Ella me explicaba que "la fecundidad pasa de un 40% por ciclo en los 20 años, al 35% en los treinta y decae a menos de 20% después de los cuarenta". Y, le guste a quien le guste, las mujeres que queremos disfrutar plenamente de la vida, de tooooda la vida, sin apuro y sin postergarnos. En mi opinión, esta es una manera de "congelar" un sueño en el mejor de los sentidos, porque congelarlos significa concretarlos y no olvidarlos.  

Estoy segura que eso lejos de erigirnos en monstruos nos convertirá en mejores madres o en madres más felices…Y además, ya lo dijo Einstein: "El tiempo es relativo"… y la maternidad es absoluta (eso lo digo yo).

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.