El Gran Salto: El día que me Animé

Queridas mías, llegó el momento, llegó el día … y llegó el libro: MI LIBRO. Después de escribirles por más de 3 años y QUEDARME SIEMPRE CON GANAS DE DECIRLES MÁS sobre cada uno de los temas que tratamos, por fin me animé.

Después de parir dos hijos, parí este libro. Acaba de salir del horno y, justo mientras empieza el reparto por las librerías, comparto con ustedes, mi fieles confidentes, este pequeño adelanto.  

carla y benja

Cuando nació mi primer hijo, Benjamín, casi nueve años atrás, me prometí escribir este libro. Pero la verdad es que en ese momento todavía estaba demasiado en `´shock` como para hacerlo. Un shock de corte netamente hormonal y emocional sobre el que nadie me había advertido antes… o quizás nunca antes había reparado en consejos acerca de la maternidad. Así es que, si bien por un lado estaba feliz por mi hijo (al menos eso creo, porque estaba en un estado confusional rarísimo), por otro lado estaba ofendidísima conmigo y con el mundo. Pero muy enojada estaba, tanto que jamás nadie habría querido publicarme ´ese` libro. Todavía me faltaba…

…Durante mi primer embarazo (el segundo no fue igual) me sentí un bicho raro, que no encajaba en los parámetros de ´mami feliz que disfruta de todo`. A mí el embarazo no me había resultado ni tan placentero ni tan natural y tenía la sensación de que me habían mentido toda la vida. No estaba preparada para la maternidad, pero no era que no estaba lista internamente, sino que me da la sensación de que nadie, ni social ni institucionalmente, se preocupa ni ocupa de que lleguemos listas y preparadas. Es algo que no está en ninguna agenda, ni política ni sanitaria. Y sucede que muchas mujeres en nuestra cultura estamos demasiado solas, demasiado desconectadas (entre nosotras y con nosotras mismas) y carentes de contención en lo que a la maternidad respecta. A lo mejor me equivoco, pero ¿hay algo más importante para lo cual prepararse que para parir y ser madre? Yo supongo que debiera ser mucho más natural, pero ´natural` no es  ´fácil` …”  

carla  

… Aquel libro que no escribí, hoy mientras crío, además, a mi segundo hijo (Bruno de tres años) se me aparece nuevamente con mayor claridad. Hoy, aquel ´shock` me da más gracia que susto y puedo desglosarlo en: agotamiento, hartazgo, ternura, experiencia, mandatos, pañales sucios, mamaderas y amor. Ahora que ya voy sabiendo un poco más de qué se trata puedo reírme y me parece primordial compartirlo con otras mujeres. Y el ´kid` de la cuestión es que AHORA SÉ. Y lo que yo quisiera es que con este libro ustedes también SEPAN MÁS de que se trata ser madre, en qué consiste, mostrarles otras realidades paralelas (relacionadas pero ajenas) que van más allá de lo meramente maternal. Porque para elegir mejor cómo, dónde y con quién queremos dar a luz, hay velos que debemos correr...

… Por eso me resulta vital hablar de los ´negocios de la maternidad`. Existe todo un mercado en torno a estas instancias que parecen tan angelicales, pero que también esconden temas turbios, grandes intereses y donde se mueven millones de pesos diariamente. Mientras nosotras, presas de la ignorancia, quedamos atrapadas en sus vericuetos pagando un precio altísimo tanto con dinero como con nuestro propio cuerpo

…hoy aparece en mí una necesidad de juntarme con otras mujeres, amucharnos y contarnos, compartir lo que nos pasa. Así podemos aflojar un poco, perdonarnos y reírnos. ¡Nada más sanador!...

Toda mi vida fui muy autoexigente al punto de abandonar actividades que me fascinaban, solo porque no iba a poder convertirme en ´la mejor`. Y no tenía nada que ver con la competición o con medirme con otras. He dejado de bailar después de haber hecho años de danzas clásicas y flamenco, he abandonado deportes como la natación después de haber competido para distintos clubes, porque no era perfecta o porque no alcanzaba el nivel que yo consideraba óptimo. De hecho, la primera maternidad y el embarazo no los abandoné porque para cuando me sentí una mala madre ya tenía a mi hijito en brazos”  

bruno y benja   Imagen Vía Perfil

…A esta altura de mi vida con algunos años y experiencias transcurridas, he vuelto a nadar, he vuelto a bailar y he reincidido en la maternidad. Me di permiso, ya no me importa la perfección porque entendí que elijo la felicidad. Yo quería todo el tiempo ser ´la mejor madre`. Ahora me parece más importante ser ´Más Madre`

…Y las experiencias maternales tienen mucho de esto: de exigirnos, de auto-juzgarnos y de sentir culpa. Yo creo que todo lo que hagamos con amor para y por un hijo no puede estar tan mal como para avergonzarnos. Si no los bañamos tooooodos los días, si la cena no está lista a la misma hora cada noche, si solo le diste la teta tres meses o si te fumaste las miradas atónitas de los otros porque no te animaste a sacársela hasta los dos años y medio… sólo tenés que fijarte si tu hijo es feliz para saber cómo estás haciendo las cosas

…Rescato la importancia, de prepararnos para este viaje iniciático que es la maternidad, la importancia de encontrarnos y ser sinceras en nuestros relatos, transmitirnos con claridad unas a otras nuestra experiencia y saber todo lo que podamos acerca de cómo funcionan realmente las cosas entorno a la ´fábrica de hacer hijos`, antes de embarcarnos. Después, el resto es todo ganancia. Soltar, flotar y entregarse al amor. Esta es para mí la fórmula de la felicidad…

…Y ustedes, no sean sonsas. Anímense a más, a más cosas, a escribir más, a compartir más, a juntarse más y a reírse. Escriban, canten, bailen, pinten o lo que sea. Vivan, sobre todo vivan, sean plenas… y pidan o regálense mi libro para el Día de la Madre, ¡OBVIO!

  masmadre

PD: Yo sola, sin ustedes ahí, jamás me habría animado la delirante odisea de convertir mi experiencia en un libro. Las mujeres, cuando nos juntamos, somos más fuertes, más sabias y más valientes. Somos más.

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.