Yo tengo una hermana sudafricana. ¿Conocés el Intercambio Estudiantil Internacional?

¿Cuántos idiomas se hablan en Sudáfrica? Una búsqueda rápida por internet deja ver que son 11 los idiomas oficiales. Pensar que en Argentina sólo tenemos uno. ¡11! Un montón. El inglés, todos lo conocemos. El afrikáans, una versión criolla del holandés. Y después, 9 idiomas africanos... Zulu, Xhosa, Venda... La verdad, todos suenan tan extraños y desconocidos que terminan sonando igual.  

la Maki en Los Vilos  

Un día desde YFU nos llaman a casa. Nos cuentan que hay una chica sudafricana que todavía no le encuentran familia. Y que habían pensado en nosotros. Yo ya había sido estudiante de intercambio, en China, un año antes. Así que ya sabíamos todos más o menos cómo funcionaba el sistema.

Dimakatso, era su nombre. No fue una larga discusión en mi hogar y ya dijimos que sí. Nos encataba su perfil; le gustaba la danza, venía de una tribu del norte de Sudáfrica, su abuela vivía en el campo y tenía muchos árboles frutales. Nuestra casa también tenía muchos árboles frutales, así que en el primer mail que nos intercambiamos una vez que obtuvimos su información, le decíamos que quizás con tantos árboles frutales se sentiría en casa.

Ella llegaba en febrero, justo en un momento que nosotros no estábamos en casa. Estábamos en Mar del Plata, visitando a nuestros abuelos, porque mi abuelo estaba muy enfermo. Dimakatso entonces se quedó en la casa de otra familia temporalmente hasta que nosotros volvimos a casa, y ella vino.  

primer día de maki en casa  

Llegó con sus trenzas largas, y muchos regalos típicos de su tribu. A mi papá le regaló un rinoceronte hecho de piedra, a mi mamá unos aros hechos con la bijouterie típica de Limpopo, su provincia de origen. A mi una lagartija hecha con las mismas mostacillas de colores.

En mi familia somos 4 hermanos, todos varones. Así que era algo bastante nuevo tener una hermana en casa, además una adolescente!

Maki, era su sobrenombre. Iba al mismo curso que yo en la escuela. De a poco nos conocíamos más. Me acuerdo que uno de los primeros temas era conseguir unas cremas que ella necesitaba para alisarse el pelo. Ella era negra negra, así que su pelo era como virulana. Entonces necesitaba unas cremas desde Sudáfrica para alisárselo, porque los métodos que se usan de alisado acá no le servían. Y fue todo un tema! Así nos enteramos que las trenzas que tenía no eran de verdad, si no de plástico. Algo muy normal en Sudáfrica! Porque con como tenía el pelo, para que le llegara a crecer a la cintura tendría que esperar más de 15 años!  

compañeros de curso haciéndole trenzas a maki

Y así pasaron los días, con la Maki, nuestra nueva hermana. Iba a clases de danza, se hizo amiga de otros chicos de intercambio que había en mi escuela, Damian, alemán, Ben, austriaco-polaco, y Wenjing, china, que se quedaba en la casa de una familia amiga que eran colombianos y de quien yo era su persona de apoyo. Veía la tele en el living, en un sillón donde siempre se acostaba con una mantita y que hasta el día de hoy le decimos “el sillón de la Maki”.  

comiendo en familia

Me acuerdo que una vez nos contó que le costaba mucho comer en casa. Porque ella estaba acostumbrada a siempre comer carne, y nosotros comíamos muchos vegetales; mi mamá siempre hacía tartas; de zapallo, choclo, cebolla...

A pesar de ser argentinos la carne no abundaba en nuestra dieta. Pollo comíamos un poco más. Y ella se comía los huesos! Nos contaba que de hecho, tenía un sobrino que cada vez que comían pollo, se comía sólo los huesos y dejaba la carne, y su mamá le tenía que insistir para que comiera la carne también!

Así que un día Maki cocinó para nosotros. Comida típica sudafricana, y de su tribu, los Sotho. Aunque no el plato más tradicional, que son saltamontes. Hizo Pap, una masa de polenta que usan como pan, con una guarnición de hojas de zapallo, algo de repollo... y todo se comía con la mano! Y así que todos comimos con las manos ese día la comida de la Maki, que había quedado muy rica!

el plato de maki

Maki pasó rápidamente de ser una chica nueva en casa a ser una hermana más. De a poco fui conociendo más sobre su cultura. Ella era hija de una madre soltera, su madre era Sotho, y su padre Ndebele, pero vivía en Pretoria, una ciudad en su mayoría Tswana, y entendía un poco de Xhosa, porque tenía muchos amigos Xhosa, y de Zulu, que es algo así como el segundo idioma “de facto”. Además de eso, bailababa música típica Shangani, además de su propia Sotho. De a poco fui sabiendo diferenciar estas tribus de Sudáfrica. Los Xhosa, como Mandela, o Miriam Makeba, la cantante de las famosas canciones “Malaika” o “Pata Pata”, los que hacen el sonido de “click” al hablar, que son de piel más clara que el resto de las tribus y de cuerpo y facciones más finas.

Los zulu, el más grande de los grupos étnicos de Sudáfrica, conocidos como fuertes guerreros y el grupo más dominante en la cultura popular sudafricana. Los sotho del norte, a los que pertenecía Maki, que era diferentes a los sotho del sur, que son los que viven en Lesotho. Los tsonga/shangani, que son los que viven en su mayoría en Mozambique, y tienen esos bailes y música tan rápidos y alegres...

(esta es una versión “disco tsonga”, pero la canción se llama Limpopo, de donde venía Maki). Y así, de todos, aprendí un poco a diferenciarlos, o a identificarlos con algo, a partir de lo que Maki nos contaba.

Maki después conoció a mi abuelo, a toda mi familia. Fue al casamiento de mis primos. Tuvo su graduación conmigo. Hicimos juntos nuestro viaje de egresados. Todos esos momentos importantes de mi vida, de los que claramente hay miles de fotos que quedaran para siempre, en todos está esa chica que contrasta de todo el resto con su piel negra y su sonrisa grande. Al pasar los años, el estado de mi abuelo fue empeorando, y cada vez estaba más senil. Pero a pesar de que a veces se olvidaba quién era quién exactamente, siempre se acordaba de Maki,de la negrita”, y preguntaba cómo le iba.

maki y nuestro abuelo  

Hace unos días, le quería pasar música africana a unos amigos. Así encontré un montón de música que tenía guardada en un DVD, de música que había bajado junto a Maki para conocer su(s) cultura(s). Música venda, shangani, xhosa, sotho... Música Kwaito, el equivalente sudafricano a la cumbia, que ahora no puedo parar de escuchar:

A pesar de que ya pasaron unos años, la experiencia de tener a Maki en casa sigue presente en mi vida!

Tener un estudiante de intercambio en casa, es tener un nuevo miembro en la familia. Es reírse, pelearse, conocerse. Es conocer otro país sin salir de tu casa. Ahora cada vez que me entero de algún conocido que va a Sudáfrica, siempre me sale una voz aconsejadora que le enseña sobre a dónde va. ¡Pero nunca he estado en Sudáfrica! Es entonces que explico, “es que tengo una hermana sudafricana”. Los dejo que piensen después cómo puede ser posible. ¿Hermana adoptiva, a lo Brad Pitt y Angelina Jolie? ¿Un matrimonio anterior o posterior de alguno de mis padres? No me importa cómo es que sea... Maki es una hermana que tengo en Sudáfrica, que hace mucho que no veo, pero que siempre la tenemos presente.

Isla Negra

Los invito a que se animen a tener un chico de intercambio en casa. Todavía falta mucho para que arme mi hogar propio y familia, pero el día que lo haga, desde el plano arquitectónico estará planeado el cuarto donde se van a quedar los chicos de intercambio. Pero no importa si la casa no es grande. No importa si se tiene o no hijos, no importa si uno piensa que vive en un lugar “poco interesante”, no importa si se es madre o padre soltero, si uno es una pareja del mismo sexo o distinto, no importa si se es argentino, extranjero o mezcla, no importa si no se habla inglés u otro idioma. El único requisito es ser capaces de dar cariño, de abrir el corazón a un desconocido, otorgarse y otorgarle la oportunidad de cambiarse la vida mutuamente. Se aprende mucho sobre uno mismo, sobre el otro, sobre su propia cultura al verla en contraste con otra, y sobre una cultura lejana que de repente la tiene adentro de su casa.

con maki  entre los hermanos

Para más información, pueden visitar el Facebook  de YFU Argentina, el sitio web, o escribir un mail a [email protected]. Ahora en Agosto llega una nueva camada de chicos de intercambio, y les estamos buscando familias. ¡Anímense J! Es una experiencia única e irremplazable.

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.