Subrogación de Vientre para poder ser padre

Cuando empecé a buscar a mis hijos (sí a buscarlos, porque siento que papá ya soy hace mucho), me dijeron que tenía que tener mucha fuerza, a uno se le va la vida y para el resto es un negocio, o sos el número de un trámite administrativo.

  subrogación

Otras cosas que me decían, era sobre tener mucha paciencia y una buena red; que era más largo que un embarazo de elefante (el ciclo de la hembra dura entre 3 y 4 meses por lo que puede quedar embarazada 3 o 4 veces por año y si se embaraza, espera para el nacimiento otros 22 meses). Y empecé...

 

Un hombre solo, o una pareja de hombres, para ser padres básicamente tienen tres formas de lograrlo: la adopción, la coparentalidad con alguna mujer o recurrir a un vientre subrogado.

Hoy les voy a contar lo duro que es esta última, la subrogación de vientre o vientre de alquiler como se lo conoce y no comparto.

Busqué personas que lo hayan echo antes, para saber dónde y cómo lo iba a hacer.  Así me contacte con gente que lo hizo en Estados Unidos, Rusia, Ucrania, India...

Algunos en persona, otros por vía telefónica o mail y hay casos que vi en blogs o entrevistas de TV y diarios.

Es un proceso que por ahora esta permitido en pocos países y en algunos solo esta permitido que lo hagan matrimonios heterosexuales con una determinada cantidad de años de casados como mínimo.

En resumen el proceso consta de una mujer que generosamente presta su vientre (puede ser mediante un pago o no), la donante del óvulo (que puede ser la misma mujer pero por cuestiones legales no se recomienda), el médico, que realiza todo el proceso de fertilidad asistida, abogados con los que se firman todos los acuerdos legales y finalmente el donante de esperma (generalmente es uno pero puede no serlo).

La mayoría, no todos, concuerdan conque los médicos son ausentes, que la contención emocional del paciente por parte del médico y su equipo (contención es un término del que se habla en las carreras universitarias del ámbito de la salud) es nula.

El centro de preocupación está en que uno envíe el pago total del tratamiento para poder empezar a hablar.

A uno sólo le informan los lineamientos generales y le pasan un presupuesto que además de no ser accesible fácilmente para todos, uno no sabe cuanto va a terminar pagando.

Con el paso del tiempo están apareciendo intermediarios que ayudarían a hacer todo este proceso mucho más fácil.

Lo importante si elegís la subrogación, es hacerlo en un lugar confiable, mediante la recomendación de alguien que lo haya echo, ser fuerte y tener paciencia.

En lo que si todos concuerdan es en que al ver a su o sus hijos todo valió la pena.

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.