Conocé las enfermedades transmitidas por la materia fecal de tu mascota

Los animales pueden transmitirnos enfermedades, estas se denominan zoonosis.

bandeja de gato

Los gatos llevan numerosos parásitos y enfermedades en su materia fecal. La mayoría de personas que viven con gatos nunca se verán afectadas por éstos, pero si tienen un sistema inmunológico débil, cáncer o VIH/SIDA, por ejemplo,  tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades o parásitos por las heces de gato. Los niños pequeños también corren peligro ya que a menudo manipulan los desechos del gato y colocan sus dedos en la boca, nariz y ojos.

Las enfermedades que pueden transmitir las heces felinas son:

 

- Anquilostomiasis

Los gatos se pueden infectar fácilmente con los parásitos conocidos como anquilostomas. Los humanos podemos contraerlos a través del excremento del gato infectado. Las etapas tempranas de la infestación pueden causar irritación en la piel mientras las larvas de los gusanos se mueven por debajo de la piel de las personas infectadas. También nos podemos infectar accidentalmente al consumir los huevos de anquilostomas del excremento infectado. Los huevos pueden romperse y las larvas tomarán rápidamente el tracto gastrointestinal, lo cual resultará en sangrado, dolor, diarrea e inflamación. Otra forma de infectarse con los anquilostomas es pisando descalzos las heces infectadas, y las larvas penetran la piel del pie.  

 

- Toxocariasis

El Toxocara es una lombriz parasitaria que se encuentra comúnmente en las heces de perros y gatos. Los humanos se infectan con Toxocara cuando ingieren accidentalmente los huevos o larvas del parásito después de haber tenido contacto con el excremento infectado. Los gatos raramente muestran algún síntoma de infección. Los síntomas de infestación en humanos pueden incluir vómitos, diarrea y pérdida de peso. Los niños son especialmente vulnerables a esta infestación.

- Toxoplasmosis

El Toxoplasma gondii es un parásito que causa Toxoplasmosis en humanos y gatos. El parásito es especialmente peligroso para mujeres embarazadas que se pueden infectar con el parásito y transmitírselo a su feto. El parásito puede causar defectos anormales en el nacimiento y un aborto involuntario. Los humanos que se infectan con Toxoplasma normalmente exhiben síntomas parecidos a la gripe con ganglios linfáticos inflamados. La transmisión ocurre por el contacto con las heces del gato infectado. Se recomienda que las mujeres embarazadas no cambien la caja de arena del gato o entren en contacto con el excremento. Los gatos nunca tienen que ser alimentados con carne medio cocida ya que pueden contraer fácilmente el Toxoplasma de esta manera y después transmitírselo a los humanos a través de los productos de desecho.

La toxoplasmosis es una enfermedad producida por un parásito intestinal, el Toxoplasma gondii.

El gato puede infectarse por la ingestión de ooquistes esporulados eliminados por otro gato, o al ingerir carne de un roedor o pájaro que contenga quiste del parásito. Llegado al intestino el parásito se reproduce, y luego de 4 a 15 días es eliminado por materia fecal en forma de oocistos no infectantes. Pasados 2 a 5 días, según temperatura y humedad ambiental, esporulan y se convierten en oocistos infectantes.

La infección en el gato es en general asintomática y provoca la formación de anticuerpos y el animal queda inmune pudiendo eliminar muy pocos o ningún oocisto.

El hombre puede tomar contacto el parásito desde niño, en los areneros de las plazas o por manipulación de heces infectadas. Esto genera la producción de anticuerpos provocando una inmunidad duradera que lo protegerá de futuras infecciones.

Si una mujer embarazada no posee anticuerpos contra el parásito (detectados por análisis serológico) y se infecta, puede producirse en ocasiones el aborto o alteraciones en el feto. Todo se controla con la detección a tiempo y el tratamiento indicado por el médico obstetra.  

 

Seguí estas normas básicas de cuidado e higiene, y no aísles ni te desprendas de tu gato!:

-Esterilizá machos y hembras. Así controlas las salidas del animal y la posibilidad de ingestión de aves o roedores y el contacto con otros gatos potencialmente enfermos.

-Eliminá pulgas, cucarachas y otros animales coprófagos que pueden hospedar el parásito.

-Eliminá rápidamente las heces y desinfectá la bandeja sanitaria del gato con lavandina o amoniaco.

-Usá guantes y lavate las manos luego de manipular las heces del gato o jugar con ellos.  

La bandeja para gatos del futuro ya existe: con piedras lavables y un sistema que tritura los sólidos, filtra los líquidos y enjuaga las piedras con un desinfectante, todo solito... pero bueno de acá hasta que llegué, mejor ponete los guantes.

bandeja automática  

Hasta la próxima!  

Dr Miguel Longo www.ecoanimal.com.ar

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.