El Baño de las Mascotas

El baño en las mascotas ha sido un tema muy discutido, algunos opinan que el baño no es necesario y que es perjudicial para la piel y el pelaje del animal. Sin embargo, un baño bien realizado puede ser saludable, debe ser una experiencia agradable para vos y tu mascota. Además de eliminar la suciedad y mal olor también se eliminarán los parásitos de la piel, como las pulgas y las garrapatas.

 

perro en espuma

 

Existe el mito popular de que un cachorro muy chiquito, no se puede bañar. Tampoco después de ser vacunados. En realidad no es así. El agua no enferma a nadie, y un buen baño caliente, menos. Esta creencia viene de 30 ó 40 años atrás, cuando bañar un perro era mojarlo de cualquier manera, a baldes o con una manguera, un poco de “jabón de la ropa”, y luego dejarlo que se seque solo, en cualquier época, haga frío o calor. Muchas de aquellas personas al ver los cuidados que tenemos hoy en día con los animales pensarían que estamos un poco locos. El verdadero peligro de esto es en realidad, el enfriamiento, ya que un cachorro  que se enfría mucho puede enfermar, incluso contraer una neumonía, con mucha más facilidad que un adulto. Como en aquellos tiempos había muchos más casos de enfermedades infectocontagiosas, ya que las vacunas no estaban tan desarrolladas como en la actualidad, un enfriamiento repentino hacía más fácil el contagio, y si se producía después de la aplicación de una vacuna, era posible que está no fuera bien utilizada por el organismo en la producción de defensas. De esto se desprende además el no poder bañar a la mascota después de la vacuna.

 

Hoy en día las costumbres han cambiado mucho, y si un perro es bañado con agua tibia, secado con toalla  y luego con un secador de aire caliente, se los puede bañar en cualquier época, a cualquier edad, luego de vacunarlos, e incluso si están enfermos. La única recomendación razonable es la de utilizar productos formulados especialmente para perros y gatos, ya que nuestra piel es muy distinta a la de nuestros amigos, y nuestros champús y jabones no se adecuan bien a las necesidades caninas y felinas. La frecuencia recomendada, es una vez por semana, y si es posible menos, mejor.

Más importante que el baño es un buen cepillado, que no lleva más de diez minutos, dos o tres veces por semana.

 

gato en espuma

 

TIPS PARA UN BUEN BAÑO

Paso 1: Bañalo en un lugar ventilado, limpio y seguro, previniendo caídas o escapadas inesperadas. Si lo llevas a un local de baños verificá que el lugar tenga ATENCIÓN VETERINARIA, YA QUE ANTE CUALQUIER ACCIDENTE UN PROFESIONAL ACTUARÁ RÁPIDAMENTE PARA SOLUCIONARLO.

Paso 2: Cuidado con los oídos y ojos, evitá que entre agua y espuma, ya que pueden ocasionarle inflamación e irritación.

Paso 3: El agua debe estar tibia, evitá provocarle incomodidades innecesarias.

Paso 4: Mojalo completamente, con calma, evitando asustarlo.

Paso 5: Usá productos de uso veterinario de buena calidad. Existen champús y acondicionadore específicos para perros y gatos. Consultá a tu veterinario cual es el que más se adapta a sus necesidades.

Paso 6: Si querés usar un secador de pelo, que el aire esté tibio, cuidado con las quemaduras. Evitá la humedad ya que ésta puede ocasionar la aparición de problemas en la piel y en el pelo.

Paso 7: Para completar todo el proceso hay que peinarlo y cepillarlo profundamente, eliminando nudos y pelo muerto.

 

Bueno…ahora sí, a disfrutar de un buen momento y que el baño sea un mimo para tu mascota.

Hasta la próxima!

Pueden ver mi programa “Mascotísimatv”, que va los Miércoles a las 12.30 hs., por Argentinísima Satelital  

Dr Miguel Longo www.ecoanimal.com.ar

Agrega tu Comentario
 
 
Contactate con RonnieArias.com © 2014 Ronnie Arias. Todos los derechos reservados.