Knock Out.
16/09/2012

Por @llorodfelicidad. 

 

Primero voy a aclarar algo: si alguien sabe menos de boxeo que yo, que tire la primera piña. ¿Ok? No quiero catedráticos del asunto. Me conformo con entusiastas de la ignorancia.

 

 

Bien, ahora sí. Sábado a la noche, madrugada, tele prendida, no entiendo nada: los rounds me parecen más cortos que la carrera de Amigacho, no puedo creer que sigan estando las minas en bolas con el cartelito: Sofovich, lo hiciste (?). El asistente de nuestro héroe tiene una remera de fútbol y lentes puestos. No, no hay sol. Hubiera jurado que era más importante poder mirar a los ojos a tu discípulo, pero parece que no, que esos lentes tienen una función que desconozco.

 

Ah, pará, cierto, Maravilla entra al ring con Calle 13 de fondo.

 

 

Esto se pone bueno, this is a fuckin show y yo estoy adentro. Piña va, piña viene, volumen bajo porque el pibe duerme. Walter Nelson y Pagani (¿qué será de la vida de Tamara Paganini?) dicen que esto es baile, que Maravilla está dando una lección. Sin darme cuenta porque, adhiero. Al menos no le pegan. Y baila, baila hermoso alrededor del mexicano, lo marea, entra y sale, entra y sale. Ah!! Pará!! El mexicano es hijo de otro mexicano que fue un groso y ahora todos se refieren a él como “la leyenda”. Bueno, “la leyenda” le da un piquito (pico pico pico pico!!) a su hijo. STOP. A mi me acusan de nene de papá porque consulto a mi viejo en algo y resulta que viene este pibe, campeón del blablabla, y antes de pelear le da un piquito al padre??? Puuuuutooooooo!!! No jodamos, es como que tu viejo te acompañe a la puerta del boliche y adelante del pibe/piba que te gusta te abrace y te diga “fíjate que no te pongan droga adentro del trago” (obvio, al narcotraficante de turno le encanta regalar cocaína en daiquiris para nenas de 15 años). Un papelón, ahí me di cuenta que perdía.

Maravilla querido, venía todo bien, hasta Pagani estaba tranquilo (aunque hay que decirlo, fue el único que dijo que una piña lo cambia todo). Doce rounds de tres minutos cada uno. Menos que un capítulo de Glee pero más que uno de Seinfeld (de quien Maravilla es fanático). Ni tiempo para ir al baño. Y justo justo, en el último round, no va que Maravilla la empieza a cagar, parece ceder, recibe uno, dos, tres golpes y cae al piso!!! De película chabón (o chabona), de película. Me vuelvo loco, me levanto de la cama, me pongo en posición de pelea, tiro piñas al aire y retrocedo, como en un joystick, voy y vengo, claro, porque es obvio que Maravilla me está escuchando, es obvio. Parece que cae, parece que cae, pero aguanta. Termina la pelea!! Y a mí es como que me bardearon la sopa. Estaba calentita, salía humito y justo cuando voy a meter la cuchara aparece la mosca. La contradicción me invade, quiero que gane Maravilla, pero no puedo olvidarme que el mexicano (Julito, le dicen Julito) lo tiró a la lona. Ya te dije, no sé una mierda de box, solo impresiones desveladas. Y ahí es cuando el torrente del recuerdo me invade por completo: 1991, Uruguay, la sala a oscuras. Y 200 chicos, entre ellos yo, gritando desaforados por otro boxeador, esta vez llamado Rocky.

 

 

En la entrega número cinco de la saga se pelea en la calle ya sin guantes. Eso, exactamente eso. Esa adrenalina volvió el sábado. Ese fulgor teñido de épica. Eso que me tuvo en vilo toda la vida, con Balboa como estandarte, Maravilla me lo dio veinte años después. Gracias, campeón.

« Volver atrás

6 comentarios para Knock Out.

  1. Sandra dice:

    Despues de esa pelea todos parecian expertos en boxeo la verdad, pero coincido.. DNI 700

  2. AlbaLEP dice:

    Antes que nada, también quiero aclarar que no sé prácticamente nada de boxeo, y que lo mínimo que sé lo aprendí con Rocky y con Million Dollar Baby.
    Ahora bien, debo ser de ese pequeñísimo porcentaje que no vio la pelea (en vivo, porque como me la repitieron por todos lados y la debo haber visto como cuatro veces ya), y tengo que decir que me fue imposible no tararear “Eye of the tiger” (la canción de Rocky) y hacer la mímica… Sí, un nivel de boludez bastante importante, lo sé, pero todos lo hemos hecho alguna vez.
    “Maravilla” nos recordó a Sylvester Stallone en las mejores épocas de Rocky, sólo espero que su madre no se parezca a la de Stallone, éso de verdad no se lo deseo a nadie.
    Bueno, como ya me fui por las ramas (y qué ganas de comer chocolate en rama) me voy retirando…

  3. jose dice:

    este comentario no vale ni cinco. Roky? mas corto que series de glee y todo eso? Aburrido e insípido. la tele te cabe mejor chabón.

  4. Me hiciste largar a llorar estoy totalmente emocionado, que tipo sentimental que sos loco, cuando sea grande quiero ser como vos.

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos


Warning: include(sidebar-uncategorized.php) [function.include]: failed to open stream: No existe el fichero o el directorio in /home/ronniear/public_html/wp-content/themes/RonnieArias13.05/sidebar-single.php on line 1

Warning: include() [function.include]: Failed opening 'sidebar-uncategorized.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/ronniear/public_html/wp-content/themes/RonnieArias13.05/sidebar-single.php on line 1