Cuando sepas que hay en la comida, te vas a queres morir… de hambre.
04/08/2012

¡Que placer…! Comer, comer y comer… ¡Que placer y que necesario!  Uno se llena de una cantidad de ingredientes que ni te imaginás, pero que cuando te enterás, te dan ganas de vomitar lo que fuera que estes comiendo y salir desesperad@ a buscar una opción “saludable” como el amor de una madre.

 

 

Comer cualquier cosa, te mantiene feliz, pero no con vida. Por eso, en lugar de seguir llenando nuestras bocas con paladas de comida basura, veamos que contienen algunos de “esos alimentos” que consumimos a diario.

Los chicos de  ABC News, realizaron una investigación para descubrir lo que venenos terribles y poquerias varias entran en nuestra boca vía los alimentos más comunes. ¡Y no te das una idea que sorpresa! Comemos algo muy parecido a la… Sí, lo segundo.

 

1.- Los caramelos confitados y las aspirinas están recubiertos en una goma laca, que se extrae de algunos insectos del tipo de las cucarachas (no eran tan inutiles despues de todo). Si vos te creías que solo se usaba para barnices y selladores, te equivocas, esta en los recubrimientos de pastillas, caramelos, granos de café, e incluso para darle ese brillo tan especial a las manzanas, frutas y a algunas verduras.

 

2.- Todos sabemos que el pollo es una porquería, que le inyectan de todo y mucho más, pero aun así, lo seguimos comiendo. Investigadores de la Universidad Johns Hopkins examinó plumas de aves y se encontró una larga lista de aditivos entre los que se destacaban los antibióticos, antidepresivos, medicamentos para la alergia, arsénico, el ingrediente activo de Benadryl (jarabe para la tos), cafeína… Entre otros. No quiero ni imaginarme lo que les deben inyectar acá!

 

3.- Atención, los veganos. Ese chicle de menta que estas masticando… Puede estar lleno de aceite de las ovejas. Se llama la lanolina, y es el aceite que tienen las ovejas en su lana. Estas secreciones grasas se usan como suavizantes en los alimentos.

 

4.- Un tazón de cereales = una taza de astillas de madera. La celulosa se hace de pulpa de madera o de algodón y no es tóxica y puede ser parte de ese queso rallado berreta que comprás, esta en los aderezos para ensaladas y y en helados; se usa para espesar sin añadir calorías o grasa. La celulosa es fibrosa, por lo que suele aparecer en las etiquetas de los cereales y galletitas como fibra “saludable” y según una investigación realizada por The Wall Street Journal está presente en la mayoría de los productos orgánicos que llevan elaboración.

 

5.- El queso es uno de los últimos recursos del vegetariano para adquirir proteinas, sin comer carne…   #Error. Una gran cantidad del queso que consumimos se realiza con cuajo, que contiene una enzima extraída del cuarto estómago de los pobres terneritos. El cuajo se utiliza para “cortar” el queso, a veces mezclado con otra enzima llamada pepsina, que se extrae de las glándulas del estómago de los cerdos.

 

6.- Si el pan está esponjoso y liviano, se podría decir que está (literalmente) hecho de plumas. ¡Si!  Plumas de pato transformadas. L-cisteína, un agente utilizado como suavizante de la masa. Está en el pan de molde, la masa para galletas, pan lactal, pasteles y mucho más. Si bien hay otras fuentes, una investigación del 2007 realizada por un grupo de recursos de vegetarianos sin fines de lucro  encontró que alrededor del 80 por ciento de L-cisteína que se utiliza en la industria panificadora, viene directo de nuestro amigo emplumado.

 

7.- Vos dale a la Birra, que está llena de vejigas de pescado (o algo así). Por más sorprendente que te parezca es super utilizado en el proceso de elaboración de la cerveza, una forma de colágeno que se conoce como cola de pescado, que en realidad son las vejigas natatorias de los familiares más cercanos a Nemo, que en realidad no es otra cosa que la rica y cristalina gelatina. Estas gelatina de cola de pescado, con la levadura de la cerveza permite una mezcla mucho más clara.

« Volver atrás

41 comentarios para Cuando sepas que hay en la comida, te vas a queres morir… de hambre.

  1. Laura A. dice:

    y a mi que me encanta el pollo… moriré sin duda

  2. Mariano dice:

    Terrible boludez todo lo que pone el artículo, totalmente tendencioso y/o hecho por alguien que no tiene la más pálida idea de lo que escribe. La l-cisteína es un aminoácido que estará presente en cualquier proteína que lo lleve. Hablan del colágeno como si sólo se sacara de vejigas natatorias de peces. ¿Qué creen que es la gelatina que se forma cuando hacemos ciertos cortes de carne o pollo cuando se enfría? Es el colágeno coagulado. La madera tiene celulosa, también todos los tallos vegetales que comemos. Lo de los pollos ni lo discuto porque es la boludez más grande de todas. Pero saben qué e slopeor de todo? Que siempre estamos comiendo algo que fue parte de alguna persona muerta! Piensen, no coman nada porque les da asco, maten TODOS los virus y baterias viviendo en un ambiente estéril y morirán en poco tiempo. Así no sufrirán más.

    • ignacio dice:

      Baterias o baCterias. Vos seguro sos vegana

    • lorena dice:

      Mariano: Soy vegana pero te doy razón en mucho de lo q decís, no coincido con lo del pollo xq eso es muy evidente q le meten de todo a no ser q se lo compres al viejito de tu pueblo q cría pollos en un gallinero de toda la vida , comiendo maíz, etc. Pero si en q no hay q ser extremistas y documentarse bien, si no nos moriríamos todos

  3. silvia dice:

    sí prefiero morir de hambre……

  4. natty dice:

    Jaahajaa recién se enteran! Y ni hablar d ir al restó!! D finos nada! Usan polvo d ladrillo en las salsas rojas saborizantes para disimular.. Aserrin para dar volumen a las comidas… Y ni
    Hablar d las lombrices x metro q se compran para pescar (muy comunes en la prov d corrientes) se usan para hacer las famosas hamburguesas… Etc etc etc jejejeje ahora q diganejor

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos