Diegote.
28/09/2012

Por @PsicoDeFamosos.

No lo podía creer. Acostado en el diván, nada menos que el Diegote estiraba las patas y se acomodaba con displicencia la zona inguinal. “Doctor, estaba ahí, ¿entiende? Salté, metí el gol con la mano y ahí nomás salimos campeones. Levanté la copa pero no sé, estaba llena de venas”. Más allá de la confesión, había algo en el relato del sueño de Diego que me molestaba profundamente y no llegaba a ver bien qué.

 

 

 

La semana pasada logré que Maravilla me cagara a trompadas. Con el ojo morado y exagerando la dificultad para hablar, conseguí que la secretaria me cuidara. Media hora más tarde, la secretaria estaba en cuatro sosteniéndose con las dos manos de la pileta del baño y yo me miraba en el espejo mientras un hilo de baba caía en su espalda sin llegar nunca a cortarse.

 

Después de esta única vez, la secretaria no quiso saber más nada. Decía que había sido un error, que estaba mal con el novio y ahora ya no, que se había confundido y no sé qué otra sarta de excusas para explicar el polvazo que nos echamos. Sus palabras me deprimieron profundamente y me masturbé toda la semana sin dejar de sentir un segundo un vacío que me tenía al borde del llanto.

 

El relato de Diegote había revuelto alguno de estos sentimientos. La interpretación del sueño no era difícil de imaginar. “Diego, es claro que el embarazo de Verónica y los dichos de Junior afectaron tus noches. En tu sueño, la Copa del Mundo es un trofeo que representa la masturbación. Por eso la copa con venas, la concentración de sangre, la erección. Y el gol con la mano es la verdadera mano de Dios, la que se echa una para el campeonato.

 

  Ilustraciones Adrian Karpenkopf . @addrox   

 

Diego me miró y empezó a reírse. No me creía. “Escuchame, Diego. Las relaciones con el sexo opuesto son complicadas. La masturbación es mucho más sencilla. La masturbación no pide nada a cambio, no hay ADN de por medio porque a nadie le interesa un lamparón en una media, un pañuelito o un calzón viejo. En cambio, con las mujeres es distinto. Complican todo, papá”. Diego se levantó, se quedó señalándome durante dos o tres segundos sin decidirse a hablar y finalmente me mandó a la puta que me parió. 

 

Una vez solo en la oficina, me saqué los pantalones, el calzón y los tiré por ahí. También me saqué una media y la apoyé en el brazo del sillón, bien al alcance de la mano. Con una angustia que crecía en el pecho, pensé que no hay nadie que de chico no soñara con la copa del mundo y salir campeón.

« Volver atrás

15 comentarios para Diegote.

  1. @SilZunino dice:

    Jajaja Genial la interpretacion de la copa! Si bien nunca comento sus post Psico, sepa q me divierten mucho! Al fin se garchoteo a la secretaria!
    DNI: 595

  2. Muy bueno me hiciste reir! Cuànta razòn hay en la interpretaciòn del sueño con la Copa del mundo en la mano…. jajajaja!

  3. Anita Rojas dice:

    Perdón señor psicólogo le voy al microondas,,,me dió 1 poco d askito ud en bolitas….
    DNI 750

  4. Stella Maris dice:

    hola !!!!!! Ronnie….DNI 532…besote

  5. LEED dice:

    no se si diego pudo pensar todo eso!!!!jjaaaaaa!!!!! dni 661

  6. lore dice:

    Mmmmm no sé si la nota no era muy interesante o yo no la supe interpretar!!!jajajaja ndi 859

  7. Germán dice:

    Me encantaria participar del sorteo mis ultiimos tres 171 para mi vieja!!! que la quiero con todo mi corazón

  8. Ignacio dice:

    Quiero ganar!!! DNI 945

  9. maria del carmen dice:

    te soy sincera, todavia no lei el articulo, ahora voy, mi DNI 480 ….quiero ganar…..

  10. AlbaLEP dice:

    Antes que nada quiero decir que amo las ilustraciones, habiendo dicho eso, me encantó la nota, pese a que Maradona no me cae muy bien, pero estuvo interesante.
    Últimos tres del D.N.I.: 101

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos