3 Relatos 3.
23/08/2012

Por @llorodfelicidad.

 

1. El día que fui dueño de Google pero lo arruiné, aunque quizás aprendí algo más importante.

 

 

Un día me levanté y era el dueño de Google. Lo primero que hice fue tomar decisiones importantes. Creé un artículo sobre Chola, mi abuela. Redacte su biografía, sin dejar de señalar que era adicta a las cerealitas. Conté que antes de limpiar la casa descarga dos paquetes de rocklets enteros en los bolsillos laterales de su camisón para comerlos durante el aseo. Y si bien los bolsillos se destiñen por la confitura, la casa queda limpia. Redacté el artículo y se lo di a dios Internet. Me dormí orgulloso, nunca había sido dueño de nada en mi inadaptada existencia.

Pero apenas pegué un ojo supe que todo era un sueño. Que no era dueño de nada, ni siquiera de mi mismo. Supe incluso que tampoco era capaz de intelectualizar el no ser dueño de mi mismo y que solo lo había leído en un libro de Sandor Márai, libro que por otra parte me hizo dar cuenta que viviré conscientemente equivocado hasta los sesenta años, aún contra todos mis esfuerzos. Cambié de lado en la cama y descubrí al pintor pintando pared por pared de mi casa. Definitivamente estaba bajo los efectos de la pintura, así como alguna vez un insecticida en mal estado me había justificado siete sesiones. Pintor Pablo me dijo: “Esteban, usted está buscando estímulos que lo distraigan de la tumba del game over, pero hacia allí nos dirigimos todos sin remedio, no se me alarme y disfrute el viaje. Cambié Pablo Pintor por Pablo Amigo. Lo invité a cenar en la calle Juncal, le envidié la sonrisa y cayó la noche.

 

 

2. El día que quise bailar como Mick Jagger y me gritaron Alcides.

Un día fui a un recital de Ben Harper en Ezpeleta y la música me pudo. Empecé a bailar como Jagger porqué sentía que había algo de stone en ese mood. Pero alguien gritó “bajá un cambio Alcides” y todos se rieron. Sonreí para disimular la vergüenza y me fui mascullando a mi casa, donde una vez llegado y frente al espejo baile solo para descargarme. Pero la palabra “Alcides” retumbaba en mi cabeza y entonces me fui a dormir.

 
 

3. El día que salté alto.

Un día salté alto, tan alto que cuando me caí al piso me lastimé. Entonces me puse a pensar que sentido tiene saltar tan alto si después no sabés caer bien. Se lo comenté a mi psicólogo y me dijo que era justo lo que estábamos tratando en las sesiones. Me dijo que no tengo que pensar en ser el mejor porque a los mejor no lo soy. Y me dijo que el ego no es tan bueno. Yo me acordé del lego. Me dijo que el lego se apila uno tras otro, y así despacito y entre todos llegan hasta arriba sin caerse, sostenidos por el esfuerzo colectivo. Yo le dije que odio los colectivos y él me dijo que trate de concentrarme, que así no se podía trabajar en serio. Yo le dije que ese era su problema, que yo no podía dejar de asociar las palabras y le dije si no quería ser mi socio. Me dijo que no.

« Volver atrás

11 comentarios para 3 Relatos 3.

  1. Pau dice:

    Oia… otro lado donde seguir sus locuras. No me tildes de stalker, es tu culpa estar en todos lados.

  2. Marela Ciancia dice:

    Conmovedores los relatos de Esteban, me hacen reir y reflexionar ,que sigan por favor!

  3. Respecto el relato 3/3:

    El psicólogo que te pide que te concentres (es decir, que uses el yo consciente para estar ahí, vigilado) es alguien que no quiere laburar… ¿Por qué si no va a pedirte que dejes de asociar palabras?

    Venite a mi consultorio que se la pasa mucho mejor, che. Mi secretaria arregla un turno entre semana, no te preocupes.

    Aguante @llorodfelicidad, carajo.

    ¡Salú!

    • Esteban Menis dice:

      Querido!! Ya empezamos bien, porque siempre quiero ser el mejor amigo de mi psicólogo, eso está bien no? ¿No? ¿No? ¿No? *y sigue eternamente en loop, solo de por vida*

  4. Leivi dice:

    Creo que llego la hora de armar el club “Los losers de Woody”.

  5. DORA ROSARIO dice:

    ronnie..no fui a trabajar y por eso no te puedo escuchar te sigo desde la energy con bebe te quiero ojitos dulces ..me encanta cuando te pones serio y reflexivo y me divierto como loca todos los dias bsssssssss para vos ,mama salas ,esa yegua que haga un curso de cocina…y male es hermosa los quiero besossssssss

  6. marcela scilingo dice:

    muy bueno es asi no es bueno tanto ego ,y el lego el mejor ejemplo ,ladrillo x ladrillo como lo hacen las hormigas .todo de a poco y cuando te des cuenta ,todo lo q lograstes esta genial.

  7. AlbaLEP dice:

    Sobre el primer relato, sólo puedo decirte que tu abuela Chola no es la única adicta a las cerealitas y que todos soñamos alguna vez con ser los dueños de Google, después nos despertamos y bueno, caemos en la realidad. Y, viendo el lado positivo, te hiciste de un amigo, yo estoy drogándome porque están pintando parte de casa, pero el pintor no es sociable.
    Con el segundo relato me sensibilizaste -por no decir que me diste lastima, porque suena medio fuerte, ¿no?-. Para hacerte sentir mejor puedo decirte que nadie, por más bien que baile, lo hace como Jagger.
    Y por último, soy igual, siempre asocio una palabra y cambio completamente el tema, si tu psicólogo no lo entiende déjalo y vení a charlar conmigo, entre los dos no vamos a hacer uno, pero te voy a dejar decirme “socia”.

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos


Warning: include(sidebar-esteban-menis.php) [function.include]: failed to open stream: No existe el fichero o el directorio in /home/ronniear/public_html/wp-content/themes/RonnieArias13.05/sidebar-single.php on line 1

Warning: include() [function.include]: Failed opening 'sidebar-esteban-menis.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/ronniear/public_html/wp-content/themes/RonnieArias13.05/sidebar-single.php on line 1