Eco Hot.
30/05/2012

Por @Melinda_SC

Cuando el calentamiento global tiene otras causas.

Adán y Eva como precursores de esta tendencia, sin duda. Siempre se los retrata con un yuyito del tamaño de una hoja de ficus, ¿no había Orejas de elefante en zona?.

 

El desnudo tiende a ser un arma recurrente en el activismo medioambiental. La linea que divide al ser humano entre seres civilizados urbanos, y animales libres de mamá naturaleza se transita de una punta a la otra. ¿Qué pasa cuando se pone el cuerpo por la causa?

 

El activismo medioambiental por lo general esta desligado del componente sensual. Mamelucos de todos los colores dependiendo la causa donde lo más sexy puede ser una pinza a la altura de la cintura. Cuerpos desnudos denunciando la tortura animal o repudiando alguna actividad relativa a los animales en donde lo sexy no tiene nada que ver.

 

 

Acciones como las de Anima Naturalis por el uso de pieles, la matanza de focas, en contra de la tauromaquia o condiciones de cria de las gallinas pueden ser unos ejemplos.

 

 

¿Qué pasa cuando se acude a la sensualidad para promover alguna causa ambiental? Por suerte, el ambientalismo está bastante alejado del mundo Tinellista de siliconas, culos y tetas. Excepto el caso de la activista de Greenpeace, 100% carne argentina, que en la IV Cumbre Unión Europea-América Latina en Viena salió con bikini y un cartel que decía “Basta de papeleras contaminantes” en contra del asentamiento de las papelera en el territorio uruguayo de Fray Bentos. Después de esa aparción, empezó a bailar, patinar y otras actividades por la módica suma de un sueño.

 

 

En el día a día de las diferentes organizacipones ambientalistas se trabaja tan arduamente para generar conciencia por ejemplo para reducir los residuos y reciclar, que a menos que los implantes sean de bolsas de nylon para que no contaminen mares y océanos no tiene ningún sentido meterse plástico en el pecho. La ecosatisfacción pasa por otro lado. El sol brilla, los pájaros cantan y todos se aman. En esa premisa encontraron los cimientos los noruegos Tommy Hol Ellingsen y Leona Johansson creadores de Fuck For Forest para armar su organización ecológica y erótica sin fines de lucro.

 

 

FFF recauda fondos para proteger los recursos naturales mediante la exploración y liberación del poder del sexo y la desnudez afirman. ¿Cómo? A través su web reciben donaciones o te invitan a contribuir con fotografías y videos, desnudo o copulando en la naturaleza y a cambio “podrás acceder a la naturaleza sexual de una comunidad con mente abierta” promocionan. ¿A dónde va lo recaudado? Apoyan proyectos de todo el mundo vinculados con la preservación de los bosques y la permacultura. Proyectos en Brasil, Perú, Ecuador, Costa Rica y Eslovaquia.

 

 

¿El ecoerotismo como una herramienta más de concientización? “Salvar al planeta puede ser muy sexy”… dicen.

 

« Volver atrás

Un comentario para Eco Hot.

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos