Cinco reglas para que tu película no sea un bodrio.
06/10/2012

Por @JuanCamposTw

Hacer una película no es cosa de soplar y hacer botella (como si eso fuera muy fácil, ¿no?), sino que requiere un montón de habilidades que la mayoría de los humanos no tenemos. Pero, al tomar la responsabilidad de contar una historia, se deben tener en cuenta decenas de “reglas” que de alguna forma le dan vida al relato que queremos narrar a través de imágenes. Si bien hay muchísimas cosas técnicas en las que no voy a entrar (por el simple hecho de que no tengo la autoridad para hacerlo) hay otras que deberían ser norma, y que sin embargo no siempre se respetan.

 

 

Por eso, para el bolsillo de la dama y la cartera del caballero, les dejamos cinco condiciones infaltables que debe cumplir una película para ser llamada película. De no contar con estas tareas realizadas, su largometraje podría ser apenas un poco mejor que uno de esos clips que arman para cumpleaños de 15 y bat-bar mitzvah.

 

1- Sepan qué quieren contar:

Uno de los grandísimos problemas que sufre el cine, sobre todo en las superproducciones, es no poner un eje claro, y eso suele marcarse cuándo los protagonistas son demasiados. Por un lado tenemos una cinta como Los Vengadores, en donde Joss Whedon logró hacer que todos los superhéroes de Marvel tengan su momento; y por el otro tenemos películas como Transformers, que te quieren contar veinte cosas al mismo tiempo y todas terminan de una forma tan estúpida que dan ganas de ir a los Estados Unidos, golpearle la puerta a Michael Bay y pregun… no, mejor, golpear CON una puerta a Michael Bay.

 

2- No es necesario ponerse solemnes:

La solemnidad es algo que no tolero en ningún momento de mi vida. Me supera y despierta en mi, más que reflexión y comprensión, ira loca. Podés tocar temas delicados sin la necesidad del violín de fondo, haciendo sentir mal a toda una sala de cine porque ellos pudieron pagar los treinta y pico de pesos que los llevó a ver TU película, en lugar de donarlos a alguna comunidad africana. Se pueden tocar temas durísimos, generar reflexión y a su vez, omitir la solemnidad cuasi religiosa, como se pudo ver en El Último Rey de Escocia o, con un tema completamente diferente, en Los Descendientes, en donde TODO está mal, pero sin embargo uno puede reírse con eso. El tema de las risas y la tragedia es tan largo, que lo vamos a seguir en otro momento. Pero, volviendo a la solemnidad, hay toda una línea de “películas de enfermedades” (son un género en si, el desaparecido canal Hallmark era habitué con estas cintas lacrimógenas) que más que películas son refregadas de miserias en la cara, y todo con la intención de que “vivas la enfermedad”. Señores, esto no es así, no funciona así. Sino, prueben viendo 50/50, una excelente comedia con un tema delicadísimo en el medio, como es el cáncer en un tipo de poco más de 30 años.

 

3- No sean pelotudos:

Sí, es un poco fuerte, pero hay veces que los directores parecen pelotudos en serio: nos ofrecen una película sin pies ni cabeza, y para colmo pretenden hacer que con eso nos divirtamos. El mejor ejemplo (y que también peca de solemne, madre mía) es el pastiche que hizo M. Night Shyamalan con Señales. No solo planea hacernos reflexionar sobre la pérdida de la fe y el destino, sino que nos da un argumento tan vacío como mi heladera en estos instantes. Para que se den una idea, a lo largo de la película vemos cómo una invasión extraterrestre cae sobre la tierra, y cómo el mundo está en vilo con eso. El temita de estos ET’s es que tienen dos debilidades: la madera, algo que ni con toda la tecnología de punta de su planeta, que les permitió viajar años luz hasta llegar acá, pueden romper (vean la cantidad de escenas que hay con la familia de Mel Gibson refugiada SOLO detrás de un par de maderas) y el agua. Alguien debería haberles avisado a los primos de ALF que el planeta Tierra tiene casi un 80% por ciento de agua. Es como que Superman se vaya de vacaciones a Villa Criptonita. Con esos dos elementos, se demuestra cómo un director puede ser pelotudo.

 

4- Denle un motivo a sus personajes:

Odio a los personajes de relleno, porque me sacan tiempo de pantalla a los que de verdad quiero ver. Y además de no aportar absolutamente nada, son completamente aburridos o, peor, están ahí solo para morir. Ojo, en películas como, por ejemplo, Scream, esto tiene lógica. Sabemos que en la hora y media de cinta va a haber cerca de una decena de muertes, y si no ponemos personajes vacuos y sin sentido, el guión sería prácticamente imposible de hacer, pero en otras películas, que pretenden que seamos más analíticos y profundos, esto es imperdonable. El mayor ejemplo reciente que se me viene a la cabeza es Prometeo, en donde desde el principio vemos cómo el protagonismo y el peso de la historia cae en apenas tres o cuatro personajes, mientras miramos el reloj y esperamos a ver cuándo y cómo van a estirar la pata los demás pibes que tienen a un funebrero midiéndolos desde la escena tres, más o menos. Los personajes hechos netamente para morir requieren de una película con una historia básica y tirando a tonta. Si tienen pretensiones de Oscar, más les vale que cada uno de sus personajes tenga peso, como lo hace el viejo Quentin Tarantino, por ejemplo, que hasta a sus extras les da sentido.

 

5- Sepan cuándo terminar:

Ok, los entendemos, son brillantes. Pero no hace falta que nos lo demuestren con una obra magna de siete horas, a la cual –si somos honestos- le sobran seis y pico. Cuenten una historia lineal, no se vayan por las ramas. Yo reflexioné más con Antes del amanecer y Antes del atardecer que con El árbol de la vida, película a la que le sobran tantísimos minutos de metáforas visuales. Pero esto no es el eje, sino el camino. Y por perder el tiempo en el camino, muchos optan por cerrar sus películas así nomás. En estos días, el “lo mató el mayordomo” o el “era todo un sueño” son imperdonables, tanto en cine como en televisión, por lo que ahí mueren dos recursos para terminar a los pedos y a otra cosa, pero, por ejemplo, y volviendo al GENIO de Michael Bay, las dos últimas películas de Transformers que dirigió parecen terminar tan de golpe que no se puede distinguir si eso es realmente el final o se viene otro corte y una nueva escena. No saber si terminó la película, sin embargo, puede ser bueno. Muchos discreparán, pero el final del Proyecto Blair Witch me parece brillante, y es tan tenso y estático que puede disfrazarse de una escena más, pero ahí está el saber terminar una historia, decir “hasta acá llegue, lo demás no lo sé, cada uno se quedará con su opinión”, que siempre es mucho mejor que el “¿cuánta cinta nos queda?”

 

En síntesis:

Entonces, si alguna vez quieren hacer una película, piénsenla siempre desde el lado del espectador, piensen lo que USTEDES quieren ver, y no busquen quedar como transgresores o intelectuales si no es eso lo que los identifica. Hay muchos, muchísimos directores buenos que saben hacer su trabajo, y estoy seguro que seguirán viniendo (y de hecho, lo hacen: la camada de cineastas jóvenes de Hollywood cada vez es más interesante), pero para mantener una calidad decente de películas en cartel, háganme el favor de seguir esos consejitos que no les va a costar nada y, encima, terminarán con un producto simple, redondito y que los llenará de orgullo.

« Volver atrás

16 comentarios para Cinco reglas para que tu película no sea un bodrio.

  1. Griselda dice:

    Aaah!!! Pero si querés una película PEDORRA en serio: “Los Inmortales”. PLOMAZA, SOLEMNE AL PEDO, INCOHERENTE, MUYYY DENSA… también al pedo. Sí, lo reconozco. no la terminé de ver. Menos mal que no pagué la entrada, la vi en casa.
    Pero la verdad… NUNCA JAMÁS la voy a recomendar.

  2. Bello dice:

    Buenisiiiisimo Juan!

  3. Liliana Bentancourt dice:

    No puedo parar de reirme,gran verdad y con -No seas pelotudo ahhh jajaja.Exelente nota Juan,besos.

  4. Ana dice:

    buenísima nota Juan!
    creo que muchos cineastas no piensan en quien ve sus films. sólo se dan el gusto de filmar y ya.
    Saludos

    DNI 727

  5. mariela7878 dice:

    Ronnie mira a este tipo es divertido el critico de cine y tiene razón sobre los cliche de pelicula http://www.youtube.com/watch?v=vLnJ7LW4bC8

  6. Eva dice:

    muy bueno!! es verdad.. dni 591

  7. Cynthia dice:

    me hiciste reir!! muy bueno!!! me alegraste el sabado
    DNI 218

  8. leed dice:

    la mayoria de las veces me ensarto con las pelis jajaja!!!ahora estoy mirando LA BODA DE MI MEJOR AMIGO!!!!ovbiamente llorando !!!!ya la vi 3000 veces y despues digo no.no la voy a ver mas pero me engancho !!!besos perdon pero tengo que seguir llorando buuuaaaaa!!!!!DNI 661

  9. Belen dice:

    Muy bueno!

    DNI 619

  10. Jorgelina dice:

    Aah estuviste genial Ronnie! Más claro imposible!

  11. florencia dice:

    Quiero el microondas!!!! =) DNI 604

  12. Daniela dice:

    jajjaja Pablito..me haces reir mucho…loco mas lindo!!
    DNI 246

  13. pablo dice:

    EL finde pasado me tuve que fumar “Los Vengadores”, que suerte que cumple con el item 1… en sus 2 hs 20!!. Lo que nunca me pude explicar es porque más de una (hora) ocurre en una nave espacial, INVISIBLE… salvo para quienes la quieren atacar.
    Explicaciones:
    a- estaban triangulando una ubicacion (que era la obvia) y es mejor estar en movimiento antes de saber hacia donde se va ¿?.
    b- la única manera de “contener” al villano es amenazándolo con dejarlo caer al vacio ¿?
    c- es muy caro el alquiler en EEUU y por eso viajan por el espacio.
    d- es algo que viene de los comics ¡no jodas!
    :)

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos