Una de Amor.
14/08/2012

Por @CarlitaCz. 

El tema es que acabo de ser tía. Mi hermana no lo sabe pero me hizo el mejor regalo del mundo y se llama LOLA. Con esa cosita en brazos fue inevitable revivir el momento en que cada uno de mis bebés llegó a los míos. Y, además, fue inevitable comparar las experiencias entre la reina de mi hermana y la energúmena que aquí escribe: YO.

En todo caso … ¡Qué maravilla, cuánto amor, cuánta perfección!. Yo, que no creo nada, cuando veo un bebito recién nacido creo en Dios.

 

 

Cuando conocí a Lola, ella dormía plácida, con esa boquita con piquito, esos dedos largos y la ñata de pompón aplastadita. Los recién nacidos tienen todas sus partes pero no dominan ninguna y dan esa sensación de ser un cachorro de alguna especie intraestelar. Son unos bollitos tibios con olorcito a leche en el cogotito, una madejita que se te enrolla en el pecho cuando los alzás. Yo sé que es raro escucharme hablar con ternura, pero les juro que no estoy padeciendo ningún cuadro psiquiátrico grave. Esta conchuda a veces se enternece.

 

 

Charlábamos con Juli en la habitación del sanatorio, en medio de su trance puérpero, y me contaba cómo había sido la internación, el parto y todas esas situaciones más bizarras que agradables, esos momentos que la adrenalina, el dolor y la peridural hacen que “recuerdes” casi como algo que te dijeron que pasó. Yo la escuchaba, rogando que ella no se angustie ni se deprima como me había pasado a mí. En fin, estaba esperando que me confiese algo que la avergüence de su performance de primeriza hasta que … ¡BUAAAAAA! Lola tenía hambre y mi hermana me dijo algo que me mató: “¿Sabés qué? Yo siento que nací para ESTO. Yo siento todo el tiempo que sé perfectamente cómo calmar a mi hija cuando llora” … MUTIS de mi parte. ¡Y les pido un fuerte aplauso para ella!

 

Lo mío fue todo lo opuesto con mi primer hijo. Yo no había sido “diseñada” para ESO y estaba totalmente segura de que no tenía ni puta idea de cómo calmarlo, porque no tenía ni la más remota pista de qué catzo le estaba pasando a ese bebé que me costaba reconocer como propio. Es la verdad. Yo pensé que… no, no pensé nada. No entendía nada. Era una estúpida o me sentía una estúpida, o las mujeres somos unas estúpidas porque nunca nos decimos la verdad. Y la verdad es que no es fácil, que para algunas es difícil y que muy pocas “nacieron para ESO”. Mi hermana a los 3 años sabía hacer dos cosas a la perfección: caminar con tacos y calmar un bebé. Yo a los 34, cuando nació Benja, todavía no había aprendido ninguna de la dos.

 

Cuando volvió a su casa con mi cuñado, que es lo más, nos mandó un mail a los más íntimos que, en uno de sus fragmentos, decía lo siguiente:

Ya estamos en casa, aprendiendo a ver qué es todo esto, estar los 3 juntos sin que nos interrumpan cada 2 horas. Estamos muy felices, no se entiende nada pero está buenísimo a pesar de que los puntos tiran, que camino que doy pena, que las tetas duelen y por sobre todas las cosas, el amor que sentimos no se parece a ninguno. Lo que pasa es que Lola es tan hermosa que si no la estamos mirado, la estamos besando, adorando …¡que amor de locos!

 

 

Y sí, un hijo es un amor de locos. Literalmente hablando, porque todo lo que sucede las primeras horas y los primeros días da más para salir corriendo que para amarlos con locura. Pero la naturaleza es sabia y te deja dormir poco para que andes medio pelotuda y no te quieras escapar, o que no puedas hacerlo. Y para rematarla, los hace tan pequeñitos, tan perfectos, tan encantadores que una no duerme por mirarlos, ¿o no?

 

Una, solo cuando está recién parida, registra lo hostil que puede ser el mundo exterior. Salir a la calle con un bebito de días es aterrador (ni que hablar de los puntos en la chucha o los de la cesárea): el ruido, el humo, los sacudones del auto que nunca antes registrabas, la sala de espera de tu obstetra con esa agente que habla fuerte o estornuda o tose cerca del bebé ( a esos hay que lincharlos y 3 metros es cerca, 8 también). Ni que hablar de tener que pasar al consultorio y dejarle la criaturita a tu vieja o a tu suegra: “¿Y si me necesita jussssssto ahora?¿Vieron que una se la pasa semanas yendo al baño con el bebé?. El mundo exterior es hostil. Todo te manda de vuelta a tu casa. La naturaleza más que sabia es guacha.

 

 

Creo que esta última semana llamé más a mi hermana que en los últimos dos años. Lo que pasa es que esa bebota de ojos celestes, claritos como dos lucecitas me tiene prendada. Una semana tiene, así que su única gracia es ser bebé, pero a mí me mata. Mi hermana la esperó tanto pero tanto, con tanto pero tanto amor, con tanta paciencia, dignidad y templanza, que verlas abrazadas te da paz. La cuestión es que después de pasar todo el sábado en su casa, teniendo a la pichoncita dormidita en mi pecho, me dio nostalgia de tener un bebé. Me olvidé de todo otra vez. Yo tengo dos varones y casi piso el palito de la trampa eterna de “La nenita”. La naturaleza es astuta, la muy turra y yo soy muy débil, pero otra vez no me agarran, ¿eh?. ¡Les aviso!. ¡Que no! Te digo, que no, NONONONONONO. ¡Basta de joder! Bajo la persiana y me voy. ¡DIORRR NO LO PERMITA!

 

« Volver atrás

41 comentarios para Una de Amor.

  1. Noe dice:

    hola
    me mataste!!! En el buen sentido justito te encuentro y me encanto tu columna felicitaciones! Yo tengo dos niñas y gracias al maldito DIU (ese hijo d p****) espero el tercero!!!
    Saludossssss!!!!!

  2. Claudia dice:

    Carla! te leo siempre, te cuento que tengo dos hermosos varones de 10 y 8 años y me hicieron pisar el palito, la carne es débil y ahora espero a LA NENITA! Hasta hace un año decia NO NI LOCA paso por eso otra vez pero bueno así es la vida y me hicieron cambiar de opinión entre mis niños y mi maridito que me tiene una paciencia besitos

  3. Clara dice:

    Carla, te amo!!!! Asi nomas te lo digo!!! Podes pasar del odio eterno normal q le tenes a tus propios hijos al enternecedor amor de la llegada de una sobrina. Es que es asi, siempre amamos mas a los sobrinos q a nuestros propios hijos, por una simple razon: cuando empiezan a joder mucho y nos saturan podemos decirles ¡Anda con tu mamá! Yo tuve la hermosa experiencia de ser tia antes que madre, pero nadie te avisa que no es lo mismo, lamentablemente!!!! Y creeme cuando te digo q vas a tener mas paciencia con la sobri que la q tenes con tus chiquitos!!!! Besote grande y por favor, no dejes nunca de deleitarnos con las verdades ocultas de todas las madres!!!!

  4. Yanina dice:

    Que linda nota!!!! Expresas mucha ternura Carla debe ser hermoso ser tía!! Felicitaciones! Hermosaaaa Lola!

  5. carlitacz dice:

    GRACIAS A TODAS Y A TODOS POR SUS PALABRAS TAN HERMOSAS!
    LE ESTOY GUARDANDO A LOLITA TODAS SUS CARTITAS!
    BESASO, LECTORES!
    NOS VEMOS EL MIÉRCOLES … MIENTRAS APROVECHEN Y LEAN MIS POSTS ANTERIORES
    CARLITACZ

  6. CECY dice:

    HOLA CARLISS. ME HICISTE LLORAR GUACHA!!! MI SOBRINA DE 20 AÑOS ME HIZO TIA ABUELA Y SABES QUE LA EMOCION QUE SENTI ES LA MISMA QUE SENTI CUANDO ELLA NACIO, MULTIPLICAD POR 10!!! UN SOBRINO ES EL MEJOR REGALO DE TUS HERMANOS, MI HERMANO MAYOR, SU PAPA, YA NO ESTA CON NOSOTROS PERO SIGUE SU VIDA EN ELLA Y AHORA EN SU BEBE, ES TAN LINDO LO ESCRIBISTE QUE TE JURO QUE TE ESCUCHABA LA VOZ. GRACIAS MUCHAS GRACIAS POR ESTO ME SENTI FELIZ.

  7. Cecilia dice:

    Me encanto!!! me emocione y me reí mucho!
    Gracias!!

  8. CLAUDIA dice:

    me gusto como expresaste tus sentimientos, yo voy ser abuela y mi vida cambio desde el primer momento q supe q VALENTINA estaba en la panza de mi hija FLOR un recien nacido nos cambia la vida cada pensamiento cada minuto besos

  9. Vane Adamowicz dice:

    Felicidades Carli ! Me emocionaste con tu relato!
    Beso grande !
    Vane

  10. naty dice:

    carlita felicidades!! es un sol !! felicidades a tu hna tambien y toda la flia!! jajjaja si la verdad q cuando los ves tan chiquitos y bonitos solo t trasnmiten ternura!! jajjajaj pero yo ya q estoy en otra etapa en ya caminan comen solos y tengo nene y nena !! jajajjaja yo si digo chauuuuuuuuuu ni loca!!! jaajja es mas facil en la panza jajajja!! besotes

  11. cecilia dice:

    genial genial genial como siempre, y taaaaan clara… ni que me leyeras la mente… con lagrimas en los ojos te lo digo!!!

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos