¿A Quién le Importa?
12/09/2012

Por @CarlitaCz.

El sábado fuimos con los chicos a la peluquería. En el viaje aprovechamos para hablar. Bruno, el de 2, habla solo y no se le entiende nada porque habla en su idioma. Pero Benja, el de 7, cuando te dice algo te quita el aliento. Todo empezó con un nene de su edad que nos golpeó el vidrio del auto para pedirnos una moneda. ¡AGARRATE!

 

La pobreza, los niños solos y la solidaridad coparon el ambiente. Mientras Bruno seguía hablando solo y pegándole a sus autitos, con el mayor tuvimos una de “ESAS CHARLAS”. Una de esas para las que uno nunca está preparado. Una de esas para las que habría que estudiar un libreto o medicarse un poco, porque las respuestas son difíciles y muchas veces no las tenemos, porque cuando queremos hablar la embarramos y porque, a nosotros, se nos mueve toda la estantería cuando nos cuestionamos ciertas cosas. En serio: ¿Cuántas veces a la semana, al mes, al año, le dedicamos un momento a conversar con la familia sobre LO QUE IMPORTA?

En casa, hay temas que tratamos especialmente a conciencia: la identidad, los derechos, defender las ideas, la diversidad: el concepto que “diferente” es “mejor” y que “distintos” es “más” y más divertido. Como mi marido fue militante en los 70´y el proceso nos golpeó duro, Benja ha dado cátedra sobre el tema desde salita azul. Forma parte de nuestra vida cotidiana.

 

 

Pero pensar ¿qué hacemos por los demás? y ¿qué estamos dispuestos a dar? nos suele paralizar, a todos en general. No solo no solemos charlarlo con los chicos, sino que casi ni nos atrevemos a planteárnoslo los adultos. La diferencia a veces duele. Ver la desigualdad y la injusticia, aunque finjamos que nos resulta indiferente, nos termina dando culpa, y ¿qué hacemos?, le damos una moneda al pibito que nos golpea el vidrio del auto, arrancamos y cambiamos de tema.

 

Desde muy chiquito, acostumbré a Benja a desprenderse de las cosas que ya no usaba (y que estaban enteras). Así regalamos, autos, ropa linda, cochecitos a pedal y hasta su triciclo favorito. Pero no lo sacamos a la calle, como si fuera basura, para que se lo lleve alguien a quien no le veamos la cara. Siempre hay una familia que vienen a pedir a casa. Tienen una nena un poco más chica que él y vaaarios hijos más. Pero siempre toca el timbre ella. Cuando le regalamos cosas de Benja a ella o a su mamá, lo hago salir a Benja y los pongo a hablar, o se quedan jugando. Se cuentan cosas, se igualan. Los niños son sanos y sabios.

 

 

En este contexto solidario, el fin de semana que viene vamos a ir en familia a la caminata solidaria de Mimo & Co (pueden clickear en el aviso aquí a la derecha, si les interesa) que se hace con el objetivo de recaudar fondos para la nueva área de Hematología y Oncología del Hospital Garrahan, además de poder seguir manteniendo, un hogar, también del Garrahan, destinado a los chicos del interior del país que se encuentran en tratamiento médico ambulatorio en los hospitales pediátricos de Buenos Aires para niños de muy bajos recursos. Todos los años vamos a la caminata, nos divertimos al aire libre, charlamos de por qué estamos ahí, los chicos juegan con otros nenes, se divierten e intercambian experiencias en un contexto solidario. Son muy pocas las ocasiones de compartir algo así y nos da la posibilidad, como familia, de hablar de “ESOS TEMAS”

 

 

La verdad es que hay tanto pero tanto para hacer, por los demás, por nosotros y por todos, en definitiva, que hay que dar un primer paso. Lo que cada uno hace o deja de hacer MARCA LA DIFERENCIA. SÍ IMPORTA, por chiquito que sea y si todos hacemos “un alguito”, entre todos logramos un cambio. Cada uno desde su casa debe enseñar estas cosas, no podemos hacernos los tontos si queremos dejarles a nuestros niños un mundo mejor y si queremos hacer de ellos buenas personas. En estos menesteres es nuestra obligación educar. Porque hay una gran diferencia entre “hacer por los demás” y “dar una limosna”. La limosna pone al otro en un lugar de sumisión, “el hacer conjunto” lo coloca en un lugar de igualdad. Hay mucho por hacer, desgraciadamente y gracias a Dios. Y yo estoy dispuesta a hacer la diferencia. Ustedes: ¿Qué piensan hacer? Me puse reflexiva, pero creo que YA ES TIEMPO DE QUE LAS COSAS NOS IMPORTEN.

 

« Volver atrás

11 comentarios para ¿A Quién le Importa?

  1. Kari dice:

    Es un tema muy dificil la desigualdad, yo todavía me pongo muy mal cada vez que veo a nenes muy chiquitos pidiendo en los semaforos, en pleno invierno, en manga corta, descalzos… y su “mamita” sentada a unos metros bien tapadita dandole la teta a otro de sus taaantos hijos…me da tanta bronca! Mis viejos siempre nos enseñaros a ahorrar, compartir, donar y otras tantas cosas (a pesar de que nosotros tampoco teníamos mucho) y cuando la ropa ya no nos quedaba la ibamos a llevar a un hogar de niños (en Formosa donde vivíamos en aquel entonces) y cada vez que veía a alguna nena con mi ropa me ponía super feliz de ver lo contenta que estaba esa nena que no tenía nada. Y todavía lo hago, es algo que me llena el alma <3

  2. Georg dice:

    super identificada, como siempre….yo necesitaba Hacer algo, arme un grupo solidario en mi provincia y todos los meses hacemos campañas….en general hay gente muy solidaria, pero hay muchos que creen que somos basurero y recibimos cosas que dan muchisima pena…mucho tiramos (como juguetes q no sirven ni para reciclar) y a veces la ropa que viene en tan mal estado, la lavamos, la cortamos y la ponemos en una caja que dice trapos…aunque sea que sirva para limpiar…todo suma, todo ayuda! Mis hijos, de las edades de tus pequeños, estan acostumbrados a ver cajas de donaciones, y a separar de sus juguetes para dar a otros chicos…La Solidaridad con Amor esta todo el tiempo en el ambiente de mi casa, y Adoro eso..Ojala mis hijos expandan este sentimiento

  3. julieta dice:

    Siempre leo tus post y me cago de risa, pero éste, éste me encantó!
    Tengo la suerte de haber nacido en una familia dónde mis viejos son trabajadores sociales, y esas cosas siempre se charlaron, los acompañé a hogares, dónde cómo vos decis, me igualaba con los pibes de ahí. Hoy con 20 años, trabajo, estudio, milito y estoy super orgullosa, porque la educación que me dieron mis viejos más que un privilegio es una oportunidad, una oportunidad de vivir una mejor vida. La mia, haciendola colectiva.
    Te felicito, y espero que haya muchas familias más como la tuya, como la mía.

  4. mabel dice:

    me gustaria que a la gente vea con otros ojos a la gente de la calle , que la pueda ayudar de corazon , que enves de mirarla como extraterestres o como perros que empience a miralos como personas como somos tal cual somos , y poder ayudar pero desde el corazon no todos somos iguales , ante todo somos gente , la mayaria tenemos educacion como cualquiera ,ante todo ,tratemos bien a la gente ,que no es diferente a nadie ok .

    • pablo dice:

      Creo que tenemos en un punto miedo… por eso un perro de la calle nos da pena y lo llevariamos a vivir con nosotros. De un joven solo pensamos que va a comprarse una birra o nos va a dar un puntazo. Y ese miedo nos hace un callo sobre la necesidad de ayudar hasta que no la sentimos más.

  5. mechi dice:

    Hermoso posteo, emociona, enseña y por qué no? comparte puntos de vista, quizá temores, con todo eso se construye. Divina.

  6. val dice:

    pediste una reflexion…contar una esperiencia…y hay tres comentario.
    cuando es ponerce en el lugar del otro,del mas nesecitados, miramos para el otro lado.no todos .
    yo lucho por un mundo que todos tengan las mismos derechos
    colaboro en la parroquia de mi barrio , catequesis,caritas,visto y devisto al santo jajajaaa , de todo un poco.y es muy comun que cuando se pide colaboracion a la comunidad con ropa, juguetes ,remedios , comida.la den sucia ,rotos,vencidos.la gente da ,LO QUE ESTA POR TIRAR.
    jesus dijo”compartir lo que uno tiene”
    no tirar tu basura a la parroquia de tu barrio.
    “dar hasta que duela”dijo la madre teresa de calcuta.
    te felicito carla por tu tarea con tus hijos. besos

  7. mariela dice:

    Carlita… la verdad es que tenes toda la razon y me encanto tu reflexion al respecto. yo tambien tengo una familia que viene a pedir ropa a casa y siempre que puedo les doy una mano. Lo que pasa es que hay tanta inseguridad y pasan tantas cosas que uno a veces por temor mete a todos en la misma bolsa. Aca por donde vivo, en el medio de la capital federal, pleno barrio de almagro la semana pasada le robaron a una señora que vive en el edificio de mi abuela, a la que le tocaron el timbre pidiendo ropa y la cual bajo con una bolsa y como era jubiliada la metieron adentro y le desvalijaron la casa.
    Si bien es cierto que hay que hacer algo y que dar y enseñar valores a nuestros hijos es una obligacion que nosotros tenemos como padres y ellos un derecho como hijos, no hay que olvidarnos de que la calle esta jodida, y hay que tener mucho cuidado a quien intentamos ayudar, no todos tenemos las mismas intenciones.
    En lo particular trato de dar mi granito de arena siempre que puedo… Me encanto y me encanta todo lo que escribis…

  8. selva dice:

    a nosotros, en mi flia. tambien nos importa. Y de una forma u otra, tanto en mi flia. como en la flia politica, estamos cerca de la gente, y ayudamos tantas veces como podamos o sea necesario. Y se pueden hacer pequeñas ayudas, como comprarle al del puestito del mercado, o regalar la ropa a quien lo necesite, o hasta darle “clases de matematicas” al hijo del vecino q no solo no entiende, sino q no puede pagarlo. Y eso aprendimos en casa, y cuando mi hija hace las preguntas dificiles, se le explica lo mejor, mas claro y sintetico posible. vivimos en un mundo consumista, en una selva dificil de transitar, la informacion y el ejemplo, a mi hija le dara un arma mas para salir algun dia a la calle, y no solo lo que aprenden en la escuela. Muy pero muy buena tu nota!

  9. moe dice:

    es cierto,a veces esos temas pasan de largo,no es mi caso,desde chica pude ver como mis papas ayudaban y eran muy solidarios con los que necesitaban y creci con eso y se hizo carne en mi.Mi hijo siempre recuerda ,cuando le llevabamos comida,ropa y remedios a las familias que viven al costado de las vias de federico lacroze y warnes y tambien lo preocupada que yo estaba cuando se venia y lluvia y todos sabiamos que eso era desvastador.Se educa SIEMPRE ,con el ejemplo.

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos