Nacio de mi

¿Obvis, ángeles o qué? El misterioso fenómeno de las alas que rodean al Sol

Parece que el mundo está cambiando no solamente en el planeta Tierra. Parece que todo lo que vemos está sufriento, cada vez más, una transformación innegable. ¿Y el Sol? ¿Nuestro amigo el Sol está lejos de este rollo? Se ve que no. Porque se ve, justamente, que “al Sol se le están acercando… ángeles”. Esto es, por lo menos, lo que aseguran los locos de lo paranormal que tratan de dar explicación a las increíbles siluetas aladas que están cerca del Sol en las fotitos de los satélite.

Las imágenes del Sol obtenidas por el satélite de la NASA Solar Dynamics Observatory (SDO) y el observatorio solar Solar and Heliospheric Observatory (SOHO, por sus siglas en ingles) son de libre acceso, así que se convirtieron en materia de debate para los internautas. Uno de los últimos casos discutido en la Red es del 22 y el 27 de agosto.

En la imagen captada por el satélite SOHO se puede apreciar una forma con aspecto de ángel con las alas desplegadas. En febrero de 2013 y en octubre de 2012 la NASA publicó otras dos fotos de satélites donde se puede ver un objeto casi de la misma forma cerca del Sol. Otras fotos similares datan el noviembre de 2012 y marzo de 2009.

Mientras los ufólogos recuerdan que la NASA no da ninguna explicación sobre el origen de estas formas y no dudan de que se trata de enormes naves de extraterrestres/b>, algunos expertos explican que los ángeles podrían aparecer en las fotos debido a fallos técnicos de los satélites, ya que son digitales. Los ángeles podrían ser el resultado de un fallo de los pixeles, explican.

Además, las perturbaciones técnicas que surgen durante el envío de las imágenes a la Tierra podrían añadir los objetos a la imagen. Hay quien piensa que también podría tratarse de estrellas a las que les ‘saldrían alas’ de vez en cuando…

Si no podés ir a la cancha, podés mandar a un robot a que te represente

Ya que la violencia en los estadios anuló la posibilidad de ir a alentar al equipo visitante en el fuchibol argento, quizás esta mamarrachada Coreana pueda hacerse acá y al menos acercarnos a la adrenalina y la fraternidad de la tribuna.

 

fanbot

 

Como no se puede estar en todos lados, y los espectáculos deportivos no son la excepción, los coreanos, cuando están con fiaca de ir a alentar a su equipo favorito, pueden alquilar robots que los representan en la tribuna.

Leer más…

¿Amor o engaño? Datitos curiosos sobre cómo nos ponenes los cuernos entre todos

Esta nota también podría llamarse “venga y rompa su mito en torno a la infidelidad”. Que si los hombres son crueles por naturaleza, que si sienten culpan, que si se levantan trolas en un bar, que si te aman o te dejar de amar mientras te engañan con su compañera del laburo. Muchos interrogantes despierta el “ser” infiel y muy pocas respuestas parecen confirmar a ellos y a ellas. Aquí, la revista Woman’s Health enumeró algunos  datos curiosos al respecto y la verdad en torno a algunos mitos, respaldándose en la investigación existente sobre el tema y expertos.

infiel

1. La mayoría de los hombres todavía están enamorados de sus parejas cuando las engañan

Generalmente se cree que los hombres que engañan no están realmente enamorados o están muy insatisfechos con sus parejas. Sin embargo, “el engaño por lo general ocurre en plena fase de amor entre compañeros, cuando las parejas comienzan a establecerse, tener hijos y solidificar la vida que están construyendo juntos”, afirma la psicóloga clínica Andra Brosh, PhD.

Y es que mientras se cumplen algunas metas, se puede dejar un poco de lado el romance en la relación y desencadenarse el engaño. “Solemos pensar que las mujeres son las que se quejan de la falta de romance, pero los hombres también lo sienten”, dice Brosh, agregando que “con frecuencia sufren en silencio, creyendo que no pueden obtener lo que quieren de sus esposas”. Para evitar esto, la experta recomienda dedicarle tiempo al sexo y a hablar de las esperanzas y sueños, no sólo de trabajo y los hijos.

2. Los hombres suelen engañar a su pareja con personas que ambos conocen.

Los infieles no suelen involucrarse con cualquier mujer que encontraron en un bar. La experta en intimidad Mary Jo Rapini explica que “muchas mujeres piensan que las féminas que se meten en relaciones ajenas suelen ser mujeres fáciles. (Pero) Las relaciones extramaritales generalmente son con amistades”.

Según un estudio de Focus on the Family, más del 60% de las infidelidades comienzan en el trabajo. Por ello, una buena idea para evitarlo, según Rapini, es asegurarse que tu pareja se sienta más conectada contigo que con sus compañeras de trabajo. “Los cónyuges van a trabajar, cuidan a sus hijos y hacen cosas distintas en la noche. Eso tiene que parar”, dice Rapini. Ella sugiere abrazarse al irse a dormir.

3. Algunos hombres engañan para salvar sus matrimonios.

“Los hombres aman a sus esposas, pero no saben cómo solucionar sus problemas de pareja, por lo que buscan aventuras para llenar los vacíos”, afirma la terapeuta familiar y consejera matrimonial, Susan Mandel, PhD. Los hombres quieren todo y tienen la idea distorsionada de que otra mujer hará que el anhelo de algo más desaparezca. Luego, pueden llegar a sus casas para vivir feliz para siempre con su esposa, sin hacer frente a los problemas reales.

4. Los hombres se odian a sí mismos después de engañar

Muchos suelen creer que los infieles no tienen moral. Sin embargo, la mayoría tiende a despreciarse a sí mismo después del engaño.

“Si él deja su ego a un lado, se va a sentir como un pedazo de basura”, señala el experto en relaciones Charles J. Orlando, autor de “El problema de las mujeres… son los hombres”. “Después de todo, él está traicionando a otro ser humano que se preocupa por ellos”, indica.

5. Algunos infieles se ponen cariñosos con sus parejas

El hecho de que un hombre se vuelva repentinamente más sentimental y cariñoso no significa que su relación ande bien. “Cuando un hombre empieza a engañar, se vuelve hiperactivo sexualmente”, dice Rapini, explicando que su deseo sexual se despierta, y su pareja es todavía la persona con la que se siente más cómodo sexualmente. Por ello, la experta dice que si notas un cambio repentino en la conducta sexual de tu media naranja, debes “levantar una bandera de alerta” y observar si repentinamente decae su comportamiento.

6. Las mujeres engañan tanto como los hombres, y sus infidelidades son más peligrosas.

Así es, pues un estudio de la Universidad de Indiana establece que los hombres y las mujeres engañan a la misma velocidad. Sin embargo, “las razones para engañar son distintas en cada sexo”, indica Orlando.

El especialista explica que las mujeres son más propensas a ser infieles por insatisfacción emocional. “Engañar por internet – sin ningún tipo de contacto físico – es el tipo de infidelidad más dañina”, expresa. Conectarse emocionalmente con otra persona te aleja de tu pareja, en cambio cuando es sólo sexo, no hay apego sentimental.

7. ¿Una infidelidad puede realmente arreglar un matrimonio?

“Los hombres quieren darse cuenta de lo que quieren para el resto de sus vidas y que la nueva relación no es tan perfecta como pensaban” y pensarlo muy bien antes de volver engañar, según Orlando.

8. Una mujer no tiene la culpa si su pareja la engaña

Brosh dice que las mujeres deben darse cuenta que si la pareja es infiel, no es culpa suya, no importando lo que diga la gente. “Cuando un hombre engaña, está haciendo una elección consciente de hacerlo”, agrega la especialista, indicando que “la idea de ser empujado a los brazos de otra mujer es una expresión, no una realidad”.

La pregunta del millón de dólares: ¿cómo tener paz y ser feliz?

Existen muchas creencias erróneas o estereotipos acerca de las emociones. Estas creencias o mitos transmiten mensajes sutiles pero potentes acerca de cómo debemos expresar nuestras propias emociones y sentimientos. Estos estereotipos pueden instalarse en el inconsciente y afectar el bienestar emocional de la persona. Estos son 6 estereotipos o creencias erróneas que pueden afectar nuestra vida emocional para que veas que no tienen fundamento y puedas volver a construir tu paz interior y ser feliz expresando libremente tus sentimientos:

paz

1) Creencia errónea: “Hay una forma correcta de sentir en cada situación.”
Mal. No hay una manera correcta o incorrecta de sentir. ¿Tenemos que sentir alegría cuando vemos a un payaso, asco por una rata, asombro por un espectáculo de magia,…? Pues no… si no sientes la emoción que “deberías” tener frente a una circunstancia no te sientas un bicho raro por ello. Todos procedemos de diferentes orígenes y tenemos experiencias muy diferentes que nos llevan a percibir las cosas con una visión única. Dos personas pueden experimentar el mismo acontecimiento y dar lugar a reacciones muy diferentes.

2) Creencia errónea: “Dejar que los demás sepan lo que siento es una debilidad.”
Es probable que algunos de vosotros provenga de un ambiente familiar que no expresa abiertamente sus emociones. Gritar no era tolerado y el llanto era una actividad clandestina. Debido a esto puede que hayas aprendido que la expresión de emociones en público no es apropiada y demuestra debilidad.

3) Creencia errónea: “Los sentimientos negativos son malos.”
Todos, incluso el Dalai Lama o el Papa, experimentamos gran variedad de emociones humanas. ¿Te has sentido culpable alguna vez por tus sentimientos? No seas tan crítico contigo mismo cuando te sientas enojado, triste o celoso.

4) Creencia errónea: “Las personas emocionales suelen perder el control.”
Me imagino que hay ocasiones en las que has perdido los estribos. Sin embargo, esto no significa que las personas muy emocionales estén abocadas necesariamente a perder el control de sus vidas de manera habitual. La razón puede regular las emociones y las personas emocionales pueden aprender a ser más racionales en el control de sus emociones.

5) Creencia errónea: “Las emociones pueden irrumpir en nuestra mente sin ninguna razón.”
Las emociones siempre tienen un desencadenante. Cuando no prestamos atención a nuestras emociones no nos damos cuenta de dichos desencadenantes. Sin embargo, cuando aprendemos a ser conscientes de cada emoción podemos ver sus desencadenantes, los cambios corporales que producen y lo que estamos pensando en esos momentos. Así es como desarrollamos la inteligencia emocional y empezamos a dominar nuestros sentimientos en vez de que ellos nos dominen a nosotros.

6) Creencia errónea: “Las emociones dolorosas deben ser ignoradas y reprimidas.”
Si reprimimos o ignoramos nuestras emociones, especialmente las dolorosas, podemos llegar a al punto de ebullición máximo y explotar. Lo adecuado es aceptarlas y buscar una solución o un aprendizaje.

Él la cuidó y le dio su amor cuando era una cachorra… ¡mirá lo que pasa ahora con esta leona!

El hombre está bastante conmovido. Después de mucho tiempo la vuelve a ver. A ella. Los separaba una reja. Entonces, fue y la abrió. No dudó un segundo. Lo sorprendente de esto es que ella, era una leona y estaba igualmente emocionada por verlo. Ya se conocían de antes. Porque justamente el hombre del que hablo se encargó de cuidarla cuando aún era una cachorra y al crecer la dejó en la reserva de animales en la que está ahora.

El video muestra la visita que le hizo el hombre a su antigua amiga, ya que desde el momento en que la leona se quedó en la reserva nunca habían vuelto a verse. La leona se mostraba desesperada por verlo, y tan pronto el hombre logró abrir la reja la leona corrió con todas sus fuerzas y se le tiró encima para que este la cargara. Una escena realmente enternecedora. La leona no dejaba de hacerle cariños al hombre que igualmente se los respondía.

Él la alimentó, baño, y cuidó por todo el tiempo que era cachorra, puesto que fue rescatada y puesta bajo su cuidado hasta que se pudiera valer por sí sola en una reserva animal protegida. Agradecida, es poco.

Llevan 10 años de casados y todavía no tuvieron sexo… ¿poooor qué?

casados

¿Amor incondicional o poco amor propio? Cómo se conjugan estas dos situaciones en una misma pareja? ¿Por qué dos que se aman podrían vivir sin tocarse sexualmente? Es que parece que Ian McFayden tiene una fobia a la intimidad que no le permite tocar a su esposa Paula, es decir, el hombre no tolera que si quiera su mujer lo tome de la mano cuando están solos.

Pese a que comparten el mismo dormitorio y cama, Ian usa frazadas como protección para evitar cualquier contacto con Paula. ¿De verdad le gustará la tipa? Ella dice que sí, pero aclara: “Incluso si lo toco por accidente cuando estamos dormidos, Ian reacciona como si alguien estuviera golpeándolo”, dice Paula. Llevan 10 años de casados pero, por extraño que parezca, estos esposos NUNCA, pero nunca, han tenido sexo.

Pese a la situación, Paula asegura que es feliz con Ian pues es un buen hombre y que pasan momentos muy divertidos cuando están juntos. Además, Paula tiene una hija de una relación anterior que es vista por Ian como su hija propia. “A menudo pienso que apartando el sexo tengo el matrimonio perfecto. Nunca se me cruzó por la cabeza tener una aventura porque amo demasiado a Ian. No es su culpa que sea así”.