Nacio de mi

A pedido de los jeropas viene el agujero para “ponérsela” al iPad

Y sí, ¿cuánto iba a tardar en aparecer el accesorio para tener sexo con la Tablet? Si Internet además es pornografía en un 99% (en el otro 1% estamos RonnieArias.com y Wikipedia).

Existen desde hace mucho los tubos para masturbarse, así que a un capo se le ocurrió diseñar un soporte para ajustar ese tubo por debajo del iPad. Calculo que este buen hombre del FleshLight  ya venía dándole de antes, sosteniendo el dichoso tubo con el plástico de cocina y se le prendió la lamparita.
 

 
También se podría tener una relación a distancia, por Skype (o FaceTime que es la copia de Mac) claro que si el WiFi se cae… se cae!

¿Vos los tenés? 10 hábitos que tienen las famosas “parejitas felices”

pareja

¿Existen las parejitas felices o son un invento cinematográfico? ¿Hasta cuándo dura la pasión, los buenos modales y la generosidad? No sabemos. Lo que sí sabemos es que, parece y sólo parece, podemos hacer algunos trucos para que eso lindo y tierno y mágico dure más que dos meses. ¿Estás dispuesto? Sólo tenés que poner voluntad y ganas de hacer algo nuevo.

Mark Goulston es psiquiatra, consultor y conferencista internacional, autor de libros como Los 6 secretos de una relación duradera: cómo enamorarse de nuevo. Y en esta ocasión, reveló para la revista científica Psychology Today los 10 hábitos que mantienen y alimentan a diario las parejas felices:

1. Irse a la cama al mismo tiempo: al comienzo de la relación, la pareja no puede esperar el momento de irse juntos a la cama. Pues resistirse a cambiar los horarios a medida que pasa el tiempo, es uno de esos secretos.  El diálogo y el roce de la piel mientras están cerca en la cama, contribuye a estimular la comunicación y el deseo sexual.

2. Cultivar los intereses comunes: pasar el tiempo juntos y soñar en común es fundamental. Porque la pasión de los primeros momentos desciende, pero disfrutar el tiempo en compañía contribuye a romper la rutina. Es importante también cultivar gustos individuales para no verse y ser dependientes.

3.  Caminar de la mano: ir juntos, paralelos cuando vayan por la calle. No uno detrás del otro.

4. Principio de buena fe: confianza y perdón son ingredientes fundamentales en las parejas.  Cuando haya un desacuerdo, estos son los sentimientos que deben primar antes que desconfiar. Como dice la ley: “Todos son inocentes hasta que se demuestre lo contrario”.

5. Concentrarse en las cualidades de la pareja: y no anteponer sus defectos. Aunque todos tenemos cualidades y fallas, las parejas felices se enfocan en los aspectos positivos.

6. Abrazarse: la piel tiene memoria y recordará el contacto tosco, como el amoroso. Por eso, un buen abrazo al comienzo o al final del día es estimulante.

7. Decir “te amo” y “tené un lindo día” todas las mañanas: estas frases son un aliciente para empezar días en los que nos enfrentamos a atascos de tráfico y en general, a los altibajos de la cotidianidad.

8. Decir buenas noches siempre: sin importar cómo se sientan, si están molestos o no de tan buen ánimo. Lo que tienes con tu pareja es más importante que cualquier pequeño incidente.

9. Llamar durante el día: escuchar a la persona amada siempre va a ser una motivación para continuar el día. Estar pendiente de sus actividades y comprender las emociones que cada uno vive en su trabajo es parte de la rutina de una pareja feliz.

10. Sentirse orgulloso de ser vistos en pareja: es una manera de decir que se pertenecen entre sí, cuando hay una visibilidad pública de los dos y hay un contacto como los besos, los abrazos o las caricias.

¿Bailes de Pureza? Cada vez más niñas prometen virginidad a sus padres

¿Un nuevo cinturón de castidad en pleno siglo XXI? Algo así. Mirá. Un padre de familia tuvo la bendita idea, en los 90′s, hacer un ritual denominado “El baile de la pureza”, que consistía, más o menos, en una ceremonia religiosa entre padres e hijas (algunas todavía niñas) vestidos formalmente, donde las ellas prometen a ellos “vivir vidas puras ante Dios y conservarse virgen hasta el matrimonio” y el papá jura defender su pureza y protegerlas a capa y espada.

El evento culmina con un baile en pareja como en una boda y se ha extendido, como costumbre bastante frecuente, a 48 Estados en Estados Unidos y a 17 países. Lindo. Cálido. Tierno. Pero sólo me quedan algunas preguntas: ¿Es una tradición retrógrada? ¿Está bien el control paternal sobre la sexualidad de las adolescentes? ¿Por qué la idea de perder la virginidad arriesgaría el honor y la dignidad de las pibitas? ¿Dónde está la madreeeeeeeeeeeeeee?

© David Magnusson

Consejos para estudiar duro y parejo (cuando no tenés ni putas ganas)

1) Ser curioso en el tema que estás estudiando.
Cuando estás interesado en el tema que estás estudiando las cosas se vuelven mucho más fáciles. Averiguá cómo se puede aplicar en la vida lo que estás estudiando. Hay muchas maneras de hacer un tema interesante cuando adoptás una actitud curiosa. Despertando la curiosidad innata que hay en vos podrás estudiar cualquier cosa. Sólo hay que hacer un esfuerzo inicial para despertar esa curiosidad. ¿Cómoooooooooooooooooo?

2) Establece un horario de estudio en el momento adecuado.
Establecer un horario de estudio diario. Es bueno para planear tu día con antelación. Establecé un tiempo específico para estudiar y un tiempo para jugar o relajarte. Podés estar estudiando duro ahora pero sabés que más tarde estarás disfrutando. El primer paso es siempre el más difícil.

3) Empezando a estudiar: el reto de los 5 minutos.
La parte más difícil es empezar. El primer paso es siempre el más duro. Después de este primer esfuerzo todo se te hará más fácil. Esto se debe a que una vez que tenés el impulso es fácil para mantener la marcha. Esto es lo que podés hacer: siempre que no estés motivado para empezar a estudiar, planteate estudiar durante 5 minutos. Eso es todo, sólo 5 minutos. Pensá que vas a estar estudiando seriamente durante 5 minutos y luego te vas a detener. Por lo general, después de los 5 minutos vas a querer seguir estudiando más. Sí, es cierto. Es un truco.

4) Parada y arranque en la parte más interesante.
Al tener que parar para descansar, comer u otras actividades, puedes hacerlo en la parte más interesante o agradable de tu estudio. De esta manera, será mucho más fácil empezar cuando decidas estudiar más adelante.

5) Elimina las distracciones de tu entorno.
Obviamente esto es muy importante para tu estudio. Si tenés cerca la TV, el teléfono, el ordenador, revistas, etc. cerca de vos fácilmente podrás sucumbir a la tentación de dejar tus libros a un lado.

6) Antes de ponerte a estudiar entra en un estado fuerte de motivación.
Tomate 5 minutos antes de empezar a estudiar para lograr el estado mental adecuado. Apagá cualquier tipo de música, sentate, aclará tu mente y respirá profundamente. Repetí alguna frase que te motive o hacé algunas visualizaciones y meditá sobre tus futuros logros.

7) Establecé un área de estudio que sea lo más favorable posible.
El medio ambiente puede jugar un papel importante en la motivación para el estudio. Imagina que estás estudiando en una habitación con poca luz, caliente y con música a alto volumen. O, en una habitación tranquila y luminosa, con la temperatura adecuada y buena ventilación. ¿Qué ambiente te haría sentirte más motivado para estudiar? Colocá todos los blocs de notas y libros de referencia en tu área de estudio.

8) Establece objetivos.
El establecimiento de objetivos te dará más motivación. El sentido de la satisfacción del logro es también una buena inyección de confianza. Establece metas tales como cuántas secciones o capítulos planeas estudiar en un plazo de tiempo.

9) Date un premio.
Por último, recompénsate de inmediato por el trabajo bien hecho. No necesita ser algo importante, sólo cosas simples como disfrutar de una copa de helado, ver tu programa favorito de televisión o llamar a los amigos para charlar. Por supuesto, también concédete grandes recompensas cuando alcances logros importantes.

¿Sos un súper papá? Cositas imperdibles que ahora hacen los papis por sus hijos

Son dulces, hablan de palabras bellas, están dispuestos a escuchar y a cambiar de opinión si es necesario. Sin dudas, Si comparamos cómo era hace años y ahora, las diferencias de la crianza de los niños son abismales. Aunque suene demasiado machista, es inevitable decir que antes las mamás se dedicaban a hacer “cosas de madres” mientras que los papás se dedicaban exclusivamente a trabajar y a producir.

Pero hoy todo es diferente. Los padres son tan madres como las madres, padres. Tanto unos como otros trabajan y comparten los mismos roles de la casa. Los varones de la casa cambiaron drasticamente. Esa imagen dura y autoritaria que trataron de marcar en el pasado, hoy se cambió por una imagen amorosa, tierna y capaz de convertirse en cómplice de travesuras.

Cocinan: Si antes la cocina era solo de la mujer, ahora todo papá también entra a este espacio de la casa para darle de comer al bebé con un pequeño postre o simplemente para cocinar los dos juntos.

Peinan: Claro que no lo hacen como deberían, pero las intenciones y ganas por hacerlo sobran. Peinar sobretodo a la hija mujer es una de las cosas que muchos de ellos se mueren por hacer, aunque les resulte difícil.

Pintarse las uñas: ¿Solo mamá se pinta las uñas? ¡NO! Ellos también están dispuestos a complacer los caprichos de las hijas y se dejan pintar las uñas con tal de ver a sus hijas sonreír.

Ayudan en las tareas escolares: A algunos les sobra y a otros les falta paciencia, pero es el momento perfecto para que padre e hijo se relacionen mejor cada día. Les hará recordar su época de colegio.

¿Qué otras cositas de madre agregás a tus tareas de padre?

¿Una nueva compañera de noticiero para Santo Biasatti?

Porque María Laura era más divertida en el Talk Show a la tarde, le conseguimos a Santo una nueva compañera de noticiero, alguno de estos drones japoneses, Kodomoroid o Otonaroid.

Son capaces de leer noticias, entrevistar y decir todo lo que los productores le escriban, todo con “cara de póker”, sin subir la voz, sin calentarse, sin mostrar el menor atisbo de expresión, sorpresa o maldad.

Y una piel suave y tersa… bah, como la de María Laura.

Leer más…